Salud

Cuál es la temperatura ideal para la nevera y el congelador

Cómo saber la temperatura perfecta para tu congelador y nevera

Puedes mantener la comida fresca durante más tiempo y contribuir a prevenir enfermedades transmitidas por los alimentos manteniendo tu nevera a la temperatura adecuada. Te contamos cuál es la mejor temperatura para tu refrigerador en este post.

En lo que atañe a la nevera, colocar adecuadamente los alimentos, seleccionar la temperatura o conocer el tiempo máximo que determinados productos e ingredientes pueden permanecer en su interior no es moco de pavo ni una cuestión que debas dejar en manos del azar. Mientras que en otras ocasiones hemos repasado aquellos alimentos que siempre debes conservar en este electrodoméstico u otros que nunca deberían estar en su interior, hoy le toca el turno a la temperatura ideal para la nevera.

Existen síntomas de que algo va mal cuando el helado sale del congelador como si fuese sopa o encuentras alimentos en mal estado como carne, verdura o queso con frecuencia -detectados a través de moho, olor agrio, líquido o apariencia desagradable-. No pierdas ocasión de seguir las recomendaciones de la FDA y someter a tu nevera y a tu congelador a un chequeo periódico sobre la temperatura.

9 trucos creativos para ahorrar espacio en tu nevera o congelador

Según la FDA, la temperatura adecuada para la nevera debe ser de 4°C o menos, mientras que la del congelador debe situarse en torno a los -18°C. Mientras que en la actualidad muchos electrodomésticos ya están equipados con todas las comodidades, es posible que si el tuyo es más antiguo no posea un termómetro incorporado. De todos modos, puedes encontrarlo en plataformas online como Amazon o en la mayor parte de las tiendas de electrodomésticos de cocina.

Esta temperatura óptima es clave para que tus alimentos y sobras duren el mayor tiempo posible, evitando las enfermedades asociadas a los productos rancios, podridos o caducados. Si bien la congelación es una gran manera de almacenar artículos a granel como la carne, la FDA señala que sí afecta la “ternura, el sabor, el aroma, la jugosidad y el color” cuanto más tiempo estén congelados sus alimentos.

Como consejos extra, es importante que no dejes las puertas de la nevera o el congelador abiertas salvo cuando sea totalmente necesario. Mantén, a ser posible, pequeñas separaciones entre alimentos ya que de esta manera el aire puede fluir de la forma correcta -de hecho, una nevera totalmente hasta los topes es más cálida que una que no lo está-. No olvides monitorizar el termómetro de forma regular, limpiar el electrodoméstico con regularidad y revisar de forma semanal el estado de los alimentos, especialmente aquellos de vida útil más reducida.

Fuente | Reader´s Digest

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.