Salud

Cómo saber si un aguacate está maduro y listo para comer

Cómo saber si un aguacate está maduro y listo para comer

Te contamos cómo elegir aguacates en su punto y listos para consumir gracias a una serie de trucos sencillos que te permitirán conocer si esta jugosa fruta tropical está lo suficientemente madura para acabar en tu plato.

Le dan sabor y le aportan textura, nutrientes y color a ensaladas, tostas, revueltos, aperitivos y platos como el guacamole. Efectivamente, hablamos de los aguacates, una deliciosa fruta tropical que tiene como principal inconveniente a la hora de comprarla acertar con el grado de madurez, ya que si están muy verdes resultan insípidos y duros y cuando ya están demasiado maduros y presentan la pulpa marrón son prácticamente inservibles para el consumo.

¿Cómo saber si un aguacate está lo suficientemente maduro? Existen varias pistas que te permitirán detectarlo: en primer lugar, el color. Aunque existen distintas variedades, cuánto más oscuro sea más madura está la pieza. Otra pista es su constitución: un aguacate es más verde cuando está más duro y tiene la piel más firme y gruesa, mientras que cuando está maduro está más blandito, algo que puedes detectar en el supermercado o frutería presionando ligeramente con la yema de tus dedos. 

10 increíbles beneficios de comer aguacate para tu salud

Un elemento clave es fijarte en el rabillo que queda en la parte superior. Si es de tonalidad oscura quiere decir que el aguacate ya está un poco pasado, mientras que si es verde significa que todavía le quedan unos días para madurar. Lo ideal es que la zona presente un color amarillento. Si percibes que está todavía un poco verde, lo habitual es que sin hacer nada esté listo para comer en unos 3 o 4 días.

Por último, es mejor que tenga un aspecto uniforme, huyendo de cortes o marcas moteadas. Si tiene mucho aire entre la piel y la pulpa es probable que ya esté podrido por dentro o con parte de la zona no comestible.

Trucos para que los aguacates maduren antes

Para que maduren antes es importante no almacenarlos en la nevera ya que tardan más en madurar ante temperaturas frías. Este truco vale a la inversa, ya que si no quieres comerlos de inmediato puedes conservarlos en frío en el caso de que estén bastante maduros.

Si quieres que maduren pronto puedes ponerlos lejos de la luz directa metidos en una bolsa de papel o envueltos en papel de periódico a temperatura ambiente de 2 a 5 días según su estado previo. Si quieres que maduren antes, pon en la bolsa una manzana o plátano. Estas frutas facilitarán su maduración gracias a los altos niveles de Etileno. 

Además, existen otras técnicas para madurar de forma exprés un aguacate, aunque su sabor puede verse algo alterado. Puedes pinchar esta fruta con un tenedor y meterlo durante medio minuto en el microondas para que se ablande, meterlo en papel de aluminio y calentarlo en el horno unos diez minutos o, si ya cortaste un aguacate verde por la mitad, conservar el hueso, añadirle unas gotas de zumo de limón y envolverlo en papel film. Eso sí, recuerda que lo ideal es permitir que el aguacate madure por si mismo. 

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.