Salud

Cómo puede afectar el dolor emocional extremo a nuestra salud, según la ciencia

El dolor emocional extremo que pueden causarnos ciertas situaciones de nuestra vida puede afectar de muchas maneras a nuestra salud. Por ejemplo, la pérdida de un cónyuge puede desembocar en enfermedades cardiovasculares e incluso en Alzheimer y Parkinson.

Un nuevo estudio demuestra que el dolor emocional extremo está relacionado con la inflamación y diversas enfermedades como por ejemplo las enfermedades cardiovasculares.

Por tanto si la respuesta de nuestro cuerpo a las emociones no se controla, podemos padecer enfermedades crónicas, como la artritis y enfermedades cardíacas. Además, las respuestas emocionales pueden desembocar en una inflamación más profunda, en relación con el dolor emocional que provoca perder a un cónyuge.

En el estudio se demuestra que este dolor emocional causa más inflamación, además de aumentar el riesgo a padecer enfermedades cardiovasculares más graves, así como enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson.

La investigación se centró en 100 personas que habían perdido a sus cónyuges por fallecimiento en los últimos meses, de las que se examinaron sus muestras de sangre. Aquellas personas que tenían un dolor emocional elevado por su pérdida, tenían un nivel de inflamación un 17% más alto que los que no calificaron su dolor como ‘elevado’. Así, este tercio superior del grupo que estaba en duelo por sus cónyuges, presentaba unos niveles un 54% más altos que el tercio inferior.

La inflamación de los órganos produce la mayoría de las enfermedades de la edad adulta, según el autor del estudio Chris Fagundes, profesor asistente de ciencias psicológicas en la Universidad Rice.

Así, las personas que presentaron un mayor nivel de inflamación debido a la pérdida de su cónyuge, tienen más riesgo de padecer una depresión mayor que el resto, un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular e incluso la mortalidad prematura.

Este tratamiento natural para la depresión podría ser más eficaz que el ejercicio

Por tanto gracias a este estudio se puede afirmar que sí es posible morir por tener el corazón roto, o al menos presentar más riesgo de padecer una enfermedad grave, ya que la pena a través de la inflamación puede llevarnos a esta situación tan extrema.

Las emociones pueden causar muchos cambios en nuestros cuerpos, por eso es necesario saber gestionarlas correctamente. Como evidencia este estudio, el dolor emocional extremo puede causar numerosas enfermedades y es peligroso, por tanto hay que cuidar nuestras emociones de la misma manera en que cuidamos nuestros cuerpos.

Vía | Forbes

Sobre el autor de este artículo

Alicia Ruiz Fernández