Salud

Cómo poner en marcha tu huerto en casa

Cómo poner en marcha tu huerto en casa

Tener tu propio huerto en casa es, además de una constructiva afición, una manera de obtener alimentos saludables de forma sostenible y estrechar tu compromiso con el planeta. Te enseñamos unas pautas previas que debes tener en cuenta.

En un futuro no tan lejano los insectos serán nuestra principal fuente de proteínas, diversas tecnologías punteras como las granjas verticales, la acuaponía o la carne obtenida in vitro habrán revolucionado por completo la alimentación y las ciudades estarán repletas de cultivos hidropónicos. Pero hoy en día, cultivar tus propias hierbas es una opción recomendable y divertida que estrecha tu contacto con la naturaleza y te permite obtener vegetales de forma sana y ecológica. 

Cultiva tus propias verduras dentro de casa con el huerto hidropónico de IKEA

Antes de comenzar a plantar los vegetales que tendrá tu huerto, a comprar el material necesario y a meditar qué verduras cultivadas con tus propias manos añadirás a tus platos, deberías repasar los siguientes consejos esenciales. 

  • Busca una zona luminosa: La ubicación es fundamental para que las semillas germinen y las plantas crezcan sanas y fuertes. Aunque depende en la latitud del planeta en la que vivas, lo idóneo es que los vegetales reciban seis horas de luz solar al día. 
  • Selecciona las macetas adecuadas: Deben tener el tamaño y la profundidad adecuada según lo que vayas a plantar. Recuerda que según el portal Facilísimo.com, los recipientes entre 7 y 15 centímetros de profundidad permiten plantar casi todo debido a que “las raíces no necesitan mucho espacio si tienen suficiente agua, aire y nutrientes”.
  • Tierra rica en nutrientes: Asesórate por los expertos acerca de la mejor tierra y sustratos precisos. Cada abono es distinto y posee características concretas dirigidas a aplicaciones específicas. Lo fundamental es que sea esponjosa, capaz de mantener una buena humedad y que recree las condiciones del ecosistema original de la planta.
  • Si eres inexperto, opta por los brotes: Las semillas te darán más trabajo, aunque no puedes sembrar brotes con todas las hortalizas. Si podrás hacerlo con lechugas, cebollas o tomates.
  • Ten cuidado con el agua: Cada hortaliza y planta demandan una cantidad de agua y forma de ser regadas de forma muy específica. Presta atención a la época del año, frecuencia en la que debes aplicar agua y los niveles de humedad y temperatura en el ambiente. Otra alternativa es instalar un sistema de riego por goteo.
  • Uso de fertilizantes: Desde BBC recomiendan los fertilizantes balanceados, buenos tanto para las flores como para los vegetales. También se denominan abonos NPK y tienen nitrógeno, fósforo y potasio, compuestos esenciales para la alimentación y construcción de tejidos por parte de vegetales. ¡Cuidado con las plagas! Los pulgones pueden arruinar tu pequeña cosecha.
  • Empieza por lo más fácil: Según los expertos, los alimentos comestibles más fáciles de cultivar en casa son los tomates, las zanahorias, los pimientos, las espinacas y los guisantes. ¿A qué esperas para ponerte manos a la obra?

Fuente | BBC Mundo

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.