Salud

Cómo cuidar tu postura corporal si trabajas frente al ordenador

Te contamos cómo cuidar tu postura corporal si trabajas frente al ordenador

Programadores. redactores web, diseñadores gráficos, administrativos, oficinistas… Numerosas profesiones obligan a pasar un elevado número de horas diarias delante del ordenador. ¿Estás seguro de cuidar tu postura corporal adecuadamente?

Entre los hábitos saludables que debes poner en práctica cada día, cuidar tu postura corporal cobra si cabe mayor importancia para las personas que trabajan sentadas enfrente de un dispositivo electrónico ocho o más horas diarias.

Con la flexibilización, descentralización laboral y auge de la demanda de profesionales freelance, cada vez prolifera más el uso de ordenadores de sobremesa y portátiles como instrumentos de trabajo que requieren agudicemos el cuidado de la postura de nuestro cuerpo para no sufrir problemas de salud. 

5 consejos clave si trabajas desde casa

Aplicando de forma diaria y con constancia los siguientes consejos podrás tener una buena postura y no padecer a medio plazo problemas de espalda que mermen tu calidad de vida y reduzcan tu productividad a la hora de trabajar.

Claves para una buena postura corporal

  • La pantalla del ordenador debe estar a la altura de tus ojos y en posición frontal, ya que si tienes que girar el cuello constantemente para mirar la pantalla puedes sufrir efectos perjudiciales a corto plazo. Además, la distancia idónea entre la pantalla del ordenador y tú es de 40 centímetros aproximadamente. 
  • Para descansar la vista es recomendable apartar la mirada de la pantalla y mirar alternativamente hacia puntos concretos, además de buscar una posición en la que no se produzcan reflejos en la pantalla.
  • La iluminación externa a la pantalla es fundamental para cuidar tus ojos. Es recomendable que sea cenital -procedente desde arriba- y que además, la pantalla sea de buena calidad.
  • Apoya los pies en el suelo y no permitas que cuelguen. Lo ideal es que las piernas formen con el suelo un ángulo de 90 gradoso que las rodillas estén ligeramente por encima de las caderas. Si tu silla no es regulable en altura te recomendamos el uso de un reposapiés para una postura adecuada.
  • En cuanto a tus piernas, no las cruces ni te sientes sobre ellas y si tienes la manía de cruzarlas, es preferible que las alternes. Relaja tus hombros y pon tus brazos en un ángulo recto.
  • Cuando escribas y utilices el ratón, tus antebrazos deben estar apoyados. Es preciso evitar tenerlos flotando o que las muñecas se doblen excesivamente. Además, el ratón y el teclado deben situarse a la misma altura en tu mesa de trabajo.
  • Tu espalda debe tener una buena sujección, especialmente en la zona lumbar. Para ello, utiliza todo el respaldo de la silla o sírvete de cojines o refuerzos lumbares.
  • Además, es recomendable cambiar de postura a menudo y hacer estiramientos o movimientos circulares que destensen cervicales, muñecas y espalda.
  • Completa el cuidado de tu postura corporal con buenos hábitos de sueño y la práctica regular de deporte para evitar el sedentarismo.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.