Salud

Cómo comer picante adecuadamente según los expertos

Cómo comer comida picante

¿Te gusta la comida picante pero no sabes qué dosis añadir a tus platos o cómo acostumbrarte a sus potentes efectos en tus papilas gustativas? Existen determinadas claves y trucos que puedes poner en práctica a la hora de comer picante.

¿Disfrutas poniéndote las botas con la comida india mexicana y en tu especiero nunca falta la cayena, la pimienta, los jalapeños o los chiles? ¿O ingerir alimentos con picante te produce un cierto temor al ardor? Cuando comemos un chile la capsaicina entra en contacto con la saliva y se amarra a los receptores denominados TRPV1 que existen en nuestra boca y en la lengua, involucrados en la transmisión y modulación del dolor.

11 especias con propiedades medicinales para tu salud

Al consumir capsaicina dichos receptores le comunican a nuestro cerebro que la boca arde, pero a su vez, el picor alimenta el deseo de estimulación cerebral ya que al igual que los opiáceos, las comidas extremadamente picantes propician la liberación de endorfinas, responsables de inducir una sensación de felicidad. Sin embargo, para poder disfrutar de este sabor, es preciso tener en cuenta diversas conversaciones.

Consejos para disfrutar de la comida picante

  • No concibas el picante como algo doloroso: Según Pamela Dalton, investigadora olfativa en el Monell Chemical Senses Center de Philadelphia, la sensación de quemadura que genera este tipo de comida -denominada “mouthfeel” por los investigadores- no es propiamente un sabor, sino el resultado de una serie de compuestos químicos que desencadenan una reacción innata en el sistema nervioso central.
  • Practica un “masoquismo benigno”: O lo que es lo mismo, empieza poco a poco y añade dosis de picante más elevadas de forma progresiva, ya que al exponer repetidamente tus nervios a las especias picantes, le aseguras a tu cerebro que se trata de encuentros deseados y no de amenazas. para el organismo. En psicología, este fenómeno se conoce como “el efecto de mera exposición”. Si comes picante al menos una vez a la semana, notarás una mayor tolerancia dentro de unos meses. Además, intenta comer y masticar despacio, saboreando cada bocado.
  • Comienza por los tipos de picante más suaves: El picante más suave tiene efectos más cortos, por lo que puedes comenzar por la canela, el jengibre, la pimienta negra, la menta o el wasabi, para pasarte más tarde a jalapeños y chiles más potentes, siendo el “Aliento de Dragón”, el más picante del mundo. Cuando cocines con chiles, revisa el índice de picor en cada uno, denominado escala Scoville. Además, intenta combinar alimentos que te proporcionen un tipo de picor diferente. Por ejemplo, la mostaza, el rábano picante y el wasabi producen un picor más corto en las fosas nasales que en boca.
  • Añade la especia a un plato que ya te gusta: Pamela Dalton recomienda tomar un bocado y esperar entre dos y medio hasta cinco minutos para que los receptores en tu boca se desensibilicen antes del siguiente. Una gran idea es contrarrestar el picante con otros sabores: la lima y el cilantro, muy habituales en las cocinas india y mexicana, tienen efectos refrescantes, y la presencia de verduras, azúcar o carne también puede diluir el potencial del picante para los principiantes.
  • Por si las moscas, mantén un vaso de leche cerca de ti, puesto que esta alivia el sabor picante debido a la presencia a un componente denominado “caseína” que se une con la capsaicina y la elimina.
  • Disfruta de sus ventajas saludables: Recuerda que los estudios apuntan a los beneficios para tu salud que aportan los capsaicinoides, ya que tienen propiedades anticancerígenas, antiinflamatorias y antioxidantes. También ayudan en la digestión y reducen los niveles de colesterol.

Fuente | New York Times

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.