Salud

Cómo afecta la soledad a nuestro corazón, según la ciencia

mujer sola y deprimida

Sufrir aislamiento social puede tener graves consecuencias para nuestra salud, llegando a afectar nuestro principal órgano: el corazón. Así lo reveló un reciente estudio, encontrando una correlación directa entre la soledad y mayor riesgo de muerte.

Si asocias la soledad con una imagen de un corazón roto no vas mal encaminado. Investigadores han ligado la soledad extrema a problemas cardiacos.

Para llegar a tal conclusión analizaron los hábitos de 1.600 personas con insuficiencia cardíaca. Aquellos participantes que vivían aislados, sin ver prácticamente a otras personas en su día a día, eran 3 veces y medio más propensos a fallecer que los que sí interactuaban con otros, pese a padecer de exactamente la misma condición. También precisaban de atención médica de manera más frecuente.

No se trata además del primer estudio que liga la soledad extrema con un mayor riesgo de muerte; otros han encontrado que estar completamente aislado socialmente puede incrementar el riesgo entre un 50% y 90%. Además, puede la tensión y ser la causa de un comportamiento más agresivo.

Eso sí, el hecho de no ver a otras personas no es lo que daña nuestra salud – incluso puede ser beneficioso de vez en cuando – lo que mata es el sentirse solo de manera permanente. Es decir, puede que alguien esté constantemente rodeado de otros pero se sientan solos; ese tipo de aislamiento es el dañino.

Tiempo vs. dinero: ¿qué nos hace más felices?

Pese a que aún no exista ningún medicamento para vencer la sensación  de la soledad, si podemos hacerlo nosotros mismos adoptando ciertas costumbres. Muchas veces cuando estamos mal anímicamente nos centramos en nosotros mismos, en intentar eliminar nuestros malos hábitos. Mientras que esto puede ayudar, no es la clave para aumentar la felicidad.

Así lo reveló un estudio llevado a cabo en Alemania, para el que dividieron a sus participantes en dos grupos: el primero pasaría un año cambiando sus hábitos para ayudar a los demás y pasar más tiempo con amigos y familiares; el segundo pasaría un año centrándose en cambiar sus hábitos, como ir al gimnasio, por ejemplo.  Pasados los 12 meses la felicidad de los participantes del primer grupo había aumentado considerablemente en comparación con el segundo.

Esta teoría también es respaldada por una investigación llevada a cabo por Harvard, que reveló que la clave para vivir una vida más larga está en tener relaciones sociales de calidad. Así que ya sabes, cuidar a aquellos que te rodean puede ser equivalente a cuidar tu corazón.

Vía | Business Insider

Sobre el autor de este artículo

Christiane Drummond

Graduada en Periodismo y redactora en TICbeat. ¿Qué me interesa? La innovación, la actualidad, la tecnología y, sobre todo, las personas.