Salud

Científicos valencianos desarrollan modelos predictivos para saber la vida útil de los alimentos

Saber si un snack o una galleta durarán más o menos tiempo en buenas condiciones es fundamental para nuestra salud. Pero los modelos tradicionales no son suficientes.

Los alimentos perecederos, como frutas o verduras, tienen una degradación muy rápida y delimitar su vida útil no es una misión realmente compleja. Sin embargo, existen otros productos alimenticios cuya longevidad puede llegar a meses o años, como es el caso de snacks, galletas o purés. Conocer su estabilidad a largo plazo es tremendamente difícil, ya que la única forma de conocer esta información (esencial para garantizar la salud de los consumidores) es mediante estudios en los que se someten los productos a distintas condiciones de almacenamiento forzadas (modificando la temperatura, luz, oxígeno y humedad) para acelerar su degradación. Una metodología con cierto grado de error y basado en factores muy estándar que no representan las condiciones reales a las que van a ser conservados.

Al menos así era hasta ahora. Científicos del centro tecnológico AINIA han creado una herramienta informática que permite predecir la vida útil de los alimentos poco perecederos, así como comparar entre diferentes lotes y validar su vida útil, con mayor rapidez. Este prototipo de software, basado en modelos matemáticos, ya se ha testado con productos de cinco empresas valencianas que han colaborado en este proyecto para predecir la degradación de snacks, galletas y purés de frutas o vegetales.

Este programa, desarrollado en España, canaliza en sus modelos predictivos toda la información que proviene de los datos del laboratorio sobre distintas estabilidades y parámetros físico-químicos, sensoriales e incluso nutricionales en distintas condiciones de humedad, temperatura, apertura y cierre del envase.

En definitiva, este nuevo modelo predictivo permite a la industria alimentaria obtener la información sobre cómo se va a comportar el producto y qué caducidad va a tener en mucho menos tiempo. Se estima que más de 900 empresas de snacks, galletas y purés de la Comunitat Valenciana y cerca de 12.000 a nivel nacional pueden beneficiarse de este nuevo modelo predictivo desarrollado por AINIA.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.