Salud

5 grandes beneficios de incorporar frutos secos a tu dieta

7 grandes beneficios de incorporar frutos secos a tu dieta

Los frutos secos son una rica fuente de proteínas y antioxidantes, aportando numerosos beneficios a tu salud como los que te detallamos a continuación.

Para un correcto consumo que aproveche todos sus beneficios, se aconseja ingerir los frutos secos crudos y sin condimentar. Puedes hacerlo en macedonias de frutas, lácteos, cremas, aperitivos, postres o ensaladas. Según la OMS, la cantidad recomendada por persona se sitúa entre los 30 y los 100 gramos diarios, aunque dependiendo del tamaño, edad, complexión física y actividad de la persona. Sin embargo, los datos apuntan a un consumo preocupante a la baja en nuestro país, en el que de media ingerimos apenas seis gramos diarios.

11 especias con propiedades medicinales para tu salud

En la siguiente tabla elaborada por Botanical Online puedes apreciar por orden la composición nutricional por cada 100 gramos de los frutos secos más consumidos, como las almendras, avellanas, nueces, anacardos, castañas, cacahuetes, pistachos o piñones. Cada uno de ellos destaca por ofrecer un beneficio distinto, ya que mientras el aporte de proteínas está liderado por las nueces de Macadamia o las almendras, las castañas son las que más te aportan hidratos de carbono, los pistachos son excelentes si necesitas potasio y las semillas de sésamo constituyen una interesante fuente de hierro y magnesio. 

7 grandes beneficios de incorporar frutos secos a tu dieta

Fuente | Botanical Online

5 ventajas de los frutos secos para tu organismo

  • Reducen los niveles de colesterol malo: Los frutos secos destacan pos la presencia de grasas insaturadas -también llamadas saludables- y aumentar el “bueno”, gracias a su contenido en grasas saludables también llamadas “insaturadas”, sumada a la presencia de ácidos grasos oleicos y linoleicos y Omega 3. Todos estos componentes contribuyen a equilibrar los niveles de colesterol en sangre y reducen la posibilidad de padecer enfermedades cardiovasculares, ayudando al corazón y mejorando la circulación. 
  • Reducen el estrés, la ansiedad y la fatiga: Los frutos secos contienen un gran aporte de ácido fólico, que incrementa las defensas. Además, un estudio realizado en nuestro país apunta a que las almendras, nueces y avellanas incrementan los niveles de serotonina, un neurotransmisor estrechamente vinculado al estado de ánimo que regula el sueño y el placer, generando sentimientos de bienestar.
  • Previenen el envejecimiento y la aparición de enfermedades: Los frutos secos -especialmente almendras y avellanas, ricas en tocoferol- destacan por su contenido en antioxidantes, imprescindibles para combatir el envejecimiento de las células y luchar contra la producción de radicales libres, responsables de enfermedades como el cáncer.
  • Son una fuente de fibra que mejora el tránsito intestinal: Las almendras, pistachos o cacahuetes contienen fibra ideal para evitar problemas como el estreñimiento y mejorar la calidad de tus digestiones. Además, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades estadounidense apunta a que “la fibra  agrega volumen a la dieta y te hace sentir más lleno más rápidamente, ayudándote a controlar el peso”.
  • Proporcionan un gran aporte energético: Especialmente nueces, pistachos, avellanas y piñones tienen un buen contenido calórico que te llenará de energía. Además, los frutos secos combaten la anemia, refuerzan los huesos, y previenen la aparición de enfermedades como la osteoporosis o la artrosis.

Fuente | HealthLine/Consumo Claro/

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.