Salud

Así es como la menstruación afecta a tu cerebro (para bien)

alimentos-cerebro
Escrito por Redacción TICbeat

Pese a que tener el periodo conlleva muchas molestias e incomodidades, nuevos estudios han confirmado que no todo es malo durante el ciclo menstrual. Hoy te explicamos cómo afecta la menstruación positivamente al cerebro de las mujeres.

En la antigüedad, la menstruación se trataba como un problema de histeria de las mujeres. Los síntomas que provocaba causaban gran interés a filósofos griegos y magos médicos del antiguo Egipto, pero lo único que tenían claro era una cosa: que sólo les pasaba a las mujeres.

Platón pensaba que esta ‘histeria’ era la causa de la tristeza del útero cuando no albergaba en sí un hijo, y sus contemporáneos creían que el útero se quedaba atrapado en diferentes partes del cuerpo, pensamiento que perduró hasta el siglo XIX cuando se intentaba ‘curar este desorden’ haciendo llegar a las mujeres al orgasmo con un vibrador.

Hoy en día se sigue pensando que la biología de la mujer puede aturdir su cerebro, y esta es una creencia popular. Si una mujer está enfadada se le pregunta si está ‘en sus días’, o si tiene mucho deseo sexual se le dice que probablemente estará ovulando.

Aunque esto puede ser falso en numerosas ocasiones, ya que la mujer puede estar enfadada por algo que realmente le molesta y no porque esté en los días próximos a su periodo, es cierto que muchas afirman sentirse más ansiosas e irritables cuando van a tener la menstruación o la tienen. Y también se puede afirmar que hay más motivación sexual cuando se produce la ovulación ya que es algo fisiológico, aunque no siempre se pueden explicar de una manera tan simple los síntomas.

Pero lo que hoy vamos a tratar en este artículo es cómo afecta el ciclo menstrual al cerebro de las mujeres y a sus habilidades. Por ejemplo, la conciencia espacial, mejora después de haber pasado los días de la menstruación. Sin embargo, unas tres semanas antes del periodo las mujeres son mejores comunicadoras y muy buenas en la detección del miedo en las personas. También los cerebros son más grandes. ¿Pero qué es lo que hace que esto ocurra? Los ovarios liberan estrógeno y progesterona en distintas cantidades durante el mes y, cuando estas hormonas se liberan, causan efectos en los cerebros y las conductas de las mujeres.

El ciclo menstrual ha sido estudiado profundamente desde 1930, y gracias a estos estudios conocemos los efectos que provoca en las mujeres, comenzando por la capacidad de una mujer para dejar de fumar y llegando hasta los sueños que tienen por las noches. Y es que, una de las diferencias entre hombres y mujeres se encuentra en nuestro cerebro, y los científicos han sospechado durante mucho tiempo que pueden deberse a las hormonas.

Se considera que las mujeres tienen habilidades sociales superiores a las del hombre, según informa la BBC, así como mejor empatía y mejor ‘teoría de la mente’, es decir, la comprensión de que el resto de personas tienen perspectivas diferentes a la propia. Y las capacidades de comunicación también se consideran más efectivas en las mujeres que en los hombres.

“Las mujeres hablan más pronto que los hombres, tienen más fluidez verbal que los hombres y son mejores que ellos deletreando”, afirma Pauline Maki, psicóloga de la Universidad de Illinois, a la BBC.

Por qué las mujeres sufren más migrañas que los hombres, según la ciencia

La explicación científica a estas capacidades sociales más desarrolladas se centra en la necesidad que tenían las madres desde hace miles de años de expresar información vital a sus hijos, por ejemplo para que no comieran plantas venenosas, y que se cree que ha causado esta evolución en las mujeres. ¿Pero tienen las hormonas algo que ver en todo esto?

Maki y otros compañeros del Centro de Investigación de Gerontología en Baltimore decidieron en el año 2002 investigar los niveles fluctuantes de estrógeno, y observar cómo afectaban a las capacidades de las mujeres durante el mes. En el estudio las participantes fueron evaluadas en dos momentos del mes: antes de su menstruación, es  decir, cuando sus niveles de estrógeno y progesterona eran bajos, y una segunda vez en la semana de después de su ovulación, cuando el estrógeno y la progesterona tienen niveles altos.

Entre los resultados, se observaba que todas las participantes durante los días que tenían más hormonas femeninas en su sistema habían sido peores de manera significativa en las actividades en las que los hombres son buenos (por ejemplo la conciencia espacial), y sin embargo eran mucho mejores en las cosas en las que las mujeres llevan ventaja a los hombres (por ejemplo la capacidad de presentar nuevas palabras).

Cuando el nivel de hormonas femeninas en el cuerpo era más bajo, su capacidad espacial volvía a ser buena. Es decir, cuando la menstruación termina, las mujeres tienen mejor conciencia espacial, pero cuando sus hormonas femeninas son más altas (durante la menstruación) el ‘recuerdo implícito’ (un tipo de memoria subconsciente y espontánea) es otra de las capacidades que mejoraron, según explica Maki a la BBC.

Por tanto Maki y su equipo consideran que estos cambios son principalmente dados por el estrógeno. Es decir, son las hormonas las que afectan al cerebro y hacen que se produzcan estos cambios. Estas hormonas pueden afectar a dos regiones del cerebro: al llamado hipocampo, que es donde residen las habilidades sociales y que se hace más grande cada mes cuando las hormonas femeninas están en circulación; y a la región de la amígdala que es la referida a las emociones, en especial el miedo.

La conclusión de este estudio es por tanto que cuando las mujeres tienen más hormonas femeninas en su sistema, estas tienden a ser más empáticas y sociales, y así es más fácil reconocer el miedo en otras personas. Esta conclusión se apoya en que las mujeres que no producen estrógeno suelen tener más dificultad para reconocer el miedo y suelen tener pocas habilidades sociales, según afirma la BBC.

Es por eso que tener las hormonas funcionando, aunque siempre te lo hayan recriminado como algo malo que te hace ser más susceptible y enfadarte con facilidad, es en realidad algo muy bueno para tu cerebro.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.