Salud

Así es como el alcohol daña las células madre y puede causar cáncer

efectos negativos del alcohol en la salud

Un nuevo estudio demuestra cómo el alcohol puede causar daño genético irreversible a la reserva de células madre del cuerpo y derivar en cáncer. La investigación se centra en se centra en el efecto del alcohol sobre los tejidos sanguíneos.

El alcohol, es claramente después del tabaco uno de los cancerígenos más comunes que las personas consumen voluntariamente. Aunque muchos estudios relacionan la ingesta de alcohol con el desarrollo de ciertos tipos de cáncer, aún no está claro de qué manera este tipo de bebidas  puede influir en el desarrollo de estas enfermedades.

Ahora, un nuevo estudio basado en ratones genéticamente modificados podría aportar algo más de conocimiento a este respecto. Según los resultados publicados en la revista científica Nature,  se muestra cómo el alcohol puede causar daño genético irreversible a la reserva de células madre del cuerpo y derivar en cáncer.

El estudio se basa en trabajos previos que identificaron un producto de degradación del alcohol, llamado acetaldehído, como una toxina que puede dañar el ADN dentro de las células. Sin embargo, estos estudios utilizaban células en un plato en lugar de seguir sus efectos dentro del cuerpo.

El último trabajo mostró que el acetaldehído causa daños permanentes si los efectos de la toxina no son neutralizados por dos mecanismos naturales de defensa. El primer nivel de defensa borra el acetaldehído y el segundo repara el daño del ADN.

Al “bloquear” genéticamente estas dos capas de defensa, los científicos pudieron demostrar que el daño en el ADN se acumulaba hasta que las células finalmente dejaron de funcionar por completo.

Así afecta cada tipo de alcohol a tus emociones, según la ciencia

En relación con esto se conoce que alrededor del 8% de la población mundial, en su mayoría de ascendencia oriental, tiene una deficiencia hereditaria en uno de estos mecanismos de defensa naturales. Alrededor de 500 millones de personas en el sudeste asiático no tienen el sistema biológico para tratar el acetaldehído, lo que hace que sean menos tolerantes al alcohol y tengan mayor riesgo a padecer cáncer de esófago, lo que podría explicar la alta prevalencia de esta enfermedad en países como China.

En cuanto al segundo mecanismo natural de defensa, aunque es bastante raro, algunas personas carecen de este sistema de reparación de ADN que deshace el daño. Sufren de una enfermedada llamada anemia de Fanconi que conduce a la muerte prematura debido a la pérdida de producción de sangre, cáncer de sangre y otros tipos de cáncer.

bebidas alcholicas y emociones

En la investigación llevada a cabo por el laboratorio de Biología Molecular de la Universidad de Cambridge, se mostró que los ratones que habían sido genéticamente modificados para emular estas pérdidas de protección, dejaban de poder generar sangre nueva.

Usando ratones que carecen de ambos mecanismos de protección, se consiguió demostrar de manera concluyente que la exposición al alcohol causa daño a los cromosomas en las células sanguíneas, de tal manera que  las células madre que suministran la sangre se ven alteradas por este daño.

La razón por la que la carne roja puede provocar cáncer, según la ciencia

“Nuestro estudio destaca que no poder procesar el alcohol de manera efectiva puede conducir a un riesgo aún mayor de daño relacionado con el alcohol y, por lo tanto, ciertos cánceres”, dijo Ketan Pantel, autor principal del análisis. “Pero es importante recordar que los sistemas de eliminación del alcohol y de reparación del ADN no son perfectos y el alcohol puede seguir causando cáncer de diferentes maneras, incluso en personas cuyos mecanismos de defensa están intactos”.
El equipo ahora planea investigar por qué beber está relacionado con ciertos cánceres, pero no con otros. Solo en lo referente al cáncer de hígado, el alcohol ya es responsable del 53% de las muertes por esta enfermedad en Europa del Este, el 46% en Europa Central y el 32% en Europa Occidental .

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.