Salud

El potencial del tomate: una sola pieza aporta el 40% diario de vitamina C

El potencial del tomate: una sola pieza aporta el 40% diario de vitamina C

El tomate es uno de los alimentos que aporta más color y sabor a la popular dieta mediterránea pero además, su aporte nutritivo es esencial. Te contamos todo lo que ganas al incorporar un tomate diario a tus comidas.

El tomate es una constante que podemos hallar en toda clase de platos típicos de diversos lugares de España, desde el gazpacho al salmorejo o a diferentes variantes de ensalada, muy consumidas durante el período veraniego. Esta hortaliza estrella originaria de los bajos Andes y cultivado por los Aztecas en México -donde era conocido como xïctomatl, cuya traducción es “fruto con ombligo”- es todo un superalimento que te garantiza un rico aporte nutritivo. 

Según Anna Bach-Faig, profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC y asesora de temas científicos en Fundación Dieta Mediterránea, un solo tomate diario es capaz de aportarte cerca del 40% de la cantidad recomendada de vitamina C, fundamental para preservar la salud de la piel, mejorando su elasticidad e incentivando la formación de colágeno. Además de su potencial hidratante debido a su elevado porcentaje de agua, el tomate también se caracteriza por su aporte de vitaminas A y B y minerales como el fósforo y el potasio. 

8 alimentos que duran una eternidad

Uno de los elementos que forman parte de la composición de esta fruta es una sustancia química llamada licopeno, al que debe su tonalidad roja y que destaca por constituir un antioxidante natural que previene la oxidación del colesterol y reduce la posibilidad de padecer en el futuro enfermedades coronarias.

Desde el magazine gastronómico A Fuego Lento también comparten las investigaciones arrojadas por prestigiosas universidades como Bristol, Cambridge y Oxford, que concluyen que ingerir una decena de porciones de tomate a la semana puede reducir hasta un 18% el riesgo de desarrollar cáncer de próstata. Su consumo también destaca en la prevención de cáncer de pulmón, vejiga, cérvix y piel.

A la hora de consumirlo, Anna Bach-Faig recomienda no quitarle la piel para aprovechar precisamente todas las ventajosas propiedades del licopeno, especialmente concentradas en esta parte del tomate, que también destaca por la presencia de fibra. De esta manera, tanto la fibra como los malatos y citratos -sales orgánicas ácidas- contribuyen a brindarte mejores digestiones y una adecuada regulación del tránsito intestinal. ¿Necesitas más razones para hincarle el diente a un tomate diario?

Vía | A Fuego Lento

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.