Salud

Investigan el uso de antiinflamatorios para la depresión severa

Investigan el uso de antiinflamatorios para la depresión severa

Diversos estudios científicos señalan que la depresión es en origen una enfermedad de nuestro sistema inmunitario que se dispara a causa de la inflamación,

Mientras que hasta el momento presente, el tratamiento de la depresión ha puesto el foco en el uso de fármacos que actúan sobre los neurotransmisores en el cerebro -sobre todo en la serotonina-, algunas investigaciones científicas indican que la depresión podría tratarse de un mecanismo de defensa de nuestro organismo frente a las infecciones, que evolucionó en nuestra especie para brindarnos protecciones. En un país como Ghana, donde las infecciones son una de las principales causas de mortalidad, se ha realizado el siguiente estudio.

El estudio postula que los cambios en el comportamiento propiciados por la depresión son una manera de aumentar el índice de supervivencia ante una infección: hipervigilancia, falta de apetito, poca movilidad o exceso de sueño. La señal de alarma de la inflamación procede de las citoquinas, unas proteínas mensajeras encargadas de producir los linfocitos y los macrófagos. En nuestra sociedad, el estrés crónico dispara las citoquinas, generando inflamación -también crónica- que puede generar la depresión.

7 alimentos buenos para combatir la depresión

En el mentado estudio, los investigadores inyectaron una toxina a los voluntarios para provocarles una reacción inflamatoria, que midieron mediante los niveles de proteína reactiva C, un marcador que aparece en la sangre. Los voluntarios sufrieron inflamación como respuesta y se deprimieron, manifestando un estado de ánimo bajo, evitando relaciones sociales y mostrándose retraídos. La proporción, como en otros estudios, fue mayor en mujeres que en hombres. Por otro lado, se comprobó que al revés, las personas con niveles más altos de proteína reactiva C, y por tanto de inflamación, padecen más riesgo de sufrir depresión.

Según señalan desde eldiario.es, en otra investigación realizada con pacientes de hepatitis C, tratados con interferón, un medicamento altamente inflamatorio, y que se sabe que produce depresión, también se les administró EPA, un tipo de ácido graso omega-3 presente en las sardinas y otros tipos de pescado azul. Estos tienen un carácter antiinflamatorio, y al ingerirlos, los síntomas de depresión disminuyeron. Estudios como este abren caminos para tratar la depresión con antiinflamatorios que se emplean para otras enfermedades como la artitris reumatoide o la psoriasis-, especialmente teniendo en consideración que un tercio de los pacientes con depresión no responde al tratamiento con antidepresivos.

En nuestro país, el 5,2% de la población padece de depresión, mientras que en todo el planeta 322 millones de personas la sufren y 264 millones tienen ansiedad. La depresión ha crecido un 15% en los últimos 10 años, constituyendo la primera causa mundial de discapacidad. En el estudio realizado, la ración de omega-3 (EPA) empleada era de un gramo, correspondiente a una sola lata de sardinas.

L

Fuente | Eldiario.es

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.