Salud

Alimentos ahumados más sanos… gracias a filtros de tubo de escape

Escrito por Marcos Merino

Científicos inspirados por la industria automovilística apuestan por el uso de filtros de zeolita, que permiten minimizar la presencia de los cancerígenos hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) en el producto final.

El ahumado es una técnica de conservación de ciertos alimentos (fundamentalmente de origen animal), originario de épocas remotas en las que éstos no podían refrigerarse. Es, además, una fuente de aromas y sabores que muchos consumidores aprecian a la hora de sentarse a la mesa. Esta técnica se ha revelado en los últimos tiempos como potencialmente cancerígena, a causa de la toxicidad de los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) que se generan durante proceso. En la actualidad, se seleccionan específicamente maderas con bajos niveles de resinas con el fin de reducir la presencia de estos elementos, pero aún así se recomienda el “consumo esporádico” de estos alimentos.

Ahora, con el objetivo de reducir aún más la peligrosidad de los ahumados, un grupo de investigadores de la Univ. de Reading (Reino Unido), liderador por la doctora Jane K. Parker, hand ecidido hacer frente a este problema buscando una inesperada fuente de inspiración… en la industria automovilística. Para ello han recurrido a hacer pasar el humo por un filtro de zeolita, al igual que ocurre dentro de los modernos tubos de escape.

Un estudio señala la relación directa de la comida ultraprocesada con el cáncer

Esta solución, que en los vehículos permite minimizar la emisión de contaminantes ambientales, a la hora de aplicarse al campo de la alimentación permite también minimizar (si no suprimir en algunos casos) la presencia de agentes carcinógenos en el producto final.

Después de que Parker y su equipo desarrollaran los filtros de zeolita (un mineral de aluminosilicato poroso), sometieron el humo resultante a un espectómetro de masas, que mostró que dichos filtran habían ayudado a eliminar los componentes de mayor peso molecular. Según Parker, “descubrir cómo los compuestos de mayor peso molecular se adhieren al filtro puede ayudarnos a desarrollar formas de utilizar la zeolita para eliminar más sustancias químicas cancerígenas en los alimentos ahumados”.

El siguiente paso, una vez comprobada la eficacia de los filtros, fue proceder a ahumar varios alimentos y someterlos al experto paladar de catadores profesionales, quienes dieron su visto bueno y señalaron que esta nueva técnica de ahumado generaba sabores más suaves.

Vía | Science Daily

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.