Salud

Alimentar a la población mundial en el futuro será todo un desafío

alimentar poblacion mundial desafio

La forma de alimentar a la población del futuro se está convirtiendo en todo un desafío. El aumento del número de personas y los cambios en la dieta son los causantes.

A día de hoy nadie duda de que el aumento de población sumado al cambio climático están haciendo que el futuro se plantee complicado. La población mundial sigue creciendo exponencialmente y, prueba de ello, es que para el año 2050 contaremos con dos mil millones de personas más en el mundo.

Dadas estas cifras, el reto de cómo alimentar a toda esta gente parece un gran reto.

Actualmente la media de calorías que consume una persona al día está en unas 3.000, su mayoría provenientes del trigo, el arroz y el maíz. Se estima que para el 2030 esa cifra habrá aumentado en 110 calorías adicionales por persona.

Desgraciadamente, la búsqueda de suministro para tal número de bocas será solo una parte del problema.

Como muestra la infografía de Racounter, el hábito alimenticio de gran parte de la población mundial está viéndose modificado. Parte de los países de África y Asia están cambiando sus dietas hacia una ingesta mayor de carne, lo que supone un nuevo reto.

Este cambio viene promovido por el aumento de la riqueza de estas regiones en vías de desarrollo, a lo que se suma el aumento progresivo de los habitantes en cada uno de ellos.

Si bien la carne vacuna ya es extremadamente popular en gran parte de la economías más ricas, poco a poco se está imponiendo en otro países.

Los alimentos que comeremos dentro de 50 años

En China, que ya es el mercado porcino más grande del mundo, se espera que el consumo de carne de res casi se duplique en el período comprendido entre 2000 y 2026, y en el África subsahariana las cifras son similares.

Por su parte, la India, donde aproximadamente un tercio de la población es vegetariana, se está convirtiendo en un importante impulsor de la nueva demanda de carne.

El lado negativo viene en el coste que conlleva la producción cárnica. Y es que la cantidad de agua y tierras que demanda convierten a la carne en la fuente de proteínas menos sostenible que podemos encontrar.

No es por tanto de extrañar que comiencen a surgir empresas alimenticias cuyo objetivo busca dar solución a este asunto. Desde Silicon Valley, nos llegan propuestas que han llevado la tecnología a los alimentos, proponiendo alternativas sostenibles con las que hacer frente al reto de alimentar a la población del futuro.

Infografía: Racounter

Sobre el autor de este artículo

Cristina Fernández Esteban

Licenciada en periodismo. Entusiasta de la tecnología, la literatura y el café.