Salud

Por qué las algas son superalimentos que deberían formar parte de tu dieta

Por qué las algas son el nuevo superalimento y deberían formar parte de tu dieta

Aunque a algunas personas aún les produzca reparo, las algas deberían formar parte de tu dieta sin pensarlo. No solamente tienen un apetitoso sabor, sino que las notables ventajas que aportan a tu organismo las convierten en un superalimento esencial.

Si sigues de cerca la escena gastronómica y sus tendencias, te habrás dado cuenta de que las algas se han colado en muchos restaurantes en los últimos años, han llegado a varios supermercados especializados y establecimientos ecológicos y son alabadas en el mundo culinario tanto por su intenso sabor como por los múltiples beneficios que aportan a la salud. En primer lugar cabe destacar que el término abarca desde algas microscópicas como la espirulina y la chlorella, hasta las algas marinas gigantes, que pueden crecer hasta 50 metros de longitud: en definitiva, todo un mundo de organismos fotosintéticos son clasificados como algas.

11 alimentos baratos que duran mucho tiempo sin estropearse

Entre los beneficios para la salud que aportan las algas, estas contienen múltiples minerales como el hierro, sodio, magnesio, potasio o el yodo y numerosas vitaminas como la A, B, C, D E, y K , limpian nuestro organismo y contribuyen a activar el metabolismo, además de prolongar la edad y la calidad de vida de las personas que las consumen. Sus propiedades depurativas contribuyen a la eliminación de toxinas, al buen funcionamiento de órganos, la mejora de la calidad de la sangre y la presión arterial o el beneficio para la piel, el pelo o las uñas. También tienen hidratos de carbono complejos, proteínas vegetales y fibra.

Para consumirlas, deben lavarse en agua fría para rehidratarse, ponerlas en remojo y a continuacuón, usarlas para el plato elegido. Algunas de las más famosas son la gelatina agar-agar -extracto de alga roja presente en numerosas salsas, cremas, jaleas, confituras o helados-, el wakame -muy presente en sopas y caldos-, la espirulina o el alga nori, producto más importante de la agricultura de Oriente, y de la que solo en Japón se producen y se consumen una media de 10 billones de hojas.

Otra de las razones tras la popularidad de las algas es su flexibilidad culinaria. Se puede usar en aperitivos, ensaladas, platos principales e incluso en postres. También forma parte desde tiempos inmemoriales de platos como el sushi. Cabe destacar que las algas con más sabor se producen en Europa: las gallegas carrageninas, musgo de Irlanda o los espaguetis de mar, entre muchas otras.

 

La espirulina, el alimento del futuro

La espirulina, alga microscópica de color verde y azulada que crece en lagos alcalinos y aguas cálidas está considerada como el “alimento del futuro” debido a la alta presencia de nutrientes y aminoácidos esenciales, además de ser una de las pocas fuentes vegetales de vitamina B12, una proteína completa de alta calidad más digerible que cualquier proteína de origen animal. Tiene forma de hélice o espiral. La espirulina aporta a quien la consume vitaminas, minerales como el calcio, magnesio, zinc, potasio, ácidos grasos Omega-3, oligoelementos, ácidos nucleicos (ARN y ADN), clorofila y enzimas.

En la Conferencia Mundial de la Alimentación de las Naciones Unidas de 1974 como el mejor alimento para el futuro debido a su capacidad para afrontar la crisis de escasez de alimentos o la desnutrición global, siendo capaz de producir hasta veinte veces más proteína que la soja cultivada en zonas de igual tamaño. También es útil para salvar las deficiencias nutricionales propias de los países desarrollados.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.