Salud

Aceite de palma: consumo, mitos y realidad

aceite-palma

El aceite de palma es, sin saberlo, la grasa más consumida en el mundo. Está presente en la mayoría de alimentos procesados y también en cosmética o en productos de limpieza. ¿Por qué su consumo es perjudicial para la salud? ¿Y para el planeta?

Es casi un acto reflejo. Vas al supermercado a comprar, coges un alimento o producto envasado y lo echas en el carrito sin más. Como mucho miras la fecha de caducidad y, tras comprobar que aún tienes tiempo de margen para consumirlo, continúas tu camino por los pasillos a la caza del siguiente elemento de la lista de la compra.

¿Te has parado a leer las etiquetas de los alimentos que consumes? ¿Sabías que la mayoría de productos que ingieres o utilizas están hechos con aceite de palma? ¿Sabías que el aceite de palma es perjudicial para la salud? ¿Y para el planeta?

La Unión Europea también podría declarar la guerra al aceite de palma

Para el consumidor común es casi imposible detectar si un alimento tiene o no aceite de palma. Entre otras cosas porque no está bien indicado en el etiquetado. A pesar de que Reglamento Europeo 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor entró en vigor en diciembre de 2014, en la mayoría de las ocasiones camuflan su presencia bajo otros nombres como pueden ser grasa vegetal, sodium palmitate, grasa vegetal fraccionada e hidrogenada, estearina de palma, manteca de palma o elaeis guineesnsis.

Desde bien temprano tomamos aceite de palma ya sea ingerido a través de unas galletas o de forma externa aplicado en cremas o en geles de baño. Pero ¿por qué es perjudicial para nuestra salud? Y si es tan perjudicial ¿por qué su consumo está tan generalizado?

¿Qué hace al aceite de palma tan peligroso?

El aceite de palma está compuesto de grasas saturadas en un 50% y el consumo en exceso de estas grasas está relacionado con la mayor parte de las enfermedades cardiovasculares como ictus o infartos de miocardio. El aceite en sí no es malo, lo malo es es consumo abusivo y el uso descontrolado para fabricar y elaborar productos de consumo habitual.

aceite-palma-productos

De hecho, el consumo de aceite de palma fresco está asociado a beneficios para la salud por la concentración de vitaminas A y E. Sin embargo, una vez refinado, y esta es la manera en la que se consume, tiene efectos negativos en el organismo y en la salud. El principal problema está en los ácidos grasos que lo componen. De hecho, el ácido palmítico, un componente del aceite de palma, es una de las peores grasas que existen. Según datos de la OCDE, en la Unión Europea cada persona consume de media casi 60 kilos de aceite de palma al año.

El aceite de palma está presente en galletas, bollería, cereales, snacks, marganinas, pan tostado, chocolates, helados, comida precocinada, en pastilla de caldo, gominolas, leches de continuación y en cosméticos. Su consumo no está por tanto libre de polémica. De hecho en algunos supermercados se ha iniciado una campaña de retirada de productos que contengan esta sustancia. Pero es barato y aporta a los alimentos un sabor y una fusión como ningún otro aceite.

¿Porqué se consume?

A pesar de que su ingesta no está recomendada es el aceite que más se utiliza. Son varios los motivos que llevan a la industria a utilizarlo sin control. Por un lado está que es más económico en comparación con otras grasas o aceites.

Lo mejor y lo peor de este 2017 (el peor año del decenio), según Greenpeace

Y por otro lado es muy versátil ya que tienen una peculiar temperatura de fusión que lo hace permanecer sólido a temperatura ambiente. A pesar de que existen sustitutos, por ejemplo el aceite de soja o cualquier otro aceite hidrogenado, no resulta igual que económico que los derivados del aceite de palma.

Nocivo para la salud, malo para el Medio Ambiente

Por si esto fuera poco, el consumo de aceite de palma también es malo para el Medio Ambiente. El aceite de palma es un tipo de aceite vegetal que procede de un árbol originario de África, el Elais guineensis. La planta necesita altas temperaturas, humedad y abundantes lluvias. El clima ideal de la selva.

aceite-palma-medio-ambiente

Pero al resultar tan rentable, se han talado cientos de hectáreas de selva para dar paso a la palma. Su cultivo está acabando por tanto con el hábitat de especies como el tigre de Sumatra y el orangután. Además, también causa la deforestación países como Malasia e Indonesia y ya se esta extendiendo a otros países productores.

El camino hacia una alimentación sana comienza por consumir productos naturales y a poder ser que no estén fabricados con ingredientes perjudiciales para la salud. Por el momento no hay ninguna ley que prohíba su uso o consumo. Es cuestión de responsabilidad de cada uno el no comprar ni consumir, en la medida de lo posible, productos que contengan esta sustancia.

Sobre el autor de este artículo

Carolina Fresneda Lorente