Salud

7 beneficios del yoga para la salud demostrados por la ciencia

7 beneficios de practicar yoga

Cada vez son más las personas que abogan por practicar yoga en su día a día, una disciplina oriental que se remonta a muchos siglos atrás y que multiplica tu bienestar gracias a las ventajas que aporta a tu cuerpo y mente.

Practicar yoga habitualmente te proporciona numerosos beneficios físicos, mentales y espirituales. Aunque cada persona empieza a ahondar en esta disciplina por sus propios motivos personales o de salud -combatir el estrés, cuidar su estado cardiovascular, relajarse o conectar consigo mismo-, cualquiera puede comenzar con ella.

Los 20 mejores canales de Youtube para aprender yoga

Para zambullirte en el mundo del yoga solamente es preciso aprender determinadas cuestiones básicas -siendo recomendable comenzar con un profesor profesional formado en la materia, aunque también puedes encontrar numerosas páginas web y apps especializadas-, aprender a respirar adecuadamente, tomar conciencia del cuerpo y disponer de ropa cómoda y de una esterilla, así como de un lugar tranquilo, silencioso y limpio donde practicar.

Desde el comienzo de la práctica yóguica las personas que desenvuelven las asanas y los pranayamas sienten un incremento en áreas como la fortaleza, la resistencia o la flexibilidad, descansan y duermen mejor, alcanzando a nivel mental mayor concentración, paz y estabilidad emocional. Si estás pensando en comenzar a practicar yoga, enumeramos algunos de los principales beneficios para tu salud.

7 ventajas del yoga para la salud

  • Mejora tu nivel cognitivo: Un estudio llevado a cabo el año pasado reveló que tan solo después de solo 25 minutos de yoga o meditación consciente, los sujetos se desempeñaban mejor en tareas de funciones ejecutivas, incluyendo la capacidad de controlar patrones de pensamiento habituales y las respuestas emocionales. Cuando las personas hacen yoga, se ven obligadas a calmar sus mentes y a enfocarse en su dimensión más corporal físico. Esta misma habilidad mental se traslada a la vida cotidiana, ya que con un mayor enfoque y control mental, las personas pueden alejar los pensamientos que les provocan distracciones y dedicar su atención a las tareas que les interesan. Cabe recordar que en tan solo tres meses, la atención consciente mejora la plasticidad cerebral.
  • Alimentación más saludable: Al margen de las calorías que puedas quemar al practicarlo, el yoga te ayuda a tomar conciencia de cómo reacciona tu organismo a determinados alimentos y ejercicios, contribuyendo a una toma de decisiones más saludables, como revela este estudio.
  • Es beneficioso para tu corazón: Adoptar la práctica regular del yoga permite que te protejas contra enfermedades cardíacas y problemas como los infartos. Según una investigación publicada en 2015, hacer yoga reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares tanto como otras formas de ejercicio, como caminar a paso rápido. Los investigadores hallaron que los participantes redujeron su presión arterial en cinco puntos y sus niveles de colesterol LDL en 12. Es la combinación de los diferentes elementos que componen el yoga -como la actividad física, la respiración profunda y la meditación- la que explica estas prestaciones positivas.
  • Combate la depresión: Aunque no existe un tratamiento único para la depresión, está demostrado que el yoga puede ayudar a una parte de los pacientes, según revela un estudio publicado en 2017. Las conclusiones muestran que los sujetos que practicaron yoga durante varias semanas notificaron una notable reducción en los síntomas de depresión al finalizar la prueba y en los meses siguientes, por lo que puede resultar un complemento muy positivo a los tratamientos médicos convencionales. 
  • Reduce el insomnio: Aunque puedes practicarlo a cualquier hora del día, si padeces problemas es positivo que hagas yoga antes de irte a la cama. Según un estudio publicado en 2004 y realizado a sujetos que sufrían insomnio crónico y que practicaron esta disciplina todas las noches antes de meterse en la cama durante ocho semanas, los ciclos del sueño se hicieron más largos y profundos tras insertar esta rutina en su vida cotidiana. 
  • Elimina dolores de espalda: En un mundo donde las dolencias musculares son las que mayor incidencia tienen en el absentismo laboral, el yoga puede proporcionar un gran alivio a los dolores de espalda moderados según un estudio publicado en 2011, que informó acerca de una mejoría en los movimientos tras doce semanas de yoga, reducción de los síntomas y además, menor necesidad de analgésicos.
  • Reduce el estrés: El yoga también consiste en apartar las preocupaciones y centrarse en el ahora. Esto puede llegar a niveles muy profundos, ya que de acuerdo con un artículo publicado en 2017, el yoga impide la expresión de los genes que causan inflamación, relacionados con el estrés y ciertas enfermedades. ¿Necesitas más razones para comenzar a meditar?

Fuente | Mental Floss

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.