Salud

5 errores que no debes cometer al planificar tu menú semanal

plan b

Si crees que apostar por la comida sana y planificar tus platos de la próxima semana es tan sencillo como hacer una lista, acudir al supermercado y cocinar, estás muy equivocado. Presta atención a los errores que no debes cometer.

La clave de la productividad, el buen rendimiento y la motivación también reside en la alimentación. Somos lo que comemos, y por eso, es importante planificar adecuadamente nuestro menú semanal, comprando alimentos saludables, eliminando falsos mitos y empezando el día con la energía de un buen desayuno, sin olvidarnos de condimentar nuestro estilo de vida con un descanso óptimo y la práctica regular de deporte.

7 claves de alimentación sana para personas emprendedoras

Aunque encadenes varios días consecutivos de éxito cumpliendo tus propósitos culinarios, es posible que llegue una semana particularmente estresante y con un montón de proyectos sobre la mesa que desbarajuste tus planes de comer sano y quiebre tu buena racha. Para huir como de la pólvora de la comida basura y precocinada y poder disfrutar de comidas saludables a diario, recabamos ciertos errores comunes que debes desechar. En lugar de que todo salga perfecto, la clave reside en averiguar cómo ser flexible y lo suficientemente bueno.

5 fallos al intentar comer sano todos los días de la semana

  • Contar con un gran sistema sin asentar el hábito: Mucho más importante que encontrar una aplicación móvil útil como MealBoard o utilizar hojas de cálculo o una libreta donde anotar ingredientes para la compra y recetas atractivas, son claves la perseverancia y la fuerza de voluntad para adoptar un estilo de vida saludable. Si cambias de sistema constantemente, no lograrás adaptarte a la rutina y abandonarás tu nuevo hábito. En cuánto esté arraigado, darás con la herramienta o método más adecuado para planificar tu menú semanal.
  • Empezar la semana con un plato complejo: Los lunes son una jornada dura, no intentes hacer explotar tus expectativas. Es mejor que tengas objetivos manejables y el domingo te sientes -ya sea frente a Pinterest, tu cuaderno de recetas o tu blog favorito de healthy food- para preparar el primer tupper para la comida del día siguiente en el trabajo. Una vez que completes el primer día con éxito, te resultará mucho más fácil seguir adelante.
  • Queriendo preparar todo el domingo: También es necesario aprovechar de tus días de descanso y del tiempo de ocio, por lo que no es nada recomendable sumergirse en una jornada maratoniana para trocear verdura, hervir arroz o lavar lechuga. Es mejor que, aunque dediques un rato el domingo, reserves media hora al final de cada día para preparar el menú del día siguiente, descongelar comida o dejar todo listo para un delicioso plato, ya sea para degustar en casa, en la oficina o en un espacio de coworking.
  • Asignar una comida estricta e inamovible cada día: Tener una guía para orientarte es estupendo, no tanto no poder saltártela cuando surjan obstáculos o cambies de preferencia. Puedes asignar un tema a cada noche o mediodía de la semana y anotarlo en tu plantilla. Por ejemplo, apostar un día por alimentos de cocción lenta, otro día una carne o pescado a la plancha y una ensalada especial en otra ocasión. Sin embargo, debes permitirte ser flexible o de lo contrario, podrías acabar rompiendo totalmente tu plan.
  • No utilizar un servicio a domicilio cuando corresponda: El Do It Yourself es fantástico, creativo y saludable, al poder escoger tu los ingredientes y modos de preparación correspondientes. No obstante, en alguna ocasión tendrás que tirar de comida a domicilio -ya sea casera, mejicana, italiana, sushi, mediterránea, etc-, por lo que conviene que tengas un directorio propio con tus establecimientos gastronómicos preferidos en base a precios, tiempo de reparto, tipo de comida o calidad.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.