Salud

5 efectos negativos del cambio de hora para la salud

5 efectos negativos del cambio de hora para la salud

Aprovechando que en la actualidad la Comisión Europea debate la posibilidad de, acorde a la mayoritaria voluntad ciudadana, eliminar el cambio de hora para siempre, repasamos los efectos negativos que tiene este cambio en el reloj para nuestra salud.

La Comisión Europea propuso la semana pasada la eliminación el cambio de hora estacional en todo el territorio de la Union Europea, una iniciativa que parte de Finlandia y que ha sido especialmente respaldada por Lituania. Mientras que sigue habiendo estudios de Bruselas que inciden en el impacto positivo del cambio horario para el transporte, el ahorro energético, la seguridad, la salud, el ocio o la calidad de vida, la ciudadanía de gran parte de los países y numerosas voces discordantes se oponen y abogan por la eliminación de esta medida y la correspondiente reducción de husos horarios.

10 consejos para adaptarse al cambio de hora

De aprobarse su propuesta la idea es mantener el horario de verano durante todo el año, con el cual amanece y anochece más tarde, aunque no se descarta que cada estado miembro tenga la opción de seleccionar su propia zona horaria, tal y como anunció Jean Claude Juncker. Aunque el Parlamento Europeo reconoce que no existen pruebas científicas definitivas de si el cambio de hora tiene un efecto negativo para salud, destacamos los efectos negativos del mismo destapados por algunas investigaciones realizadas en los últimos años. 

Lo que está claro es que todavía no se ha demostrado una relación causa efecto entre el cambio horario y los beneficios o perjuicios analizados y en todo caso, estos son pequeños y varían mucho según la ubicación geográfica del país y también del talante y costumbres de sus habitantes. Por ejemplo, tras fijar el horario de verano para siempre en 2011, Vladimir Putin se vio obligado a rectificar tres años después y optar por el horario de invierno tras las protestas ciudadanas.

5 consecuencias negativas del cambio de hora

La mayor parte de los estudios inciden en problemas con el cambio de hora de primavera, sin percibirse diferencias notorias en el cambio de horario de otoño.

  • Un número más alto de ataques al corazón: Según datos del European Review for Medical and Pharmacological Sciences, se produce un incremento número de infartos agudos del miocardio tras el cambio de hora de primavera de entre un 4% y 29%, mientras que apenas se notaron diferencias en el cambio de hora que se produce en otoño. Un equipo de investigadores suecos realizó un estudio en 2008 que mostró que la tasa de ataques cardíacos durante los primeros tres días de la semana después del horario de verano de primavera aumentaba aproximadamente un 5% de la tasa promedio en otras épocas del año. En torno a las razones, un artículo de 2008 de la New England Journal of Medicine que describía este patrón, los investigadores apuntaron a los cambios en los patrones de sueño de las personas. La falta de sueño puede liberar hormonas del estrés que aumentan la inflamación, lo que puede causar complicaciones más graves en personas que ya corren el riesgo de sufrir un ataque cardíaco.
  • Aumento de lesiones laborales: Las personas que trabajan en trabajos físicamente más exigentes, como la minería o la construcción, han experimentado lesiones más frecuentes y graves en el lugar de trabajo con el cambio de hora de primavera, un efecto que no se ha detectado al final del horario de verano en el otoño. El estudio de 2009 publicado en el Journal of Applied Psychology concluyó que los mineros llegaron al trabajo con 40 minutos menos de sueño y experimentaron un 5.7 por ciento más de lesiones en el lugar de trabajo en la semana inmediatamente posterior a la transición de horario de verano en primavera que en cualquier otro día del año. Los investigadores atribuyen las lesiones a la falta de sueño, lo que explicaría la diferencia con el cambio de hora de otoño.
  • Subida de la depresión: Los resultados de un estudio publicado en la revista Epidemiology revelan que el cambio de hora de otoño está vinculado a un aumento en la tasa de incidencia de episodios de carácter depresivo. Sus autores dicen que el principal motivo es “la angustia asociada con el avance repentino del ocaso, que marca la llegada de un largo período de días cortos”.
  • Aumento de la siniestralidad en carretera: Aunque una revisión de los estudios publicados durante los últimos años no ha sido capaz de confirmar la relación entre el cambio horario y el aumento de los accidentes en carretera, A pesar de ello, una investigación elaborada por científicos españoles concluye que el promedio en España es que los cambios en el horarios se vinculen a un costo de 1,5 vidas cada año debido a accidentes de tráfico en las capitales de España. Las razones obedecen a una subida de la fatiga debido a tener una hora menos de sueño en la transición al horario de verano, mientras que en otoño el riesgo aumenta por la pérdida de una hora de luz por la noche.
  • Más migrañas: Los ritmos circadianos regulan la liberación de ciertas hormonas que afectan los estados de ánimo, los niveles de hambre y el anhelo de dormir. Cuando estos ritmos se vuelven fuera de control, como en el caso de la transición al horario de verano, el cuerpo humano nota la diferencia. Para algunas personas, los efectos de este cambio pueden desencadenar un dolor crónico debilitante. Las migrañas y los llamados dolores de cabeza en racimo, que pueden causar un dolor insoportable durante días o semanas, parecen desencadenarse por cambios en los ritmos circadianos, incluso durante las transiciones dentro y fuera del horario de verano.

Además, una investigación reciente, publicada en 2016 en el congreso anual de la Academia Americana de Neurología, hace hincapié en otros problemas de salud motivados por el cambio de horario de primavera: la tasa de accidentes cerebrovasculares aumenta un 8% mayor en los dos días posteriores al cambio de horario de primavera, cifra que subía al 25% entre los pacientes con algún tipo de cáncer y a un 20% entre los mayores de 65 años.

Fuentes | Eldiario.es/Live Science/CNN

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.