Salud

5 consejos para conseguir dormir en el avión

5 consejos para conseguir dormir en el avión

¿Quieres aprovechar esas horas para descansar pero no eres capaz de dormir en el avión? Recopilamos los mejores consejos y claves que debes tener en cuenta para descansar a pierna suelta durante tus vuelos estas vacaciones.

El transporte aéreo suele ser motivo de estrés en los viajeros: largas colas de espera, miedo a volar, preparar maletas, facturar o esperar durante las escalas suelen generar problemas de descanso, trastornos del sueño y del apetito, fatiga, ansiedad, o en el caso de los viajes más largos, el famoso fenómeno bautizado como jet lag. Si tienes que coger un vuelo para volver a casa estas Navidades y quieres llegar descansado, te contamos cómo puedes conseguir dormir durante tu viaje de avión. 

Consejos y trucos para acabar con el jet lag de forma efectiva

Aunque resulte imposible garantizar el éxito absoluta, ya que confluyen numerosos factores como tu descanso previo, la situación meteorológica, tus compañeros de asiento, tu salud o tu estado anímico, poniendo en práctica las siguientes recomendaciones tendrás más posibilidades de aprovechar las horas en el avión para dormir y de este modo, tardar menos en recuperarte cuando tus pies pisen el hogar. ¡Despegamos!

5 claves para lograr dormir durante un vuelo

  • Ropa cómoda y cálida: Es importante estar bien equipado con prendas cómodas y preferiblemente flojas. Por si tienes frío deberías tener una sudadera a mano, ya que además, tu cuerpo se enfriará cuando el sueño aparezca. Puedes llevar tapones para los oídos, máscara para dormir, soporte lumbar y calzado cómodo. No te olvides de una lista de reproducción con música relajante.
  • Sueño previo: Aunque no requiere un entrenamiento con semanas de antelación, es importante mantener tu horario regular de sueño-vigilia, pero ajustándolo la zona horaria a la que estás volando. Así, será mejor que descanses en los vuelos que coinciden con la noche en el país de destino, para reducir el efecto del jet lag posterior. Si tienes miedo a volar o tienes prescrita la toma de un somnífero o tranquilizante, pruébalo al menos una vez antes de volar para ver cómo te afecta, y por supuesto, declina consumir alcohol durante el vuelo.
  • Comidas y bebidas adecuadas: Es fundamental volar con el suficiente nivel de hidratación, bebiendo agua durante los vuelos largos. Evita las comidas pesadas y demasiado grasientas, así como las que tienen un elevado contenido de azúcar y carbohidratos procesados. Tampoco son recomendables el chocolate, las bebidas energéticas ni el café. En contrapartida, puedes apostar por alimentos para dormir bien como el pavo y el pollo, la leche, las cerezas, el plátano, las nueces o las infusiones de hierbas.
  • Un asiento cómodo: Al margen de lo que los asientos en primera clase son más cómodos debido a que tendrás más espacio y podrás estirar las piernas, puedes apostar por reservar un asiento al lado de la ventana para que no te molesten otros pasajeros al ir al baño. Si eres sensible a los ruidos, deberías sentarte en un asiento cercano al pasillo, en la parte media o delantera del avión. Una investigación, realizada en vuelos de un avión Airbus A321, reveló que los asientos situados en el medio o en el pasillo están expuestos a un nivel de ruido cuatro decibelios más bajo que los de las ventanas.
  • Ejercicios y apps de meditación guiada: Puedes practicar ejercicios de relajación y meditación como la respiración profunda, la técnica de la visualización, la relajación muscular progresiva o el escaneo corporal. Puedes ayudarte de aplicaciones móviles especializadas como Calm, que incluye un apartado de “Sleep Stories” que te echarán un cable para alcanzar el sueño.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.