Salud

3 claves para comprar alimentos saludables según Harvard

Consejos a la hora de comprar alimentación saludable

¿Quieres comer de forma más responsable y saludable pero no tienes ni idea de por dónde empezar? Desde la revista digital de Harvard centrada en salud aportan tres claves imprescindibles a la hora de comprar productos alimenticios.

Casi todo el mundo conoce la importancia de comer sano, pero no son tantas las personas que apuestan por tener una actitud proactiva y establecer unas pautas para organizar su alimentación y mejorar de esta manera su dieta, eliminando falsos mitos y buscando el equilibrio en base a las leyes de la pirámide nutricional. 

Foodtech, alimentación y tecnología para cambiar nuestra forma de comer

El bienestar depende en gran medida de los nutrientes que ingerimos y en el mundo actual, son diversos los factores que inciden negativamente sobre las elecciones alimentarias cuando hacemos la compra, desde las jornadas de trabajo demasiado largas y sedentarias, a la falta de acceso a los productos frescos, la carencia de información y la publicidad inteligente de la industria, que nos incita a consumir productos repletos de grasas trans, azúcares y edulcorantes.

Cómo meter alimentos saludables en la cesta de la compra

Para comprar productos gastronómicos saludables, desde el blog de salud de Harvard proponen tres consejos esenciales para comenzar a superar algunas de las barreras existentes y apostar por la alimentación sana de una vez por todas.

  • Planea tu lista de la compra con la suficiente antelación: Es fundamental que anotes exactamente lo que necesitas antes de acudir al supermercado o de hacer tu compra por Internet. De lo contrario, puedes rendirte a la compra impulsiva y meter en el carrito un montón de productos innecesarios y ligados más a la gula y a los estímulos visuales que a una dieta responsable, como los aperitivos, patatas fritas, bollería industrial, salsas o golosinas. Otro truco es tener un post-it en la nevera y escribir aquellas cosas que se van agotando durante la semana para reponerlas cuando hagas la compra. Cuando estés en la caja, ten cuidado con las tentaciones y ofertas que el establecimiento sitúa en esa zona, ya que están pensadas para ser compradas a última hora.
  • Fíjate bien en el etiquetado de los productos: Es habitual ver productos ofertados bajo reclamos como “bajo en grasa”, “bajo en azúcar”, “ecológico” o “totalmente natural”. Sin embargo, no está de más rascar en la superficie e investigar de forma más profunda estudiando la etiqueta nutricional de cada paquete. Intenta mantenerte alejado de los alimentos que contengan grasas trans o ácidos grasos trans-insaturados, fruto del procesamiento de los alimentos y cuyo consumo acarrea a la larga un aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares, como los ataques al coraznn. Tampoco abuses de los alimentos que contienen grasas saturadas, y busca que el porcentaje combinado de fibra y proteínas supere al de azúcar –lo que los especialistas denominan “Regla de Altman”. Si aparecen ingredientes y productos químicos de los que nunca has oído hablar, infórmate sobre ellos.
  • Dedica más tiempo a la zona periférica de los supermercados: A pesar de que cada cadena o establecimiento posee un diseño diferente, un denominador común es que los productos frescos -tanto la carne y el pescado como las frutas y las verduras- suelen encontrarse en los pasillos periféricos de la tienda. Por tanto, es recomendable comenzar la adquisición de comestibles desde los pasillos externos, y una vez estén todo en el carro, acudir ala zona del centro con la lista en mano para adquirir el resto, yendo a la caja cuanto antes para evitar la compra impulsiva de productos innecesarios. Tampoco es recomendable, según los expertos, hacer la compra con hambre, ya que de esta manera podrías sentir irrefrenables deseos de meter productos de comida rápida o ricos en grasas y azúcares.

Puedes ampliar la información en el siguiente enlace.

Vía | Harvard Health Blog

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.