Salud

16 malos hábitos que te impiden adelgazar y perder peso

bascula peso
Escrito por Martín Castro

¿Por mucho que lo intentas no ves la cifra bajar en la báscula? Algún error debes estar cometiendo. Hoy te traemos 16 malos hábitos que te impiden perder peso, para que encuentres el motivo por el que tu plan para adelgazar no funciona de una vez por todas.

Si haces dieta y no adelgazas, si estás realizando más deporte y no logras reducir la grasa abdominal, algo falla. El problema no siempre está en la salud o en tu metabolismo: puede que cometas errores en tu rutina diaria que te impiden adelgazar y perder peso.

Existen ciertos hábitos y creencias que se dan por sentadas que muchas veces están consiguiendo el efecto contrario. Se trata de hábitos del día día no te permiten perder peso, y lo que es peor, seguramente están tan enraizados que ni siquiera has notado que están actuando como un “freno” a tu planificación.

Esta fórmula te dice cuántas calorías debes comer al día para adelgazar

Estos son algunos de los errores más comunes y habituales que se comenten a la hora de intentar perder peso y adelgazar.

  1. Comer rápido: Parece absurdo, pero la velocidad en la que comes es importante para conseguir tu objetivo de adelgazar. Es muy importante masticar y digerir los alimentos lentamente ya que así se favorece el proceso digestivo y se previenen molestias posteriores. Comer despacio además te permitirá disfrutar más del plato, percibir mejor los sabores. Comer despacio implica realizar una comida, ya sea desayuno, almuerzo, merienda o cena, en un mínimo de 20 minutos. De ser posible, lo aconsejable sería dedicar un tiempo de al menos 30 minutos a una comida completa.
  2. Saltarse el desayuno: El desayuno pone en marcha nuestro metabolismo. Si te saltas el desayuno, el organismo retendrá la grasa para proveerte de reservas hasta la siguiente comida. Si además en el desayuno tomas alimentos ricos en proteínas ese aporte proteico evitará que, luego a lo largo del día, tengas antojos de alimentos dulces como elementos de pastelería, golosinas o bebidas azucaradas.
  3. Bebidas gaseosas light o Zero: Si bien es cierto que la cantidad de calorías es poca, eso no quiere decir que no influyan en tu peso. Los edulcorantes que contienen producen un efecto parecido al del azúcar en tu organismo, activan la insulina, lo que provoca hipoglucemia y a su vez, una mayor tendencia a acumular las calorías sobrantes de la dieta en forma de grasa abdominal y un mayor apetito.
  4. Eliminas la grasa pero no el azúcar: La grasa ha sido acusada de todo tipo de males a lo largo de los años, pero no siempre es así. Ahora se sabe que los verdaderos culpables de la epidemia de obesidad y enfermedades cardiovasculares son el azúcar y las grasas saturadas. Por eso debes suprimir las dos, pero no toda la grasa. Este nutriente te ayuda a mantenerte lleno y por lo tanto evita que piques entre horas. La grasa es buena en su justa medida siempre que no sea saturada -patatas fritas o dulces- mientras que el azúcar añadido debe ser evitado al 100%. Además de engordar, se ha demostrado que guarda relación con el cáncer. Es probablemente uno de los errores que te impiden adelgazar más comunes, sobre todo debido a la gran cantidad de productos bajos en grasas y ricos en azúcares que hay en todos los supermercados.
  5. Salsas: Si haces dieta, la tentación de añadir algún tipo de salsa a la comida es grande. Quizás no te gusta lo que estás comiendo y piensas que entrará mejor con un poco de ketchup, mayonesa u otro aditivo. Esto es un error, pues prácticamente todas las salsas son ricas en calorías, grasas y azúcares. Por lo tanto, debes buscar otras formas de hacer tu comida más apetecible.
  6. Zumos, pero no naturales:  El zumo, incluso si es natural, no es equivalente a la fruta. Al exprimir la pieza de fruta estás desperdiciando toda la fibra y quedándote con el azúcar en estado líquido. Es uno de los hábitos que impiden perder peso frecuentes en todo el planeta. Lo ideal es que o bien tomes la pulpa de la fruta o directamente comas la fruta completa. La fibra es donde está la mayoría de nutrientes y además el elemento que te hace mantenerte lleno.
  7. Dieta y sólo dieta: Controlar lo que comes —más que cuánto comes— es importante, fundamental para perder peso. Eso sí, seguramente no sea suficiente. Además de seguir una dieta sana y equilibrada, el ejercicio físico es imprescindible. En la medida de tus posibilidades, ejercitarse no sólo quema calorías y ayuda a perder grasa, sino que tiene una serie de beneficios físicos y psicológicos adicionales.
  8. No beber suficiente agua: Es aconsejable beber un vaso de agua antes de las comidas, pues ayuda a acelerar el metabolismo y a contribuir en la sensación de saciedad.
  9. No pesarse, o no hacerlo a la misma hora: Tan importante como hacer dieta y bajar peso es tener conciencia de los progresos. Es recomendable pesarse al menos una vez por semana y siempre a la misma hora. Existe casi unanimidad en indicar que uno debe pesarse una vez a la semana, por la mañana nada más ir al baño, en la misma balanza y sin ropa. Hay que tener presente que, según la ropa, el peso puede fluctuar entre 500 gramos y un kilo.
  10. No duermes bien: Dormir bien es clave para tener energía física y mental. Si no lo haces, tendrás problemas de salud de todo tipo y una probada tendencia a engordar y poner kilos.Para sacar adelante tu rutina, no caer en la tentación de picar entre horas y poder hacer el ejercicio que necesitas, es preciso que descanses bien por las noches.
  11. Depresión o estrés: Si anímicamente no estás bien, tu cuerpo se va a “proteger”. Y una manera es “cubrirse” con una capa de grasa formando una barrera al mundo que le agrede.
  12. Abusar de alimentos saludables: No se debe llegar al extremo de comer en excesos los alimentos saludables, pues muchos de ellos también contienen altas cantidades de calorías. Por ejemplo, abusar de los aguacates puede hacerte engordar. Esta fruta está llena de grasas saludables, vitaminas y minerales. Sin embargo, cualquier tipo de alimento en exceso, incluyendo los aguacates, puede conducir al aumento de peso, la obesidad e incluso deficiencias de nutrientes.
  13. Eliminar todos los carbohidratos: Los carbohidratos son la principal fuente de energía y jamás deben ser excluidos completamente de un plan saludable de alimentación. Es cierto que comerlos en exceso hace aumentar de peso, pero si se administran bien y en cantidades recomendadas, logran completar su objetivo. Para lograr adelgazar sin excluir los carbohidratos, éstos deben ser ingeridos al desayuno o al almuerzo, de esta forma tendrán el resto del día para quemarlos.
  14. Pasar hambre: Dejar de comer o saltarse las comidas no es la mejor forma de adelgazar ya que además de crear deficiencias de nutrientes en su organismo, haces que se ralentice el metabolismo y por lo tanto, será más difícil perder peso.
  15. Centrarte sólo en el ejercicio aeróbico:  Si solo haces footing como único ejercicio, estás perdiendo los beneficios de ejercitar los músculos con pesas u otros sistemas, pues aceleran el metabolismo y te permiten perder grasa más rápido y adelgazar. Se ha comprobado que comer pequeñas porciones distribuidas en 5 o 6 comidas al día, mantiene el buen funcionamiento del metabolismo, teniendo la posibilidad de quemar grasa con más facilidad y perder peso.
  16. No planificar tu lista de la compra: Por mucho que lo intentes evitar sabes que si tienes en casa ciertos alimentos nocivos o nada recomendables para perder peso, acabarás comiéndolos en algún momento del día. Para no caer en la tentación es vital que sólo compres alimentos saludables. De la misma manera, es igual de importante hacer una lista previa con sólo aquellos alimentos aptos para cualquier dieta para bajar peso. Los supermercados utilizan técnicas de marketing para atraerte a ciertos alimentos que no deberían estar en tu plan. Para evitarlos, haz una lista de alimentos y no te la saltes bajo ningún concepto.

Sobre el autor de este artículo

Martín Castro

Amante del deporte y la tecnología a partes iguales. ¡Más ON que OFF!