Salud

11 trucos para saber si la comida está mala, según la ciencia

11 trucos para saber si la comida está mala, según la ciencia

Mucho más allá del consumo preferente o de la fecha de caducidad que marcan los envases, existen sencillos trucos avalados por la ciencia que puedes usar para saber si un alimento está en mal estado.

Son muchas las personas que, por desgracia, engrosan las cifras de desperdicios de alimentos tirando a la basura comida en buen estado, mientras que otras no saben interpretar las señales de que un producto no es apto para el consumo si no está determinado por la fecha de caducidad. En Estados Unidos, sin ir más lejos, se tira hasta el 40% de los alimentos comprados cada año, cifra equivalente a 218.000 millones de dólares.

El inasumible coste ambiental de producir carne roja, en cifras

Además del dinero tirado por la borda -que puede rondar, en el caso del país americano unos 1.500 dólares anuales para una familia de cuatro personas-, el desperdicio de comida también implica que todos los recursos empleados para cultivar, almacenar y transportar alimentos se desperdician a su vez.

Para que tengas a mano un montón de buenos consejos para saber cuándo la comida que tienes en la nevera, desde el hummus a la carne, el queso o el pescado, se encuentra descompuesta o en mal estado. También puedes consultar nuestro artículo sobre los mejores alimentos baratos que duran tiempo sin estropearse.

11 claves para saber si la comida está en mal estado

  • Un mal huevo en mal estado flota: Las cáscaras de los huevos son ligeramente porosas y, a medida que envejecen, comienzan a formarse pequeños sacos de aire entre la pared de la cáscara y el huevo. Si hay suficiente de una burbuja de aire dentro de un huevo para hacerla flotar en un recipiente con agua, no deberías comerlo.
  • Los yogures en mal estado tienen exceso de líquido acumulado en la superficie: Los yogures se conservan durante varias semanas gracias a sus cultivos bacterianos vivos, que actúan como un conservante natural. Cuando mueren se puede formar moho o acumularse demasiado líquido en la superficie.
  • Carne viscosa, mal asunto: La carne de res cruda que tienes en la nevera debe ser desechada cuando presenta mal olor, textura viscosa o sensación pegajosa. Eso si, los cambios de color no son siempre síntomas de que haya expirado.
  • Si el hummus está agrio, desdeña comerlo, según los datos deEatByDate.
  • El aceite de oliva deja de oler a aceitunas cuando está mal. Según The Daily Meal, el aceite en mal estado puede oler a aceite de motor o pegamento.
  • Olor anormal a pescado: Este síntoma es fácilmente perceptible. Debes recordar que el pescado fresco -no así el congelado, que puede durar meses- debe consumirse dentro de las 36 horas posteriores a la compra, según información de Whole Foods, EatByDate y The Kitchn. La carne de los peces se vuelve viscosa, gruesa y resbaladiza.
  • Las verduras frescas amarillean cuando están mal. Sin embargo, en muchas ocasiones es posible recortar la parte que se encuentra mal y remojarla en agua helada durante un cuarto de hora para refrescarla.
  • La leche cambia su olor, textura y consistencia, tornándose agria -ya que el ácido láctico en los lácteos comienza a producir bacterias-. También es posible encontrar grumos como resultado del proceso.
  • La fruta cambia de textura, volviéndose blanda o granulada. Antes de que aparezca el moho también pueden aparecer arrugas en su superficie, decoloración extrema i mal olor.
  • El pan malo produce moho: Si ves moho en una rebanada de pan, no es seguro comer otra del mismo paquete, incluso si no hay moho visible en el resto del pan. Al ser poroso, puede extenderse por todas las porciones. El reborde que se vuelve rancio, duro o seco, por otro lado, no necesariamente no es comestible, sino que puede recortarse.
  • Si el queso huele a leche agria… Cuánto más suave, cremoso y húmedo sea el queso, más rápido se echará a perder. Los quesos más duros y curados tardan más en estropearse debido a su densidad. En muchos casos, es posible cortar una capa exterior mohosa y encontrar que el interior está bien, ya que el moho no penetra hasta el interior de, por ejempo, el cheddar o el parmesano

Fuente | Science Alert

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.