Salud

11 beneficios de hacer ejercicio de noche

11 beneficios de hacer ejercicio de noche

Si quieres saber si es bueno hacer deporte de noche, te contamos todos las ventajas para tu mente y para tu cuerpo que implica decantarte por esta modalidad de actividad física, que puedes adaptar a tu ritmo profesional y vital.

Debido al vertiginoso ritmo de vida actual, a tus proyectos de trabajo o a la conciliación entre tu vida personal y familiar es posible que tu horario ideal para hacer deporte sea el nocturno, una franja del día que tiene muchos detractores pero que puede aportar infinitas ventajas a tu organismo, especialmente si sigues una rutina semanal regular. ¿Has pensado en los beneficios de hacer ejercicio por la noche?

Las mejores webs y apps de yoga en español

Muchas personas prefieren hacer deporte por la mañana debido a que es una franja en la que se sienten más propensas a seguir con perseverancia los ejercicios pautados. Otras tienen insomnio, prefieren ser madrugadoras o su día a día se encamina más hacia el lado diurno. Sin embargo, si rebosas energía por la noche, tu ritmo circadiaco tiende a que no madrugues en exceso o debido a tus preocupaciones y responsabilidades es tu momento ideal del día, repasamos las ventajas de hacer ejercicio nocturno. 

11 ventajas de practicar deporte por la noche

  • No tienes que luchar contra las multitudes: Cuando se trata de deportistas, hay más asiduos del deporte matutino que noctámbulos. Especialmente si acudes al gimnasio, es posible que dispongas de más espacio en la hora de cierre para hacer tu circuito preferido, utilizar tus máquinas favoritas o relajarte en el spa o en la sauna antes de volver a tus aposentos ¿Deseas utilizar las máquinas de cardio durante más de 30 minutos o tal vez probar algunos de los equipos de entrenamiento personal? Por la noche podrás practicar deporte a tu aire y de un modo más libre y flexible que cuando todo está hasta los topes.
  • Licencia para más dosis de diversión: Pon hip-hop a todo volumen, vístete de forma estrafalaria, apúntate a clases de salsa, twerking, acroyoga o a carreras populares nocturnas. Recuerda que estarás más tentado a salir de fiesta un viernes por la noche que un lunes por la mañana, y aprovecha esa energía en tu beneficio para practicar deporte.
  • Tienes más energía: Si sigues una alimentación correcta durante la jornada, se trata del mejor momento para brindar a tus músculos la energía acumulada. Como señalan diversos estudios, cuando entrenas por la mañana tus reservas de glucógeno están más vacías debido a que no has comido en las últimas horas. Aunque esta práctica incentiva la quema de grasas, propicia el catabolismo muscular o destrucción del músculo porque el organismo emplea la proteína del músculo para alimentarse, favoreciendo la fatiga.
  • Dormirás mejor: Es recomendar que pasen unos 60 minutos entre el final del ejercicios y la hora de dormir con el propósito de que tu organismo se relaje y la adrenalina segregada se esfume progresivamente. Si el entrenamiento ha sido muy intenso, permite que pasen 2 horas por lo menos. El cansancio y el ritmo circadiano te proporcionarán un descanso reparador.
  • Mejor concentración: A última hora, existe menos ruido ambiental y por tanto, menor posibilidad de distracciones y alteraciones sensoriales, lo cual favorecerá tu concentración y tu motivación para poner tus músculos a trabajar.
  • Menos lesiones: Cuando practicas deporte a primera hora del día, tu musculatura todavía no han entrado en calor tras la fase de reposo. Sin embargo,esto no sucede por la noche, cuando tu cuerpo está más dispuesto y flexible, reduciendo la posibilidad de sufrir lesiones musculares que se dan más en frío.
  • Aumento de la masa muscular: A última hora del día, tus depósitos de glucógeno están llenos, por lo que los músculos asimilan mejor la carga. Los expertos señalan que el cuerpo asimila mejor el ejercicio aeróbico como correr, nadar o andar en bicicleta al mediodía y el ejercicio anaeróbico en horario vespertino.
  • Puedes experimentar la libertad de las carreras nocturnas: Los noctámbulos pueden disfrutar al máximo del ejercicio al aire libre. ¿Alguna vez has corrido en la oscuridad en una cálida noche de verano? Con la llegada de las altas temperaturas, el momento idóneo para practicar deporte llega con la caída del sol.
  • Vida social asociada al deporte: Los que hacen ejercicio por la mañana no son un grupo hablador, comprensiblemente. Se apresuran a encajar en una sesión de sudor antes de clase o en una reunión temprana. Sin embargo, las personas que hacen ejercicio por la noche a menudo hacen del gimnasio su único plan vespertino, por lo que tienen más tiempo para ser sociables o entablar nuevas amistades que se prolonguen más allá de la clase de corssfit o de la sesión de yoga.
  • Puedes limpiar las frustraciones de un día difícil: Puede que tengas un jefe dictatorial, un amigo con el que has discutido o hayas sufrido un problema en la oficina, un atasco en la carretera o una pelea con tu pareja. Hacer ejercicio de noche puede ayudarte a lidiar con toda la ira acumulada durante el día de un modo positivo, para poder irte a cama en paz y con gratitud.
  • Combatirás el estrés: A última hora tendrás la ocasión de aliviar la ansiedad, olvidarte de tus problemas y liberar endorfinas, combatiendo la aparición de estrés antes de dormir y dándole un respiro a tus agobios al poner la mente en blanco gracias a la práctica de ejercicio físico.

Fuente | Greatist

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.