Salud

10 poderosos hábitos de las personas más saludables y productivas

10 hábitos propios de las personas sanas y productivas

Ser más productivo y eficaz en tus proyectos profesionales gracias a tus hábitos diarios no obedece a ninguna fórmula mágica, sino a una serie de directrices y pautas cuidadas con perseverancia, fuerza de voluntad y personalización.

No será la primera vez que escuches que los seres humanos somos animales de costumbres. Ni complejidad, ni suerte ni magia: la eficacia, la productividad y la felicidad también dependen de la rutina que adoptemos, los mecanismos que pongamos en práctica y los métodos que, a base de ensayo y error, seleccionemos en aras de ser mejores, alcanzar una mayor motivación y sacar más partido a nuestro tiempo de trabajo.

5 errores que no debes cometer al planificar tu menú semanal

Tanto a la hora de controlar tu economía doméstica como de aprender a ser una persona más disciplinada y constante, descansar mejor para un óptimo rendimiento, tocar el éxito, gestionar mejor el liderazgo empresarial o ganarte el respeto de tu jefe, el hábito -y su reiteración y perfeccionamiento- son la llave del triunfo, la mejor vía para escapar de la frustración y el fracaso. Si quieres maximizar tu salud y mejorar tu productividad, anota los diez siguientes hábitos.

10 claves para ser más productivo (y sano)

  • Familiarízate con tu por qué: Todo proceso de construcción de un negocio, emprendimiento artístico, redacción de una novela o incluso un viaje empieza por una razón. Por tanto, bucea para hallar los motivos por los que quieres llevar a cabo un reto o proyecto. Estas causas serán el primer impulso y gasolina para ponerte en marcha.
  • ¡Prográmate!: Aunque si lo consideras apropiado puedes apostar por darte cierto margen de flexibilidad, delimitar ciertos horarios y marcarte una jornada diaria, sobre todo si eres freelance o autónomo es clave para triunfar. Dentro de tu horario, puedes emplear aplicaciones específicas de gestión de tareas y trabajo colaborativo, utilizar diversas técnicas como la Pomodoro o establecer prioridades en tu propia lista escrita a mano o a través de herramientas como Evernote, Todoist o Trello.
  • Piensa en grande, pero dividiendo tus metas en pequeños pasos: Si solo te marcas un gran objetivo sin timelines intermedios o sub-objetivos podrás sentirte abrumado o contemplar tu propósito como inalcanzable. Para hacer la rutina más manejable, planifica pequeñas acciones en pos de lograr tu objetivo final, ya sea este acabar un guión, aprobar una oposición o dejar de fumar.
  • La rutina diaria es la clave: Son mucho más importantes tus acciones constantes y reiteradas que aquellas esporádicas, ya que de nada vale darte un atracón de una tarde y estar tres días sin coger un libro. La rutina diaria infunde disciplina y perseverancia y dota a tu jornada de una estructura marcada. No te olvides de comenzar con adecuados hábitos matutinos para llenarte de energía.
  • El descanso es esencial: Hay que saber gestionar un mundo cada vez más frenético y agobiante y respetar, como si de una ley se tratase, el descanso necesario, tanto los de pequeña duración durante tu jornada laboral -especialmente si trabajas muchas horas frente al ordenador y puedes caer en malas posturas– como el tiempo suficiente de sueño para reponerte y ser productivo al día siguiente. Ah, y no olvides respetar tu descanso durante el fin de semana y las vacaciones, sin caer en el fenómeno del workaholic o del temido blurring.

5 originales técnicas para mejorar tu productividad diaria

  • No dejes para mañana… Es mejor una acción imperfecta corregida a posteriori que la eterna dilación de las tareas pendientes. Di adiós a la procrastinación y dótate de las estructuras, el espacio y la tecnología necesaria para ser más productivo. Todo cuenta, desde la iluminación, el color y la temperatura de tu espacio de trabajo a la decisión de optar por adaptar tu casa, mudarte a una oficina compartida o apostar por un coworking.
  • Compromiso a largo plazo: Vivimos en la cultura-mosaico de la información a fogonazos, de la ficción en píldoras y de la inmediatez, sin embargo, para alcanzar la productividad y el éxito, debes ser consciente de que para alcanzar resultados necesitarás paciencia y experiementación, un potente compromiso y mucha fe en ti mismo. 
  • Cuida tu entorno: Un ambiente negativo de trabajo, una mentorización inadecuada o una vida personal desorganizada pueden ser lastres que bloqueen tu creatividad o frenen el buen cauce de tu trabajo. Detecta aquellos factores que propician tu crecimiento personal, así como los principales obstáculos. También es importante buscar recursos de inspiración y paradigmas de éxito.
  • Modifica tus hábitos de consumo: Si quieres cambiar tu negocio, tu vida y tu salud física, es más que probable que te toque modificar ciertos hábitos, tanto de práctica de deporte, como de consumo responsable o alimentación sana. Puedes optar por alternativas complementarias como el yoga o la meditación.
  • Las comparaciones son odiosas: En este mundo hiperconectado es todavía más fácil y accesible compararse con el resto, sentirse diminuto o abrumado con tus competidores y rendirte al sentimiento de impotencia o inferioridad. ¡Error! Busca ejemplos a los que admirar, detecta ideas frescas y creativas a tu alrededor, estudia a la competencia, analiza el mercado e inspírate, pero siempre siendo consciente de tu valor y del camio que ya has recorrido.

Vía | Inc

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.