Salud

Qué es una rutina de despertar saludable y cómo ponerla en práctica

Qué es una rutina de despertar saludable y cómo ponerla en práctica

¿Te despiertas cansado, angustiado y sin energías? Para ponerte las pilas y afrontar los retos del día, te proponemos estas pequeñas píldoras en forma de consejos para recuperar la concentración y la motivación matutinas y prolongarlas durante toda la jornada.

Cansancio acumulado, sueño, fatiga, falta de apetito o sensación de estrés, ansiedad y baja productividad son algunos de los problemas con los que muchas personas se topan nada más poner un pie fuera de la cama. Los motivos pueden ser muchos: pocas horas de sueño, una alimentación deficiente, un estilo de vida perjudicial para su salud o demasiada carga laboral y de responsabilidades, que repercute tanto a nivel mental y anímico como físico.

La meditación mejora tu plasticidad cerebral (en tan solo 3 meses)

Dormir bien es fundamental para evitar problemas de toda índole como la obesidad, la hipertensión, la diabetes, los problemas cardiovasculares o la depresión. Pero además, es fundamental que, al igual que puedes cerrar el día con determinadas pautas, generes tu propia rutina de despertar saludable que favorezca tu salud física y emocional.

Esta se trata de la serie de medidas que impulsas desde que sales de la cama y que repites a diario con el fin de generar beneficios a tu mente y a tu cuerpo. A medida que incorpores estos nuevos hábitos en tu vida, mejorarás tu ritmo y calidad de sueño y sentirás más energía por las mañanas.

10 consejos para una rutina de despertar saludable

  • Acuéstate y levántate a la misma hora: Obedece a tus ritmos circadianos, aquellos que controlan tu reloj biológico. Recuerda no exponerte a la luz de las pantallas para no desvelarte. Y si puedes despertarte a la salida del sol, mucho mejor.
  • Sonidos suaves para un despertar gradual: Los sonidos discordantes como alarma generan estrés en tu cuerpo, por lo que si no puedes despertarte de forma natural utiliza un despertador especial o sonidos como el de las campanas tibetanas.
  • 30 minutos para tu bienestar: Quédate en cama o en la habitación media hora haciendo una actividad que te guste: Antes de desayunar o de asearte, opta por escuchar música suave, hacer estiramientos, practicar yoga, dedicar un rato a la meditación o leer un libro inspirador. Así, mejorarás tu salud suprarrenal y te mantendrás más concentrado a lo largo del día. 
  • Hidratación fundamental: Bebe al menos la mitad de tu consumo de agua por las mañanas. Al despertarte, beber un vaso de agua con limón estimula la accion peristaltica en tu tracto digestivo.
  • Desayuno equilibrado para recargar tu energía: Tu cerebro te agradecerá que incluyas en él nutrientes como las grasas saludables Omega-3, la fibra, calcio, proteínas o antioxidantes. Si estás falto de ideas, prueba con este propuesto por una doctora de Harvard.
  • Desconecta de la tecnología: Estar enganchado al móvil desde el primer minuto de la mañana no es en absoluto saludable, por lo que intenta apartarlo hasta que comience tu rutina laboral. Aprovecha el desayuno para hojear el periódico, charlar con tus seres queridos o relajarte. ¡La bandeja de entrada de tu correo electrónico puede esperar!
  • Practica el mindfulness durante toda la mañana: Esta práctica, conocida como la atención plena o consciente, te ayuda a combatir el estrés, despertar la creatividad y la originalidad, madurar tus emociones y cultivar la compasíón y la empatía. Aprende a desarrollarla con las siguientes claves.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.