Pymes

Value-on, el CFO de las pymes

value-on
Escrito por Esther Macías

Muchas pymes no pueden dedicar los recursos necesarios para tener una buena dirección financiera pero ¿y si la externalizaran? Value-on es la respuesta.

Disponer de una buena dirección financiera no es fácil, al menos para las pymes. Los recursos económicos con los que cuentan este tipo de empresas no son precisamente abundantes y sin ellos encontrar al director financiero (CFO, por sus siglas en inglés) perfecto, que sea un auténtico generador de valor y no un mero contable como suele ocurrir muchas veces, es una tarea compleja. ¿Y si pudieran subcontratar los servicios de un CFO a una tercera empresa? Ésta es la pregunta que se realizó hace un tiempo Sergio Sánchez y que trata de responder a través de Value-on, una empresa que ofrece los mismos servicios que haría una dirección financiera al uso, o incluso más, pero vayamos por partes.

Origen del proyecto

Después de 17 años trabajando en banca de inversión en diferentes entidades financieras, Sánchez tomó una decisión, según explica a TICbeat: crear su propio proyecto para aplicar toda su experiencia al ámbito de las pymes que, explica, “no tienen un acceso tan fácil a un asesoramiento económico-financiero especializado en crear valor a las compañías”.

Así es como nació, hace tres años, SSV Corporate, una compañía creada por el propio Sánchez dirigida a ayudar a las empresas a hacer operaciones puntuales de corporate finance y de la que ha emergido el pasado mes de enero la spin-off Value-on. “Después de tres años trabajando en SSV Corporate vimos la necesidad que tenían las pymes de una dirección financiera de calidad, transparente, continua y con el único objetivo de crear valor a la empresa. Entonces fundamos Value-on para prestar dichos servicios”, asevera Sánchez.

Público objetivo

Los servicios de Value-on se dirigen a empresas con más de 12 meses de actividad –“queremos asegurarnos de que sean proyectos solventes y con continuidad”, explica Sánchez– pero también a inversores, ya que ofrecen la posibilidad de gestionar sus participadas y de ayudarles a buscar oportunidades de inversión y desinversión. “Somos el CFO externo de las empresas”, como lo define su propio fundador.

En la actualidad, en sus poco más de dos meses de vida, Value-on cuenta con 10 clientes –cinco con un contrato mensual y otros cinco para acciones puntuales– y aspira a llegar al menos a los 20 este ejercicio. “Nos dirigimos a pymes de cualquier sector, de hecho, son clientes nuestros desde una fábrica de zumos hasta una empresa de virtualización, otra de comercio electrónico, pasando por una compañía de servicios tecnológicos y de servicios de recuperación de datos”, detalla Sánchez.

Aunque, fundamentalmente, indica, los clientes objetivo a los que dirige sus servicios Value-on son dos tipos de empresas: “De menos de 500.000 euros pero con una perspectiva de crecimiento y con un modelo de negocio muy testado, y de más de 500.000 euros que, de hecho, conforman el 75% de nuestros clientes en la actualidad”, afirma Sánchez.

Sergio Sánchez, CEO de Value-on.

Coste del servicio

Los servicios de Value-On están distribuidos en dos tipos de ofertas. Una, que incluye aspectos como el control de márgenes presupuestarios, del cashflow, la realización del balance, el asesoramiento financiero y la elaboración también de tareas de gestoría como la presentación de impuestos, documentación mercantil, gestión de nóminas hasta cinco empleados… Este paquete tiene un coste de 900 euros al mes (sin incluir el IVA) para las empresas de menos de 500.000 euros de facturación y de 1.400 euros para aquellas por encima de 500.000 euros.

La segunda oferta por su parte, además de incluir las prestaciones que incorpora el primer paquete, aglutina otros servicios como la gestión de la facturación, el envío de facturas, el control de cobros y pagos –“que no la gestión del cobro”, matiza Sánchez–, la visualización de las cuentas bancarias… “Con esta segunda oferta se podría decir que, además de subcontratar los servicios de un director financiero las empresas están subcontratando también los de un director de administración, con lo que se ahorrarían dos puestos”, indica Sánchez.

Las mayores bondades de Value-on radican, por tanto, en el ahorro de costes que conlleva para los clientes potenciales. “Normalmente para las pymes es más costoso tener un equipo financiero de calidad que contratar a Value-on”, asevera el CEO, que añade también otras ventajas como el “valor económico-financiero, la experiencia que aporta nuestro equipo en negociación y ejecución de diferentes estrategias empresariales, el ahorro de tiempo para que el empresario se centre en su core business, la obtención de financiación y las mejores alternativas del mercado para cada caso y una eficiencia y rentabilidad empresarial”.

Una vuelta de tuerca a la tradicional gestoría

Algunos de los servicios que oferta Value-on ya los ofrecen en la actualidad las gestorías pero, destaca Sánchez, “no podemos decir que éstas sean competencia nuestra porque Value-on va mucho más allá y aporta mucho más valor”.

El CEO asevera, de hecho, que la suya es la “la primera empresa en España que da un servicio integral a las pymes para poder externalizar el departamento financiero”. Sí reconoce no obstante que su iniciativa no es nueva. La aceleradora Plug & Play, nacida en el seno de Silicon Valley y que tiene presencia en España en Valencia, nació precisamente ligada a este negocio, “aunque ahora está mucho más volcada en el mercado de aceleradora de startups”, matiza Sánchez.

El fundador de Value-on reconoce, por otro lado, que la crisis está ayudando a que su negocio vaya avanzando. “El problema, por otro lado –añade– es que en España no hay mentalidad de subcontratar, aunque cada vez más empresas se dan cuenta de las ventajas que tiene esta actividad”. Unas bondades que, indica el portavoz, “los clientes verán sobre todo a medio/largo plazo que es cuando se pone de manifiesto el valor de la gestión”.

 

 

 

 

Sobre el autor de este artículo

Esther Macías

Periodista especializada en tecnología, innovación, economía digital y emprendimiento. Tras un largo paso por iWorld y ComputerWorld, desde 2013 estoy inmersa en la prodigiosa aventura de TICbeat como jefa de redacción.