Pymes

Por qué un ERP es cosa de pymes

Escrito por Arantxa Herranz

Explicamos cuáles son las razones por las que las pequeñas y medianas empresas deberían apostar por estas soluciones tecnológicas.

Las soluciones de gestión empresarial siguen siendo algo poco frecuente en las empresas españolas. De hecho, según datos de CEPREDE de 2011, sólo el 16,2% de las empresas españolas utilizan un ERP, un tipo de aplicación cuyo uso es más frecuente cuanto mayor es el número de empleados que posea la corporación.

Sin embargo, lo cierto es que el ERP es una herramienta que puede ser muy útil para cualquier empresa, puesto que, tal y como explica Rafael San Román, socio-director de la firma de servicios de tecnologías de la información Stratesys, un ERP  “facilita toda la información de la compañía en único modelo de datos, totalmente normalizado, al que luego se puede acceder de mil maneras distintas”. Dicho de otra forma, este tipo de soluciones tecnológicas permiten que cualquier empresa pueda disponer (y utilizar) de unos procesos y procedimientos normalizados que, además, estén automatizados, lo que le posibilita ganar en eficiencia y competitividad.

No en vano, un ERP “produce un aumento inmediato en la productividad de la organización, especialmente en las pymes, donde  siguen realizándose muchas tareas de forma manual y repetida”, según este experto.

Luchando contra los elementos

Sin embargo, lo cierto es que el ERP siempre se ha enfrentado a unas duras barreras a la hora de su implantación en la pequeña y mediana empresa. De ello saben mucho en Stratesys, que es además especialista en SAP, el jugador de aplicaciones de gestión corporativas por excelencia, y por tanto se ha enfrentado a muchas implantaciones y diversas situaciones a la hora de abordar un proyecto de estas características. Según la experiencia de Stratesys, muchas pymes  consideran que el producto no es para ellas, llegando a calificarlo como “grande, caro, complejo” y sin llegar a ver el “valor que aporta en la organización”. Esto está relacionado con el hecho de que las pymes suelen primar sus inversiones de bienes “tangibles” frente a otras de otro tipo como los sistemas de gestión.

Según Rafael San Román, las pymes “aún siguen viendo al departamento de TI como un coste y no como una oportunidad/beneficio”. Por eso es clave ponerse en el papel de la empresa a la hora de abordar un proyecto de ERP, sobre todo desde el punto de vista del negocio, aunque sin olvidar otros puntos como el presupuesto y los recursos disponibles.

Principales ventajas

Las ventajas de apostar por un ERP en una pyme son muchas y variadas. Según las valoraciones del socio-director de Stratesys, hablamos de “procesos normalizados, procedimientos optimizados, única fuente de información, mayor productividad en la organización, facilitar la toma de decisiones con información en tiempo real, posibilidad de realizar simulaciones y escenarios de negocio para minimizar riesgos, rapidez de respuesta, gestión óptima de tesorería, posicionamiento rápido en el mercado (con nuevos productos o estrategias), la posibilidad de crecimiento y de internacionalización de una forma sencilla…”.

 

foto cc Tomás Fano

Sobre el autor de este artículo

Arantxa Herranz

Arantxa Herranz, periodista especializada en el ámbito de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), es una apasionada por Internet, las redes sociales y sus posibilidades. Con más de quince años de experiencia en este sector, Herranz ha sido en los últimos seis años redactora jefe de PC World en España.