Pymes

La llamada del BYOD

10 tendencias móviles para 2014: wearables, HTML5, EMM, LTE y mucho más
Escrito por Autor Invitado

Lejos de ser una moda pasajera, el BYOD ha llegado para quedarse. Estas siglas que hasta hace poco eran sólo descifrables por unos pocos, son hoy una realidad consolidada en el entorno empresarial.

Lejos de ser una moda pasajera, el BYOD (Bring Your Own Device o “trae tu propio dispositivo”) ha llegado para quedarse. Estas siglas que hasta hace poco eran sólo descifrables por unos pocos, son hoy una realidad consolidada en el entorno empresarial. Ciertamente, el BYOD (es decir, la política empresarial donde los empleados llevan sus propios dispositivos a su lugar de trabajo para acceder a recursos de su compañía) todavía debe vencer algunas reticencias de una parte del tejido empresarial, pero la tendencia al alza es clara y numerosos estudios dan fe de este auge. Según un informe publicado por la prestigiosa firma de investigación y consultoría Frost & Sullivan, un 70% de las compañías estadounidenses habrá adoptado el BYOD en 2014 y, además, según las estimaciones de Juniper Research, el número de dispositivos BYOD rebasará los 1.000 millones de unidades en 2018. En España, el BYOD acaba de recibir un nuevo espaldarazo que propiciará todavía más su desarrollo gracias a la luz verde de Hacienda para que empresas y trabajadores desgraven por el uso laboral de los móviles.

Importantes ventajas

Los motivos que explican el fenómeno BYOD son claros. Las empresas han constatado las ventajas que supone para su organización la aplicación y generalización del BYOD en su plantilla, ventajas que no perciben únicamente las compañías, sino también los trabajadores.

Uno de los principales puntos fuertes del BYOD es el ahorro de costes. Según datos de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CMT), el coste medio de una línea profesional tradicional para una pyme española es de 28,7 euros al mes, una cifra que se recorta hasta un 50% a través del BYOD, ya que únicamente se paga por las llamadas realizadas. Además, la empresa también se ve liberada de soportar costes de gestión de mantenimiento de líneas, así como de la supervisión de la flota de terminales.

La ventaja económica es un factor decisivo en la generalización del BYOD en el ámbito empresarial, pero otros argumentos avalan su idoneidad de cara a las pymes. Este sistema aporta como valor añadido la posibilidad de conocer los patrones de consumo telefónico de cada uno de los empleados. Con la aplicación del BYOD, las pymes sabrán de antemano el importe mensual que cada trabajador destinará a llamadas móviles y tendrán la posibilidad, además, de disponer de estadísticas de eficacia del uso del terminal vinculada a las actividades profesionales de cada empleado. De hecho, otra de las claves del BYOD es la personalización,  ya que el sistema es moldeable y puede hacerse a medida de las necesidades personales y laborales de cada trabajador. Las empresas, por lo tanto, deben facilitar la convivencia de ambas líneas telefónicas en un único terminal, personalizando cada detalle de las llamadas y servicios que ofrecen a cada uno de sus profesionales.

El trabajador, por su parte, también gana con el cambio, ya que podrá prescindir de manejar dos móviles (o más) a la vez y tendrá la opción de elegir el dispositivo móvil con el que se sienta más cómodo trabajando. Las posibilidades van desde aplicar a cada perfil de empleado diferentes tarifas según su horario o ámbito geográfico de trabajo, a limitar  los minutos disponibles para llamadas en periodos vacacionales.

La seguridad, ¿un freno?

El mayor recelo que por ahora despierta el BYOD entre las empresas es la seguridad. Para vencer este escollo, la aplicación móvil no debe invadir el aspecto personal del dispositivo y a la inversa; no puede permitir que la información se transfiera libremente. Con el objetivo de aumentar la seguridad, prevenir la pérdida accidental de datos y garantizar la seguridad, es esencial que las organizaciones ofrezcan a los usuarios soluciones que mantengan separadas las parcelas personal y profesional.

Lo que va a traer BYOD en un futuro a corto plazo es el factor de aprender a optimizar lo que ya existe y de esta manera evitar duplicidades. Y esto se ha de extrapolar no sólo en la eliminación del ‘móvil de empresa’ sino también en el uso de portátiles y tabletas. Compartiendo el coste o adquisición de estos dispositivos se producirá un gran ahorro y se trabajará con las herramientas más potentes y versátiles.

 El autor de este artículo es Manuel Garriga, fundador y CEO de Call2World.

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado