Pymes

Evita que el uso de dispositivos personales para el trabajo arruine tu negocio

Escrito por Arantxa Herranz

El uso inadecuado de los smartphones personales como herramientas de trabajo puede poner en peligro la viabilidad de cualquier empresa.

Las empresas cada vez permiten más que sus empleados utilicen sus propios dispositivos personales, especialmente los smartphones, para tareas meramente laborales. Es lo que se conoce como BYOD (Bring Your Own Device, trae tu propio dispositivo). Sin embargo, estas prácticas no están exentas de cierto riesgo, por lo que es conveniente tener una serie de políticas de seguridad que eviten sustos para el negocio.

La utilización de herramientas de la empresa para uso personal y viceversa no es nueva, aunque el escenario de la movilidad y la omnipresencia de los móviles, especialmente los inteligentes, ha elevado estas prácticas hacia algo mucho más común, permitido y, por qué no, problemático, especialmente desde el punto de vista de la seguridad.

De hecho, hasta la irrupción de estos dispositivos tecnológicos los responsables de cualquier empresa podían tener muy bien delimitado el perímetro de seguridad: antivirus en todos los puestos, cortafuegos, intranet, cifrado de comunicaciones, redes privadas virtuales… Unas fronteras de seguridad que se diluyen en el momento en el que el usuario opta por utilizar su smartphone personal para un uso profesional.

El hecho de que este tipo de dispositivo esté siempre conectado a Internet y que se emplee tanto para consultar el balance de resultados de la empresa como para mantener conversaciones personales, así como el envío y recepción de archivos (tanto de carácter personal como laboral) no hace sino incrementar los riesgos de fuga de datos (bien de manera intencionada, bien de manera fortuita). No es menos cierto que, además, la mayoría de los smartphones carecen de sistemas de seguridad (como los tradicionales antivirus de los ordenadores personales), pese a que Android es tanto el sistema operativo móvil con más penetración y el que mayor índice de aplicaciones peligrosas sufre.

Quizá por todo ello las empresas y sus responsables empiezan a ser cada vez más conscientes de la necesidad de volver a imponer determinadas medidas de seguridad. Sin embargo, la consultora Gartner advierte de que la gente más joven es más proclive a utilizar herramientas de protección gratuitas (mientras que, cuanta más edad tiene el usuario, más preocupación muestra por los temas de seguridad y más tendente a pagar por soluciones en la materia). Por ello, no descarta que sean los propios proveedores de acceso a Internet o los fabricantes de los dispositivos los que ofrezcan las soluciones de seguridad ya preinstaladas en este nuevo tipo de dispositivo, con el fin de garantizar que no hay ningún problema ni incompatibilidad en utilizarlo tanto desde el punto de vista personal como desde el ámbito profesional.

 

Sobre el autor de este artículo

Arantxa Herranz

Arantxa Herranz, periodista especializada en el ámbito de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), es una apasionada por Internet, las redes sociales y sus posibilidades. Con más de quince años de experiencia en este sector, Herranz ha sido en los últimos seis años redactora jefe de PC World en España.