Pymes

Cómo marcar objetivos en la estrategia de operaciones de una empresa

diana
Escrito por Autor Invitado

¿De qué depende el éxito o fracaso de una empresa? De varios factores, donde los números a final de mes sean los más relevantes pero no los únicos. Todo ello debe incorporarse dentro de un contexto medible, comparable y cuantificable: objetivos.

¿De qué depende el éxito o fracaso de una empresa? De varios factores, donde los números a final de mes sean los más relevantes pero no los únicos. Todo ello debe incorporarse dentro de un contexto medible, comparable y cuantificable: objetivos.

Los objetivos de una estrategia de operaciones o de cualquier otro proceso empresarial no tienen por qué abordar exclusivamente el terreno de lo monetario. Todo es cuantificable, hasta los aspectos más intangibles de una empresa.

Por ejemplo, en lo referente al servicio al cliente podríamos cuantificar el histórico de reclamaciones y marcar un objetivo porcentual a la baja para los próximos años. Si además dotamos de bonificaciones o pluses a estos nuevos retos, conseguiremos que los empleados se alineen con la estrategia de operaciones y valoren su esfuerzo.

En lo referente a absentismo laboral, podemos analizar la media de bajas por enfermedad o de retrasos a la hora de entrar para hacer rankings o duelos entre diferentes departamentos. Con ello, estaremos fomentando que aquel comportamiento improductivo de los trabajadores se convierta de nuevo en una motivación añadida. Objetivos y motivación laboral son conceptos que se interrelacionan y que, combinados, suponen el binomio ideal para impulsar el negocio.

“Objetivos y motivación laboral suponen el binomio ideal para impulsar el negocio”

 

Ahora bien, el principal error a evitar en lo relacionado con el escalonamiento de objetivos es marcar unos mínimos fuera de contexto y de la lógica del sector. Un objetivo inalcanzable puede tener el efecto contrario al buscado, provocando que los empleados vean en esa cifra un valor desmotivante por una parte y frustrante por otra. Desmotivante en cuanto a que dejará de ser un reto y un escenario futuro posible, y frustrante ya que les hará sentir que no llegan al mínimo que la empresa puede exigir de su trabajo, provocando sentimientos de agobio y estrés a su vez.

Otro de los aspectos primordiales en los objetivos marcados por la estrategia de operaciones es que resulten de algún modo desafiantes y un verdadero reto para el trabajador, equipo o departamento implicados en ellos: un equilibrio.

Las recompensas deben estar alineadas con el grado de dificultad de dichos objetivos. De nada servirá marcar bien los baremos a los que el empleado debe llegar si posteriormente no hay un premio o reconocimiento acorde. Y este error se produce tanto con premios desmesurados como insuficientes. Si la recompensa es mucho mayor al esfuerzo requerido se perderá valor y autosatisfacción por parte del empleado. Mientras que si es insuficiente, generará insatisfacción y enfado en el trabajador por la falta de sensibilidad a la hora de valorar el esfuerzo dedicado y dificultad asociada.

 

“Establecer un equilibrio entre reto y recompensa será otro aspecto a tener muy presente a la hora de definir los objetivos empresariales”

 

En resumen, si la estrategia de operaciones tiene marcada una política de objetivos bien ajustada se convertirá en un motor motivacional en el largo plazo que aumentará el engagement de la fuerza laboral en la empresa y que, además, mejorará los resultados de ésta desde el incremento de la productividad marginal.

 

El autor de este artículo es Roger Llorens, licenciado en Administración y Dirección de empresas por la Universidad Autònoma de Barcelona, completando sus estudios en la Linnaeus University de Suecia. Especializado en Marketing Online desde 2008, ha trabajado como diseñador de proyectos de posicionamiento web (SEO y Marketing de Contenidos), campañas en redes sociales para empresas y pymes (SMO–SMM) y estrategia online corporativa y comunicativa para varias empresas y startups

 

Sobre el autor de este artículo

Autor Invitado