Pymes

Cinco reglas de oro para los nuevos CEO

Escrito por Redacción TICbeat

Detallamos las reglas esenciales para un consejero delegado marcadas por el experto Roger Martin. Cinco directrices que ayudarán a estos ejecutivos a llevar las riendas de la empresa desde el principio.

Un CEO siempre está buscando fórmulas para sacar adelante su empresa y, en ocasiones, también necesita una directrices que le orienten, sobre todo si es nuevo en el terreno de juego: un emprendedor, sin ir más lejos. Según Roger Martin, decano de la Rotman School of Management de la Universidad de Toronto (Canadá) y autor de Playing to Win: How Strategy Really Works, estas son las cinco reglas de oro que cualquier nuevo CEO debería seguir.

1. Aumentar el pastel

El reto más complicado en la administración de una empresa es recortarle los recursos a alguien que está acostumbrado a recibirlos. Por esto mismo, aumentar los ingresos es fundamental para el éxito de un CEO. Si este, con el objetivo de mejorar las perspectivas de la organización, se limita a reasignar los recursos existentes, se desatará seguro una tormenta de protestas y peleas interminables.

Lo que el CEO debe procurar es hacer crecer el pastel antes de repartirlo. Así, centrando su atención en incrementar los ingresos, la capacidad de inversión se incrementará también y los nuevos recursos podrán ser canalizados hacia las prioridades de crecimiento de la empresa sin necesidad de cerrar el grifo en áreas menos prioritarias. Con el tiempo y según aumenten los ingresos estas áreas no prioritarias acabarán siendo en una pieza cada vez más pequeña del rompecabezas, y cuando el éxito de las áreas prioritarias sea una realidad el CEO podrá cerrar las áreas menos importantes sin demasiado alboroto.

2. Seguir el proceso

Cierto es que un CEO puede permitirse no seguir el camino trazado. Por ejemplo, como señala Martin, tiene el poder de despedir a quien quiera. Sin embargo no resulta conveniente que tome este tipo de decisiones dado que es el punto de mira de toda la empresa. Si se salta a su antojo el proceso convenido y toma una decisión arbitraria, sus empleados estarán continuamente preguntándose quién será el próximo objetivo. En ocasiones el CEO tendrá que hacer ejercicios de contención y aguantar algún mal menor solo para no dar la imagen de alguien que sigue sus propias reglas.

3. Consultas siempre que sea posible

El CEO debe consultar siempre que sea posible con su equipo antes de tomar cualquier decisión, aunque el proceso se demore en el tiempo. Esto se debe a que el equipo necesita sentirse y funcionar como un verdadero equipo. Evidentemente, como CEO habrá ocasiones en las que tenga que tomar decisiones unilaterales sin el apoyo de sus trabajadores, decisiones que él solo, desde su posición, sabrá que son las correctas, aunque es aconsejable que estas situaciones se den cada mucho tiempo.

4. Establecer un alto nivel de estrategias

Una vía fácil para cualquier director es evitar la toma explícita de decisiones esenciales para lograr estrategias de calidad. Sin embargo, no podemos permitirnos estrategias mediocres, por lo que es fundamental que un CEO disponga de los responsables más adecuados para decidir estratégicas únicas y consistentes en cada área de competencia. Además, deberá aclararles que él no va a definir dichas estrategias pero que sí colaborará en la labor.

5. Procurar la diversidad

Es muy importante para un CEO dejar claro desde el principio que la empresa es una gran carpa que acoge la diversidad, no un monocultivo con las personas que se asemejan a él. Además, según Roger Martin, es mucho más complicado encontrar personal para un monocultivo y la recompensa, si se encuentra, es que es menos eficaz.

Foto (cc): Roger Braunstein

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.