Pymes

Cifras concretas sobre la repercusión de la economía colaborativa

Economía colaborativa
Escrito por Marcos Merino

Un sector que comenzó como mera curiosidad mueve ya cantidades notables de dinero: Repasemos las cifras que fundamentan el optimismo de sus partidarios.

Hace un par de meses publicábamos un artículo sobre economía colaborativa en el que se aportaba una interesante reflexión:

“En los hogares estadounidenses hay 80 millones de taladros. Nada extraordinario, de no ser porque está comprobado, también, que, durante su vida útil, cada uno de ellos será utilizado una media de… trece minutos. Como se pregunta el analista Jereamiah Owyang, ¿de verdad todos necesitamos nuestro propio taladro?”

El sector de la economía colaborativa surgió cuando alguien se dio cuenta de que se podía aportar valor (y, por tanto, ganar dinero) si se proporcionaba la forma de poner en contacto a la gente que necesitaba un taladro con aquellos que tenían uno y se podían permitir prestarlo durante el 99% del tiempo. Y donde decimos taladro, podemos hablar de asientos libres en el coche, de ropa que no pensamos usar, de habitaciones vacías de nuestras casas, etc.

Si buscáramos una definición, podemos decir que la economía colaborativa es aquella que, en oposición a la “tradicional”, difumina la clara delimitación entre proveedores y consumidores, al reintroducir éstos en el mercado bienes infrautilizados. El éxito de esta reintroducción está, a su vez, supeditada a 3 factores: la necesidad de esos bienes; presencia de una masa crítica de “prosumidores”; y la existencia de unos mecanismos de confianza que posibiliten las transacciones entre particulares.

La cuestión es que este sector de la economía, que comenzó como un mera curiosidad para frikis, sin repercusión ninguna, ha terminado moviendo cantidades ingentes de dinero mientras los analistas hablan de un crecimiento sostenido de su importancia en el PIB mundial durante los próximos años. Esto cobra aún más importancia en el actual contexto de crisis mundial (que, por otra parte, ha servido de incentivo para desarrollar el sector que nos ocupa) y de estancamiento de salarios. ¿Estamos ante una realidad llamada a consolidarse y a activar economías nacionales? Si es así, ¿hay datos sobre la mesa a los que podamos recurrir para fundamentar nuestro optimismo? Demos un repaso:

Algunos datos concretos

  • Cantidad de dinero movida por la economía colaborativa en 2012 en todo el mundo: 370.000 millones de euros.
  • Cantidad de dinero movida por la economía colaborativa en 2012 sólo en el Reino Unido: 27.000 millones de euros.
  • Porcentaje estimado del PIB británico proveniente de la economía colaborativa para 2017: 15%.
  • Dinero recaudado en todo el mundo por el crowdfunding en 2012 según datos de la National Crowdfunding Association: 2.800 millones de dólares.
  • Previsión de recaudación en crowdfunding para 2013 según datos de la National Crowdfunding Association: 5.000 millones de dólares.
  • Ganancias que generó la economía colaborativa a los consumidores en 2013: 3.500 millones de dólares (crecimiento superior al 25% con respecto al año anterior).
  • Crecimiento mensual de Blablacar durante los últimos 3 años: 30-50%
  • Número de europeos que compartían coche con Blablacar a mediados de 2013: casi 3 millones.
  • Número de usuarios que ofrecían/demandaba alojamiento con Airbnb a finales de 2013: más de 4,5 millones.
  • Precio pagado por eBay/Paypal para adquirir Braintree (sistema de pago móvil para servicios colaborativos): 800 millones de dólares.
  • Valoración de Airbnb a día de hoy: 1.849 millones de euros.

 

Fuentes del artículo: Jeremiah Owyang, diario El Mundo y Asoc. Española de Economía Digital.

Imagen: Open class por opensourceway, en Flickr

Sobre el autor de este artículo

Marcos Merino

Marcos Merino es redactor freelance y consultor de marketing 2.0. Autodidacta, con experiencia en medios (prensa escrita y radio), y responsable de comunicación online en organizaciones sin ánimo de lucro.