Novedades Tecnología

WikiLeaks se cambia a Flattr para las microdonaciones

Llenaron las portadas con sus casi 100.000 filtraciones de informes secretos de la guerra de Afganistán, un golpe de popularidad en un momento crítico.  Y es que a pesar del reconocimiento de una gran parte de la población , en WikiLeaks no salen las cuentas.

Aunque goza el reconocimiento de una gran parte de la población mundial, en WikiLeaks no salen las cuentas. Las donaciones a través de PayPal no han sido suficientes para mantener el sitio online e incluso llegó a estar caído durante tres días en el mes de enero. Por eso necesitaban un nuevo sistema y han confiado en otra web hospedada en Suecia, Flattr, que también contribuyó durante el periodo de expansión de The Pirate Bay.

Flattr es una red de microdonaciones con un componente social, con un sistema de funcionamiento semejante al de Menéame. Los usuarios votan las entradas que son de su agrado y a la vez van aportando pequeñas cantidades. Todos los usuarios deben realizar una aportación mensual de un mínimo de dos euros que al final de mes es repartida equitativamente en función de sus votos. Por el momento sólo funciona una beta cerrada.

Sin embargo, se especula con la llegada muy pronto de una beta abierta que expanda el potencial de esta red social de microdonaciones, un momento idóneo gracias a la situación de WikiLeaks tras la revelación de 91.000 informes que demuestran crímenes de guerra cometidos por los soldados de la OTAN en Afganistán.

Ese texto ha sido la primera aparición de la organización en Flattr y el apoyo recibido está siendo superior al recibido por cualquier otro medio, con más de 400 apoyos en unas 20 horas. Suecos y alemanes son los principales pobladores de esta red por el momento. El golpe de efecto esperado con dos movimientos agresivos.

Estados Unidos estrecha el cerco a WikiLeaks

Mientras sus dictaduras aliadas arábigas recortan las libertades de telefonía móvil, en Estados Unidos aumenta la presión contra WikiLeaks por la publicación de más de esos documentos.

Un hacker y experto en privacidad estadounidense recientemente enrolado en la página web de revelación de secretos, Jacob Appelbaum, fue interrogado durante tres horas en el aeropuerto de Newark, en Nueva Jersey, y fue despojado de sus tres teléfonos móviles y, temporalmente, de su portátil. Tras salir de allí llegó a la feria Defcon para presentar su proyecto sobre privacidad y anonimato online, Tor, donde el acoso policial continuó en público.

Durante la conferencia, uno de los asistentes le pidió su número de teléfono y al responder que no podía porque se lo habían quitado, dos agentes del FBI de paisano que se encontraban entre el público le pidieron que se retirase para charlar con ellos. Su negativa fue respaldada por una abogada de la Electronic Frontier Foundation y, tras algunas palabras cruzadas más, el espectáculo terminó.

Teniendo en cuenta el propósito de la Administración Obama de permitir a las agencias de seguridad acceder a la información privada de los correos electrónicos de los usuarios sin autorización judicial, el estado de la privacidad en los Estados Unidos se tambalea, al mismo tiempo que sus socios militares y comerciales muestras su escaso respeto al derecho de los usuarios a mantener su privacidad.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.

  • Los que renuncian a la privacidad en aras de la seguridad no se merecen ni una ni otra.

    Thomas Jefferson