Novedades Social Media

Vuelve Chatroulette con más vídeo

La web de vídeochat que atrae diariamente a un millón de personas vuelve a estar online tras una semana desactivada. Es más sencilla, pero menos intuitiva que antes y con un protagonista: el vídeo. Además, sigue estando mayoritariamente poblada por hombres dispuestos a desnudarse delante de la cámara.

La segunda versión recibe a los usuarios con muy pocos cambios. Su aspecto es aún más sencillo, con más espacio para la imagen y el chat situado en la parte inferior de la pantalla en lugar de en el lateral. Un nuevo estilo que da todo el poder al vídeo sobre el texto. El botón “next” para pasar de usuario ha desaparecido y ha sido sustituido por una gran barra cuya función no está identificada a primera vista.

Una visita rápida permite ver que, desde el punto de vista del contenido, apenas hay cambios. El público sigue siendo mayoritariamente masculino. Hombres adultos y jóvenes total o parcialmente desnudos, varios de ellos masturbándose. En una sucesión de 25 vídeos sólo 7 han correspondido a mujeres, todas de mediana edad.

No hay ni rastro de las opciones añadidas prometidas de localización de los contenidos, Localroulette, ni de los canales temáticos, Channelroulette.

Chatroulette ha conseguido acercar a millones de personas las sensaciones de encontrar se por la red con un extraño cara a cara. Como si de una ruleta rusa se tratase, el azar decide si lo que va aparecer en la pantalla es agradable para el usuario o es la bala del cargador.  Al éxito atronador por la escalada en visitas y su popularidad le siguió una oleada de críticas por el uso masivo de muchos usuarios para enseñar sus genitales, lo que provocó la fuga de los inversores.

Chatroulette V2 busca inversores

Una de las promesas realizadas por el creador de la web de vídeos a los inversores potenciales fue que perseguiría a quienes hiciesen un uso explícitamente sexual del canal. De hecho, ha garantizado que muchos

Uno de los métodos estudiados consistiría en escanear las imágenes en busca de penes para bloquear las IPs que estuviesen haciendo ese uso de la red social. Otra opción a estudio es la de eliminar a aquellos usuarios que fuesen continuamente saltados por los visitantes, si acaso eso fuese un indicador de prácticas sexuales a través del vídeo online.

Tecnológicamente Chatroulette no ofrece nada especial; es un servicio que puede ser imitado fácilmente por cualquier startup. Su éxito está en la facilidad y la gratuidad con la que se ofrece sexo online, más que en la conectividad entre personas como tal. Eliminar este contenido de golpe conllevaría una reducción drástica de las visitas que tampoco garantizaría la presencia previa de inversores.

Sólo una inyección económica de garantías permitiría a su fundador, Andrey Ternovskiy, dar a los usuarios un servicio de videochat con un único objetivo, el social. Mientras tanto, tendrá que seguir tratando de monetizar su idea.

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.