Novedades Tecnología

Rackspace y la NASA unidos por el cloud computing en abierto

Logo OpenStack - ReadWriteWeb-esRackspace y la NASA van a ofrecer su código y su tecnología en abierto para que todo el mundo pueda crear sus propios entornos de cloud computing. La iniciativa, llamada OpenStack, es uno de los esfuerzos más sustanciales por fomentar la interoperabilidad en el cloud computing.

Como parte de la iniciativa, Rackspace donará el código que utiliza para sus archivos y servidores de cloud computing, la base de sus productos de esta tecnología. La NASA aportará la energía que se utiliza para su plataforma de cloud computing Nebula.

Veinticinco empresas se han registrado para apoyar OpenStack. Entre ellas se encuentran Dell y Citrix. Se han comenzado conversaciones con empresas como Microsoft. El objetivo es crear un ecosistema de entornos de cloud computing abierto.

OpenStack contará con varios componentes de infraestructura de cloud computing, incluyendo un almacén de objetos totalmente distribuido basado en Rackspace Cloud Files.

Nebula de la NASA es una de las plataformas de cloud computing más potentes del mundo. Por ejemplo, Nebula procesa las imágenes de una cámara en órbita alrededor de Marte que fotografía el planeta y las envía para su uso en el WorldWide telescope, un proyecto de Microsoft Research. Nebula ha procesado (y ahora aloja) más de 100 terabytes de imágenes en alta resolución, el equivalente a 20.000 DVDs de información.

Este nivel de capacidad de computación hace que Nebula sea viable para cualquier empresa o agencia gubernamental.

Un representante de Rackspace afirmaba que la falta de interoperabilidad está obstaculizando la adopción. Los clientes están preguntando cómo pueden mover los datos de un lugar a otro. Como resultado, los clientes se están viendo obligados a hacer concesiones en cuanto a tecnología y arquitectura.

Estas concesiones no deberían ser un problema. Si todos los proveedores de cloud computing utilizasen la misma tecnología base, los clientes podrían escoger según el valor de los diferentes servicios. Esto crearía un mercado en el que la tecnología base no sería el diferenciador principal.

Todos los proveedores de cloud computing utilizan componentes de código abierto. Lo que los aúna es la necesidad de un sistema operativo de cloud computing.

En el evento OSCON de la semana pasada comenzamos a preguntarnos si el movimiento del código abierto había perdido parte de su empuje o su voluntad de proteger el cloud computing como hizo con la Web abierta.

Había sido una semana dura. La adquisición de Sun Microsystems por parte de Oracle ha resultado ser un duro golpe para OpenSolaris. Además, el futuro de MySQL sigue siendo incierto.

Asimismo, ha habido pocos esfuerzos o ninguno por hacer de la interoperabilidad una prioridad importante.

OpenStack parece un paso en la dirección adecuada.

Original: Alex Williams

Traducción: Marco Fernández

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES