Innovación Novedades Social Media

Un nuevo estándar para interactuar entre diferentes redes sociales

Logo Activity StreamsLos “jardines vallados” ya reciben abundantes críticas debido a lo fácil que resulta enviar contenido tal como mensajes y fotografías de una página Web a otra. Los sitios que no dejan entrar y salir libremente el contenido, cuando eso es lo que quieren los usuarios, compiten contra la potente marea de Internet.

Ahora existe una nueva propuesta de pasar al siguiente nivel y enviar una carga útil de opciones para acciones específicas por tipo de elemento junto con todos los demás contenidos que se envían por Internet. Un conjunto disperso de innovadores de algunas de las mayores redes sociales en Internet han comenzado a debatir una incorporación al formato estándar Activity Streams llamado Action Stream. Esto podría abrir de par en par el mundo de las redes sociales y permitir a los usuarios probar otras redes sociales de la competencia sin perder la posibilidad de interactuar con sus amigos, por ejemplo, en Facebook. 

Fotografia - Adrian ChanHace unos días, el diseñador de software social Adrian Chan ofreció una propuesta para lo que denominó Action Streams (flujos de acción).

Los flujos de acción no sólo compartirían metadatos de actualizaciones de estado/actividad, sino que también permitirían que las actualizaciones funcionasen como acciones. Por ejemplo, una actualización de invitación publicada en Twitter se podría aceptar en Buzz. El concepto de los flujos de acción implicaría tener un ecosistema distribuido y descentralizado de publicaciones con acciones asociadas, ejecutadas por clientes de flujo de terceros y dentro de las redes sociales participantes.

La idea se añadió anoche al wiki de Activity Streams, donde la debatirá la comunidad que está creando el formato Activity Streams. Los tipos de acciones estándar que pueden realizarse con respecto a los elementos de contenido de las mismas categorías en Amazon y Facebook aparecían como ejemplos anteriores. El debate acaba de comenzar, y la interoperabilidad de los datos no es algo que todo el mundo en las grandes redes sociales considere beneficioso a corto plazo. Sin embargo, estas ideas son muy interesantes y cuentan con el apoyo de un número considerable de personas.

Fotografia - Monica KellerEn el debate sobre Activity Streams participan técnicos de empresas como Google, Facebok, Nokia, Yahoo y otros. Chris Messina, que se incorporó a Google en enero, es una de las principales voces, y la creadora de Web semántica Monica Keller, que dejó MySpace por Facebook el mes pasado parece estar participando más activamente incluso que antes en la iniciativa.

Si los flujos de actividad con acciones se pueden poner en práctica de forma efectiva, eso significaría no sólo que podríamos participar en cualquier red social que escogiéramos y seguir leyendo mensajes de otras externas, sino que también podríamos interactuar con los usuarios de esas otras redes. Responder a las invitaciones de eventos de Facebook, etiquetarnos en fotografías, etc., sin visitar Facebook, sino desde cualquier red social que nos haya conquistado por sus funciones o diseño superiores.

Podríamos interactuar con nuestros amigos de Google Buzz desde dentro de Facebook, o desde una red social que aún no exista. Cada vez podrían aparecer más y mejores redes sociales porque la capacidad de ver e interactuar con amigos ya no sería un recurso escaso que atesorasen las redes más grandes.

Si creíamos que las redes sociales son un fenómeno que está cambiando el mundo actualmente, imaginemos cómo sería si las redes sociales interoperables comenzaran a surgir por todas partes. Una cosa es poner el contenido a disposición de los usuarios en un formato estándar, pero conseguir que se puedan transmitir y estandarizar varias acciones básicas haría que las posibilidades de comunicación entre redes fueran mucho más reales y potentes. Esto podría ser el origen de un entorno listo para la innovación y una mejor experiencia para los usuarios cada día.

Original: Marshall Kirkpatrick

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES