Novedades Tecnología

Google prepara un traductor telefónico

Logo GoogleSi nuestros intentos de obtener información sencilla, como horarios de autobuses, o estados de cuenta mediante sistemas de reconocimiento de voz automatizados, sirven de indicación, nos imaginamos que Google tiene mucho trabajo por delante para su último experimento: la traducción hablada a tiempo real.

Según el diario The Times británico, Google está trabajando para desarrollar software para un teléfono móvil que traduciría lo que estamos diciendo al idioma del interlocutor al otro lado de la línea, y viceversa.

Como quizá hayamos notado, Google ya se adentró en el negocio de la traducción con su servicio de traducción de páginas Web. Google Translate actualmente traduce entre 52 idiomas, incluyendo varios con alfabetos totalmente diferentes.

The Times habló con Franz Och, director de los servicios de traducción de Google, que afirmó que este nuevo servicio debería estar en activo y “funcionaría razonablemente bien en unos pocos años”.

“Todo el mundo tiene una voz, un acento y un tono diferente”, dijo Och. “Sin embargo, el reconocimiento debería ser eficaz para teléfonos móviles, porque por naturaleza con una cosa personal del usuario.”

Och se refiere al hecho de que el software tendría la oportunidad de aprender con el tiempo nuestro acento, dialecto y modo de hablar en general, con lo que se volvería más preciso. Sin embargo, sólo podemos imagirnarnos la dificultad de esta tarea, especialmente con idiomas como el mandarín o el cantonés, que se basan en tonalidades. En mandarín, por ejemplo, la palabra “ma” puede tener cuatro significados diferentes dependiendo del tono que se use. Si el hablante usa el primer tono, un tono alto constante, la palabra significa “madre”. Si usa el tercero, un tono que baja y después sube, el significado cambia a “caballo”.

Y ahí no acaba la cosa, como señala The Times, ya que incluir la enorme diversidad de acentos y dialectos es una tarea inmensa. Sin embargo, como pasa con el sistema de traducción basado en Web que ya tiene Google, la herramienta ganaría precisión con el tiempo, al aprender de la experiencia.

Esperemos que una de las primeras cosas que aprenda sea a no llamar caballo a la madre de nuestro nuevo amigo chino.

Original: Mike Melanson

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES