Mobile Novedades

El futuro de la videoconferencia llega de la mano de Apple

Fotografia iPhone 4 - ReadWriteWeb-esLa presentación por parte de Steve Jobs en la apertura de la conferencia de desarrolladores de Apple de ayer estuvo repleta de detalles grandes y pequeños sobre el hardware y el software de la empresa, pero el detalle que podría tener el mayor impacto a largo plazo más allá de la propia Apple fue la presentación de su nuevo sistema de videoconferencia, FaceTime. Jobs dijo sobre el estrado que el sistema estaba basado en un uso intensivo de estándares técnicos abiertos, y que la empresa pretende esforzarse para hacer del propio FaceTime un estándar abierto de la industria.

El vídeo para móvil en directo, interoperable entre diferentes teléfonos y operadores, podría ser el motor de importantes cambios en nuestro modo de experimentar la red y el mundo. Podría ser una de las contribuciones más importantes de Apple al futuro.

La videoconferencia móvil va a llegar y va a ser algo grande

El analista Alfred Poor estime en una investigación publicada hoy de GigaOm Pro que aproximadamente 3,2 millones de consumidores tendrán acceso a videoconferencia móvil en 2010. Poor cree que el número crecerá casi 50 veces en los siguientes cinco años, hasta una cifra estimada de 142 millones de consumidores. “En los primeros años del mercado veremos cifras bastante reducidas, y los usuarios principales serán los early adopters”, escribe, “pero para 2012, el mercado llegará más allá del público de entusiastas hasta el grueso de los usuarios, y veremos unas tasas de adopción similares a las de los SMS y otros formatos de mensajería, tal como pudimos comprobar a mediados de la pasada década”.

“El poder de las comunicaciones en vídeo”, afirma Poor, “radica en la capacidad de los participantes de detectar matices emocionales sutiles durante las conversaciones”.

Sin embargo, la comunicación en vídeo no se basa sólo en experimentar a distancia interacciones tipo cara a cara. Ésta tiene el potencial suficiente como para ofrecer nuevas formas de experiencia cultural.

Como escribían Jake Dunagan y Mike Liebhold en un artículo patrocinado por Skype para el Institute for the Future el otoño pasado:

“A lo largo de la historia hemos visto que cada nuevo medio tiene sus propias posibilidades y limitaciones, y afecta a los individuos y al orden social de formas profundas. La prensa democratizó la comunicación e hizo posible el tener una sociedad civil letrada (y revolucionaria). Las omnipresentes y accesibles aplicaciones de comunicación ahora permiten a más gente unirse a la creciente sinfonía global de conversaciones de texto, voz y vídeo, con la aparición de nuevas y emocionantes culturas y prácticas. Todos tenemos la capacidad de usar dispositivos con vídeo en red para comunicarnos de modos y maneras desconocidos hasta ahora. Como escribía Kevin Kelly, de la revista Wired, estamos presenciando el nacimiento de una nueva cultura alrededor de la comunicación en vídeo: estamos a medio camino de convertirnos en ‘los pueblos de la pantalla’”.

FaceTime en iPhone - ReadWriteWeb-es

Barreras para el futuro

El consumo de vídeo en directo en móvil, así como su creación y su uso en chats y llamadas se han visto retrasados por diversos factores. La potencia de procesamiento de los ordenadores móviles ha sido una gran limitación, y la capacidad del iPhone de hacerlo supone ampliar los límites. Suponemos que esto es uno de los motivos fundamentales por los que el FaceTime incluido en el iPhone 4 sólo puede usarse en el momento de su lanzamiento para llamar a otros iPhone 4. (Tengamos en cuenta, sin embargo, que los teléfonos de Nokia llevan años permitiendo realizar videoconferencia.)

El ancho de banda es otra importante limitación, y Apple la está evitando al limitar las llamadas con FaceTime a las conexiones Wi-Fi. Jobs afirmaba que la función está limitada a Wi-Fi en 2010, pero la empresa está “trabajando con las operadoras móviles para prepararlo todo”. Nótese el uso del plural al referirse a las operadoras.

La demanda de un ancho de banda mayor y más barato, y de modos más eficaces de utilizar el ya disponible, van a ser una de las cuestiones más características del futuro del desarrollo de software, la política tecnológica y la experiencia de usuario.

La interoperabilidad ha sido otro importante desafío. Los usuarios de teléfonos móviles pueden realizar llamadas de voz entre diferentes redes (de AT&T a Sprint, por ejemplo), y los usuarios de correo electrónico pueden enviar mensajes entre diferentes redes, pero para realizar llamadas de vídeo en móviles entre diferentes redes aún es necesario un estándar técnico que se acuerde y se implante a gran escala.

Esto es lo que pretende hacer Apple con el nuevo FaceTime. Este protocolo de nombre desafortunado se podría adoptar entre todos los principales fabricantes de telefonía de manera que los consumidores puedan realizar llamadas de vídeo con la misma facilidad con la que realizamos llamadas de voz actualmente.

¿Adoptarán otras empresas el estándar propuesto por Apple? Si Apple mantiene su dominio en mercados deseables, es posible.

El poder llamar de una red a otra haría explotar el mercado, siempre y cuando las operadoras desarrollen la capacidad necesaria suficientemente rápido. Desgraciadamente, aún no es seguro que todos el mundo vaya a considerar los aumentos en el uso de sus productos como algo bueno. Algunas operadoras probablemente prefieran sacrificar el volumen de uso a cambio de un mayor precio, y si pueden escupirnos en el ojo como parte del trato, mejor aún.

No se puede dar nada por supuesto, pero su Apple puede ayudar a sacar adelante un estándar entre diferentes redes para comunicación en vídeo a tiempo real, ésta podría ser una de las mayores contribuciones de la empresa al mundo.

Original: Marshall Kirkpatrick

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES