Novedades Social Media

El fundador de Second Life lanza una “divisa virtual por reputación”

Logo lovemachineSeis años después de crear Second Life, Philip Rosedale anunció que pensaba concentrarse en un nuevo proyecto. Envueltos en una aureola de misterio, el presidente de Linden y su compañero Ryan Downe comenzaron en octubre a trabajar en Love Machine Inc. Rosedale afirmaba en una entrada en su blog (en inglés) “Sí, estamos trabajando en una versión de la LoveMachine de Linden Lab (y en otras herramientas más)… esperamos poder venderlo a varias empresas y echarles una mano”. ReadWriteWeb ha intentado resolver el misterio de esta “LoveMachine”.

Oficina de LoveMachine en Second LifeLoveMachine es conocido entre los empleados de Linden como método de evaluación entre compañeros. Según un artículo de 2006 en el Second Life Herald (en inglés),  éste solía usarse como herramienta de incentivo por puntos entre empleados. Los empleados de Linden daban y recibían “amor” por un trabajo bien hecho. Si un empleado tenía una buena acogida entre sus compañeros, acumulaba puntos de “amor”, canjeables por una bonificación en metálico a fin de mes. Parece ser que LoveMachine, como sucede con sistemas de divisa virtual como Whuffie Bank, podría convertirse en un sistema de “divisa de reputación” para empresas.

Intrigados, decidimos visitar la oficina virtual de LoveMachine para obtener más información. A juzgar por la lujosa ubicación junto al mar y la ausencia de distracciones externas, la economía a la baja del mundo real no ha afectado al pacífico “metauniverso” de Second Life. Mientras que las startups de San Francisco reducen su plantilla desde sus lofts en SoMa, Rosedale y Downe se han creado un paraíso tropical. También han dejado abierta su sala de juntas para que posibles empleados puedan ver la lista de tareas de la empresa. Éstos pueden escoger entre cobrar en dólares americanos o de Linden, y deben realizar un proyecto inicial antes de poder ser contratados a largo plazo. Entre los proyectos al alcance de los posibles empleados sabemos que hay una aplicación de iPhone y una base de datos. En este punto inicial, hay otras tareas como, por ejemplo, montar un servidor, imprimir 50 paquetes de tarjetas y llevar un burrito a Ryan Downe. Por el bien de la empresa, esperamos que esta última tarea sea de menor prioridad.

Teniendo en cuenta el éxito de Rosedale en Linden, será interesante ver si este arriesgado emprendedor consigue infiltrarse en el mundo de la gerencia media y monetizar los programas de incentivos de las empresas. Aunque Second Life se ha convertido en una gran ayuda para los entornos de aprendizaje virtuales, aún no se ha establecido firmemente en las salas de juntas. Dependiendo de la barrera técnica para el usuario, es posible que Rosedale atraiga a más público con esta última propuesta.

Pantalla de Second Life

Sobre el autor de este artículo

admin

Administrador Ticbeat- Pruebas y desarrollo
www.ticbeat.com