Diaspora, el anti Facebook, arranca el 15 de septiembre

La alternativa a Facebook con más apoyo dentro de la industria, el proyecto Diaspora, ya tiene fecha de arranque. El 15 de septiembre abre la red social de código abierto y descentralizada que quiere recuperar la confianza de los usuarios más preocupados por la privacidad.

Durante el pasado mes de mayo, en plena avalancha de críticas a Facebook por el cambio en la política de privacidad, cuatro estudiantes de la Universidad de Nueva York decidieron sacar adelante su propia red social guiada por los principios opuestos a lo que representa Facebook.

Buscando 10.000$ para financiarse se encontraron con una avalancha de apoyos y un presupuesto de 200.000$ proveniente de destacados líderes de la industria, incluido el propio Mark Zuckerberg. Ahora, tres meses más tarde, están preparados para el lanzamiento de Diaspora.

Por el momento no será algo complejo. El desarrollo se ha centrado en la interfaz de usuario, especialmente en la creación de un método intuitivo para que el usuario sepa y elija lo que está compartiendo y con quién lo está compartiendo. Es decir, están buscando la satisfacción de sus potenciales usuarios descontentos con el trato de sus datos que se hace en otras redes sociales.

Este esfuerzo ha impedido al equipo programar muchas otras funciones técnicas, como los plug-ins o algunas APIs. La razón es que Diaspora no es un proyecto empresarial con fecha de salida, sino un trabajo de verano de cuatro estudiantes que ha crecido sin parar. De hecho, dos de ellos han tenido que volver a la universidad para el nuevo curso. Así que habrá que esperar para ver el trabajo completado, ya que ellos mismos se lo están planteando como un proyecto a largo plazo.

Diaspora: una red social tan distribuida y abierta como Internet en sí.

Distribuida, porque se organiza de forma no centralizada. Se organiza como una red formada por los ordenadores de los usuarios conectados entre sí o semillas. Se elimina el concepto de servidor central. Cómo se ejerce de semilla y cómo se configura cada máquina es una labor que deben facilitar a los usuarios menos avanzados. Y abierta, sin propiedad ni gestión centralizada de los datos. De ese modo, cada cual es el único responsable de lo que comparte.

Estas son sus armas para convencer a ese elevado porcentaje de los 500 millones de perfiles de Facebook que no están satisfechos ni con el trato ni con el uso, que permanecen ahí porque no hay una alternativa mejor. Desde el día 15 se verá si lo dejan o no.

Pero para abandonar Facebook de forma definitiva no basta con dejar de acceder al sitio. Los datos y la información personal sólo quedarán protegidos de forma definitiva si la gigantesca red social deja de tener acceso a ellos. O lo que es lo mismo, hay que eliminar el perfil completamente. Esta tarea no es tan sencilla, aunque se acaba rápido con esta guía para darse de baja de Facebook.

Contenidos Relacionados

  • horseloverfat

    Diaspora nace con una gran ventaja, las críticas a Facebook que habéis mencionado, pero un gran inconveniente, el que los medios sociales están ya muy maduros y a un usuario le cuesta borrarse de uno y empezar de cero en otro. La competencia va a ser interesantísima.

  • http://profiles.yahoo.com/u/VVPNDK2FRENGTZ42WE3EEPRX4U dave

    Bien, es hora de salirse de la porqueria de facebook, apesta!!

  • Pingback: El surgimiento de los anti Facebook | ReadWriteWeb España

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=100000093205937 Andres Caron

    Logo-Diaspora-ReadWriteWeb-es

    La alternativa a Facebook con más apoyo dentro de la industria, el proyecto Diaspora, ya tiene fecha de arranque. El 15 de septiembre abre la red social de código abierto y descentralizada que quiere recuperar la confianza de los usuarios más preocupados por la privacidad.

    Durante el pasado mes de mayo, en plena avalancha de críticas a Facebook por el cambio en la política de privacidad, cuatro estudiantes de la Universidad de Nueva York decidieron sacar adelante su propia red social guiada por los principios opuestos a lo que representa Facebook.

    Buscando 10.000$ para financiarse se encontraron con una avalancha de apoyos y un presupuesto de 200.000$ proveniente de destacados líderes de la industria, incluido el propio Mark Zuckerberg. Ahora, tres meses más tarde, están preparados para el lanzamiento de Diaspora.

    Por el momento no será algo complejo. El desarrollo se ha centrado en la interfaz de usuario, especialmente en la creación de un método intuitivo para que el usuario sepa y elija lo que está compartiendo y con quién lo está compartiendo. Es decir, están buscando la satisfacción de sus potenciales usuarios descontentos con el trato de sus datos que se hace en otras redes sociales.

    Este esfuerzo ha impedido al equipo programar muchas otras funciones técnicas, como los plug-ins o algunas APIs. La razón es que Diaspora no es un proyecto empresarial con fecha de salida, sino un trabajo de verano de cuatro estudiantes que ha crecido sin parar. De hecho, dos de ellos han tenido que volver a la universidad para el nuevo curso. Así que habrá que esperar para ver el trabajo completado, ya que ellos mismos se lo están planteando como un proyecto a largo plazo.
    Diaspora: una red social tan distribuida y abierta como Internet en sí.

    Distribuida, porque se organiza de forma no centralizada. Se organiza como una red formada por los ordenadores de los usuarios conectados entre sí o semillas. Se elimina el concepto de servidor central. Cómo se ejerce de semilla y cómo se configura cada máquina es una labor que deben facilitar a los usuarios menos avanzados. Y abierta, sin propiedad ni gestión centralizada de los datos. De ese modo, cada cual es el único responsable de lo que comparte.

    Estas son sus armas para convencer a ese elevado porcentaje de los 500 millones de perfiles de Facebook que no están satisfechos ni con el trato ni con el uso, que permanecen ahí porque no hay una alternativa mejor. Desde el día 15 se verá si lo dejan o no.

    Pero para abandonar Facebook de forma definitiva no basta con dejar de acceder al sitio. Los datos y la información personal sólo quedarán protegidos de forma definitiva si la gigantesca red social deja de tener acceso a ellos. O lo que es lo mismo, hay que eliminar el perfil completamente. Esta tarea no es tan sencilla, aunque se acaba rápido con esta guía para darse de baja de Facebook.

  • http://www.facebook.com/profile.php?id=100000093205937 Andres Caron

    caca

Top