Novedades Tecnología

Los coches se acercan al Internet de los objetos

Parabrisas inteligente - ReadWriteWeb-esEn la tendencia emergente del Internet de los objetos, los elementos de nuestro día a día se están conectando a la red. Hace poco hablábamos de prendas inteligentes, y hoy vamos a explorar el mundo de los coches inteligentes. Desde los Formula Uno hasta los coches familiares asequibles, toda clase de vehículos están utilizando sensores y tecnología avanzada hoy en día. Aunque algunas de las funciones que describimos a continuación aún no están conectadas a Internet, todas ellas utilizan sensores. Así, podemos imaginar fácilmente cómo será el día en que la mayoría de los coches estén conectados a la red.

Comenzamos nuestro artículo examinando la última tecnología en sensores de coches: Los 300 flujos de datos en directo simultáneos del fabricante de Formula Uno McLaren. Finalizamos con un vistazo a la tecnología de sensores para coches familiares algo más humilde de Alhambra. Entre medias tenemos lo último de Chrysler, General Motors y Ford.

300 sensores en un coche de Formula Uno

El último modelo de Formula Uno de McLaren, conducido por el actual campeón mundial Jenson Button, cuenta con información de vuelta durante la carrera procedente de 300 flujos de datos mediante sensores miniaturizados situados en el coche y el conductor. Estos datos indican al equipo de Button qué tal es su rendimiento y el del coche. Este sistema se llama “telemetría en directo” y envía datos tales como el ritmo cardíaco del conducto y el nivel de combustible del coche.

Coche McLaren - ReadWriteWeb-es

Esta misma tecnología se está aplicando actualmente en sanidad. El Times Online explicaba:

“Si podemos hacer el seguimiento del ritmo cardíaco de un atleta de elite,  ¿por qué no hacer el de un paciente que se recupera de un ataque al corazón? Si, por ejemplo, se da de alta a un paciente del hospital tras sufrir un problema cardíaco, la tecnología McLaren puede usar sensores inalámbricos del tamaño de tiritas que enviarán a través de Internet al médico o clínico responsable un registro constante del ritmo cardíaco del paciente y su electrocardiograma, el gráfico que controla el ritmo cardíaco”.

Tecnología de la NASA en coches Chrysler

Logo NASA - ReadWriteWeb-esChrysler, intentando quizá superar a la Formula Uno, está intentando adentrarse en la tecnología de los viajes al espacio.

Según una reciente nota de prensa de la NASA, ésta se ha asociado con Chrysler para “usar tecnologías desarrolladas originalmente para vuelos espaciales humanos para mejorar los vehículos en el futuro y adaptar la tecnología automotriz avanzada para su uso en el espacio”. Las dos organizaciones compartirán información sobre sistemas de movilidad, tecnologías inalámbricas, robótica, almacenamiento de energía, ingeniería de materiales y sistemas de baterías.

Chrysler ha afirmado que piensa utilizar la investigación de la NASA para sistemas de alerta de respaldo, sistemas de alerta de abandono de carril y control de crucero adaptable.

El coche de realidad aumentada de GM

Conduccion mejorada de GM - ReadWriteWeb-esEn un artículo titulado “Lo que veremos en el futuro”, AOL Auto examina los últimos avances en cámaras y sensores para coches. Las cámaras de visión lateral, disponibles actualmente en algunos vehículos de gama alta, se pueden utilizar como ayuda para aparcar y como “sistemas avanzados que ayuden a detectar vehículos en nuestros puntos ciegos”. Los sensores en el lado del coche se utilizan como sistemas de advertencia de abandono de carril, que “vigilan las líneas de los carriles y advierten a un conductor cuando las cruza sin darse cuenta”.

Otro uso para las cámaras y los sensores externos, según Frank Filipponio de AOL Auto, es la mejora de la visión frontal. El mes pasado, ReadWriteWeb escribía sobre una tecnología de General Motors que incorporará la Realidad Aumentada en los parabrisas de los coches para ofrecer una experiencia de “head-up display (HUD)”. Aquí tenemos un vídeo que muestra este “sistema de visión mejorada” de General Motors:

El coche controlado por voz de Ford

Ford Sync - ReadWriteWeb-esNos ha llamado la atención la última actualización en el sistema Ford Sync, un sistema de conectividad activado por voz. Sync permite a los conductores utilizar comandos de voz para hacer cosas como llamar por teléfono o controlar sus listas de reproducción de música.

Con Sync AppLink, Ford incorporó una nueva plataforma que permite a los desarrolladores ofrecer controles de voz para sus aplicaciones móviles en coches con el sistema Sync. Las primeras aplicaciones compatibles con Sync, que estarán disponibles más adelante este año, son Pandora, Stircher y la aplicación para Twitter OpenBreak de Orangtame. Twitter app. El primer coche que contará con este nuevo servicio será el Ford Fiesta 2011.

El otro extremo del espectro en coches: el Alhambra

Seat Alhambra - ReadWriteWeb-esPara demostrar que incluso los modelos más baratos de coche van a tener tecnología de sensores, examienmos el último modelo del Alhambra. – un coche multiuso español. La guía de coches británica Whatcar? ha descrito el Alhambra como “económico, cómodo para siete personas y de buena conducción”.
El último modelo incorpora “focos bi-xenon con control adaptable y asistente de luces largas”. Éste funciona mediante un sensor que “detecta los vehículos que se aproximan y cambia automáticamente a luces cortas”.
Otra nueva característica es el “asistente de aparcamiento/dirección, que maniobra autónomamente el Alhambra en espacios de aparcamiento estrechos, incluso perpendicularmente a la dirección de conducción”.

Aunque el Alhambra puede parecer humilde en comparación con la tecnología de sensores de Formula Uno, o la colaboración de Chrysler con la NASA, demuestra que hasta los coches más básicos están usando sensores… lo que llevará inexorablemente al Internet de los objetos.
Si alguno de nuestros lectores utiliza tecnología de sensores en su coche, puede dejarnos sus comentarios.

Deane Rimerman colaboró con la investigación para este artículo.

Original: Richard MacManus

Sobre el autor de este artículo

Editorial RWWES