TICbeat LAB

Trucos para convertir las visitas de tu blog en suscripciones

ideas para aumentar las suscripciones a nuestro blog
Escrito por Lara Olmo

Si el tráfico a tu blog puede ser sinónimo de ventas, las suscripciones mucho más, porque generan recurrencia y visibilidad. ¿Quieres saber como conseguirlas? Aquí tienes algunas ideas.

Si has logrado que tu blog aparezca en las primeras posiciones de Google y aumente su tráfico, puede que se te plantee el siguiente reto: cómo hacer para generar fidelidad y que esas visitas se traduzcan en suscripciones.

Cuando se trata de aumentar el tráfico de nuestro blog, hay que distinguir tres fases o niveles: conseguir nuevas visitas, convertir esos visitantes en suscriptores y lograr que esos suscriptores fieles compartan nuestro contenido, logrando así que nuevos usuarios nos descubran.

La segunda fase, la de conseguir suscriptores, es realmente crítica y muy importante (sobre todo si el blog se encuentra en una fase inicial). Pero empecemos por lo básico: ¿qué es un suscriptor? Es ese usuario interesado por nuestros contenidos y que, para no perderse nada y estar al tanto de las novedades que publicamos, se suscribe al blog para recibirlas en su correo (o el canal que hayamos establecido).

¿Cómo declaro los ingresos de mi blog?

A la larga, ese tráfico fiel nos traerá nuevas visitas, y por tanto incrementarán las posibilidades de generar ventas. Así que la pregunta que debe hacerse uno es: ¿cómo lograr que los usuarios que ya conocen nuestro blog, regresen periódicamente?

Para responderla vamos a darte varias claves. Pero recuerda: ninguno de estos trucos te servirá si no actualizas frecuentemente los contenidos. El usuario quiere novedades, y si no se las das, será difícil que quiera visitarte, leerte y regresar.

 

Optimiza las mejores entradas de tu blog

Si tu objetivo principal es que los visitantes se suscriban a tu newsletter, céntrate en optimizar al máximo las entradas más potentes o interesantes de tu blog, independientemente de la fecha en que se publicaron. No es una tarea que lleve demasiado tiempo y da muy buenos resultados.

Para ello tendrás que identificar cuáles son los posts o contenidos que más tráfico orgánico tienen e incorporar en ellos la llamada a la acción o CTA (Call to action) para que el usuario se suscriba.

Añade una casilla de verificación en tus landing page o formularios

Otra forma fácil de conseguir suscriptores es incorporando una casilla más a los formularios de tu sitio web o a las landing page con la que invites al usuario de forma rápida y sencilla a suscribirse a la newsletter. Si ha llegado hasta ahí se supone que tu web o tu blog le interesan – ya sea porque le ofreces algún descuento, material adicional como un ebook u otro obsequio – y será más propenso a apuntarse para recibir tus comunicaciones.

Aunque, si te decides a incluirla, no la marques por defecto. Dale la opción de hacerlo por él mismo pero no intentes “colársela” porque lo más probable es que se dé de baja y se moleste.

Ofrece algún “extra”

Como te decíamos antes, puedes incluir la casilla de suscripción dentro de un formulario pero, ¿y si con ella le evitáramos al usuario tener que rellenarlo?

En otras palabras, los usuarios no so muy proclives a dar sus datos, por privacidad o porque simplemente les lleva tiempo, y si lo hacen suele ser porque recibirán algo a cambio. Una forma de conseguir suscriptores es ahorrándoles el paso de cumplimentar el formulario, ofreciéndoles un obsequio (como descuentos) si se suscriben a la newsletter o a nuestro blog.

Esta técnica puede dar muy buenos resultados, pero te obliga a hacer un seguimiento del perfil de los suscriptores; si solo te dan su mail para conseguir el obsequio, no son de calidad. En ese caso, deberás replantearte la estrategia.

Incluye CTAS de suscripción en lugares estratégicos

¿Cuáles son esos lugares estratégicos o páginas clave? La de inicio o ‘home” de tu sitio web, la del blog y la que hable de tu equipo (suele llamarse “Sobre nosotros”, “Quiénes somos” o algo similar). Son estratégicos porque un elevado porcentaje de las visitas que pasen por ahí no son suscriptores.

Al pensar en el lugar más adecuado de la página para situar los CTAs, asegúrate de que se vean claramente y evita los formularios largos (en este primer paso, con solicitar el correo electrónico es más que suficiente). De lo que se trata es de ponérselo fácil al usuario, y no al revés.

Suprime los elementos que puedan distraer

Abre tu sitio web y trata de observarlo lo más objetivamente posible. ¿Hay algo que distraiga o que retenga la atención visual? Si lo detectas, trata de suprimirlo, porque restará fuerza a tu CTA. Recuerda que, si persigues el objetivo de aumentar suscriptores, es ahí donde debes dirigir las visitas.

Un elemento que suele retener la atención de los usuarios, comprobado por expertos en marketing online y tráfico web, son las barras laterales. Además mejoran la experiencia móvil, tanto en diseño como en tiempo de carga (algo que Google valora muy positivamente), así que aprovéchalas para incluir en ellas los CTA para la suscripción.

Ofrece recursos de valor

Cuando decimos de valor, no nos referimos al aspecto económico sino al engagement y el interés que puedan despertar. Un manual o ebook con consejos sobre un tema en cuestión puede estar bien, pero está demasiado visto. La formación en cambio se percibe como un recurso muy valioso, y a veces es tan sencillo como un webinar que puedes dar tú mismo o alguien de tu equipo. Si ofreces algo de este tipo a cambio de la suscripción, ten por seguro que los usuarios se verán más motivados y dispuestos.

Crea CTAs atractivos

Estarás de acuerdo en que un “Sucribrirse” es menos amigable y tiene menos gancho que un “Quiero suscribirme” o un “¡Suscríbeme!”.  La importancia de un CTA que invite al usuario a hacer clic es importante, aunque aquí entramos en terreno de branding y marca. En función del negocio, podrás permitirte más o menos informalidad en el lenguaje.

En cualquier caso, intenta que sea lo más atractivo posible y evita a toda cosa los CTAs negativos, que le plantean al usuario  si “No quiere recibir notificaciones”, porque generan rechazo.

Siempre tienes el recurso de los test A/B, para probar con unos mensajes u otros. Lo que le funciona a un determinado sitio web puede no hacerlo en otro, y a la inversa. Cada usuario es único y cada comunidad también. Cuando conozcas el perfil de tus visitas, mejor acertarás con los mensajes.

Vía | blog.hubspot.com 

Sobre el autor de este artículo

Lara Olmo

Periodista 2.0 con inquietudes marketeras. Innovación, redes sociales, tecnología y marcas desde una perspectiva millenial. Vinculada al mundo startup. Te lo cuento por escrito, en vídeo, con gráficos o como haga falta.