TICbeat LAB

¿Sirve para algo borrar el historial de navegación?

Sirve borrar historial navegacion
Escrito por Óscar Condés

Seguro que tú, como cualquiera, te has visto en la misma situación. Imagina que, en un momento dado, decides entrar en una página web que, por las razones que sean, prefieres que quede entre tú y tu navegador. Por ello, miras rápidamente por encima de tu hombro para comprobar que no hay moros en la costa y decides teclear en la barra de direcciones de tu navegador favorito (ese que presume de ser el más seguro) la URL del sitio en cuestión. Tu navegador te mostrará el sitio y la visita quedará “entre vosotros” ¿o no?

Lo cierto es que si queremos cubrir nuestra huella de navegación y evitar que otros vean lo que hemos hecho, lo primero en que mayoría de la gente piensa es en eliminar su historial de navegación. Seguramente algunos van un paso más adelante y también eliminan las cookies, o tal vez incluso llegan a eliminar los archivos temporales. Pero aunque comúnmente se piensa que hacer esto por sí solo es suficiente para borrar nuestro paso por el equipo, la verdad es que no lo es, ni mucho menos.

Internet está repleto de tutoriales que muestran cómo borrar el historial de tal o cual navegador, pero desengáñate, esto es prácticamente imposible. Con nuestra intervención constantemente estamos dejando tras de nosotros un rastro digital, un rastro al que se puede acceder con el fin de reconstruir nuestra actividad de navegación.

Descubre y elimina todo lo que Google sabe sobre ti

Los elementos que componen este rastro se procesan y almacenan automáticamente en segundo plano sin nuestra intervención, y no sólo residen en el equipo utilizado para acceder al recurso o sitio web remoto sino en otros dos lugares: La red a través de la que pasa el tráfico de datos y el servidor remoto donde esté localizado el contenido al que se accede.

Así, cuando hacemos una conexión a un sitio web remoto, el navegador web almacena datos en nuestro disco duro sobre la petición de información que hacemos. A medida que la conexión sale de nuestra casa y comienza a viajar hacia nuestro proveedor de Internet (ISP), éste también registra los detalles de nuestra petición (sobre todo porque en la mayoría de los países tienen la obligación legal de hacerlo).

Una vez que el tráfico viaja a través de Internet y llega a su destino, la persona o empresa que posee el servidor donde se aloja la web a la que accedemos también mantiene registros con respecto a los detalles de esa conexión.

Sobre el autor de este artículo

Óscar Condés

Periodista todoterreno especializado en tecnología y con una amplia experiencia en medios de comunicación. Fotógrafo, realizador, bloguero, viajero y apasionado por la tecnología desde la era analógica. Asistiendo en primera línea de trinchera a los cambios de la revolución digital.