TICbeat LAB

Cómo ser anfitrión y conseguir más reservas en Airbnb

Airbnb para aumentar tus ingresos
Escrito por Óscar Condés

Te ofrecemos algunos consejos para iniciarte en el home sharing y lograr que tu alojamiento consiga una buena aceptación en esta conocida plataforma.

Hoy día, con la popularidad de la economía compartida no son pocos los que se lanzan a aprovechar oportunidades para conseguir dinero con cosas hasta hace poco años impensables: El crowdfunding, los viajes compartidos, el trueque de servicios… O el alquiler de tu propia casa, o una parte de ella, como si fueras un hotelero, en plataformas como Airbnb.

Esta posibilidad se ha extendido mucho los últimos años, convirtiéndose en una fuente de dinero para mucha gente. Así, no es de extrañar que casi el 38% de los que alquilan sus casas a través de esta plataforma se describan a sí mismos como “autónomos”. El dato proviene de The State of Airbnb Hosting un análisis sobre Ainbnb y la industria del home sharing realizado por Everbooked y LearnAirbnb (dos empresas vinculadas a AirBnb). El estudio demuestra que en poco más de siete años, la plataforma de alquiler de alojamientos particulares se ha convertido en un gigante de 25 mil millones de dólares, con más de 2 millones de ofertas en más de 190 países. Sin embargo, la popularidad y el crecimiento no ha llegado sin controversia.

Airbnb ha sostenido durante mucho tiempo su posición de que su plataforma está pensada para anfitriones (así es como se denomina a quienes alquilan su casa) que sólo buscan lograr unos ingresos muy modestos (por debajo de los 5 mil dólares anuales). Por contra, la industria hotelera, que ha sido desde el principio quien se ha opuesto frontalmente a este nuevo modelo de negocio, sigue tratando de pintar el cuadro opuesto, destacando la prevalencia en la plataforma de anfitriones profesionales con docenas de anuncios y jugosas ganancias. Es decir, un negocio de “hoteles ilegales” montado alrededor de AirBnb.

El objetivo último del informe mencionado era precisamente dar luz sobre este tema y demostrar si es cierto que el 1% de los anfitriones de AirBnb se estarían llevando hasta el 20% de los ingresos de las reservas de la plataforma, según declaraba un estudio encargado a la Universidad Estatal de Pensilvania por una asociación hotelera norteamericana. El informe también trataba de proporcionar información adicional sobre las actitudes de los actuales y futuros anfitriones de Airbnb y el futuro del alquiler entre particulares.

El estudio se realizó partiendo de los 6 millones de reservas realizadas en un año (de octubre de 2014 a octubre de 2015) en AirBnb, a través de más de 430.000 anuncios presentados por 250.000 anfitriones. Adicionalmente, se realizó una encuesta entre anfitriones (más de 1.300 anfitriones de 83 países) para obtener una perspectiva sobre el estado actual de la plataforma, tratando de comprender las motivaciones, preocupaciones y actitudes de los pasados, actuales, y posibles nuevos anfitriones de Airbnb.

¿Quién puede ser anfitrión en Airbnb?

Según la propia empresa, cualquiera puede ser anfitrión en su plataforma. Registrarse y publicar un anuncio es gratis y en la web hay todo un catálogo de ayuda para saber qué necesitas para convertirte en anfitrión, sobre todo teniendo en cuenta que hay que cumplir una serie de requisitos para asegurar las transacciones en la plataforma y adaptarse a la normativa. No debemos olvidar que, aunque se trate de alquilar un alojamiento de nuestra propiedad, debemos pensar que si la estamos alquilando es para obtener un rendimiento.

Si no cuidamos a los huéspedes, éstos lo reflejarán en sus reviews y probablemente dejaremos de tener reservas. La plataforma, como muchos otros negocios de la era digital (el ejemplo más claro es eBay) funciona a base de recomendaciones de los usuarios, con lo que cuidar de éstos debe ser la prioridad. Así, es sencillo encontrar por la Red los comentarios de la gente acerca de sus experiencias con AirBnb. Por ejemplo los de esta usuaria veterana que hace una serie de recomendaciones interesantes para utilizar la plataforma. Entre ellas, ofrece consejos para quien se decida a alquilar su propia casa (ya sea completa o en parte):

  • Ser muy claro en lo que ofreces (tanto si es solamente una habitación como toda la casa). Por ejemplo si hay Internet, si puedes utilizar la cocina, la lavadora, el garaje. Si se permiten fumadores o no fumadores, animales, etc.
  • No olvides, que si ofreces tu “espacio” deberás verlo como un negocio. Vas a ganar dinero, por lo cual debes tener un buen servicio. Eso te puede distinguir de los demás cuando la competencia es grande.
  • Tener mapas de la ciudad es un buen plus para darle a tus clientes.
  • Indicarles los lugares a visitar de la ciudad. Así como dónde comer y qué hacer cerca a tu casa.
  • Orientarle bien sobre los medios de transporte que puede utilizar.
  • Darles tips sobre las costumbres del lugar y de las personas.
  • Recuerda que tu espacio debe funcionar como si fuera un hotel. Así que sabanas limpias, toallas…
  • La habitación debería tener una mesa, silla, espejo, mesita de noche y un espacio en el armario.
  • No metas a tus clientes en el trastero o en la habitación de la empleada. Si no tienes un buen lugar para ofrecer, mejor no lo hagas. Ya sabes lo que dicen por ahí: “si vas a hacer algo, hazlo bien”.

ser anfitrion y conseguir reservas Airbnb apoyo

Cuestiones legales y tipo de habitaciones

Antes de tomar la decisión de convertirte en anfitrión de Airbnb, es importante también que entiendas cómo funciona la legislación aplicable en tu ciudad. En algunos lugares, las leyes (normalmente locales) restringen la capacidad para alojar huéspedes a cambio de dinero en estancias cortas. Algunos de ellos obligan a inscribirse en un registro, conseguir un permiso u obtener algún tipo de licencia antes de poder publicar tu anuncio o aceptar reservas de huéspedes. También existe la posibilidad de que esté prohibido realizar algunos tipos de reservas de pocos días. Cada administración aplica estas leyes de formas diversas y aunque desde AirBnb aseguran trabajar “codo con codo con muchísimos gobiernos de diversos puntos del mundo para ayudar a que estas leyes sean más claras”, evidentemente se trata de algo complicado. Así, desde la plataforma invitan a quien quiera convertirse en anfitrión a que se informe de la legislación local antes de publicar un anuncio en Airbnb.

Por lo que toca a qué se puede ofrecer, la propia web afirma que los alojamientos disponibles en su página “son tan diversos como los anfitriones que los ofrecen, por lo que podrás anunciar un colchón hinchable en un apartamento, una casa entera, una habitación con desayuno incluido, una casa en un árbol en medio de un bosque, un barco o un castillo encantado”. Aún así, existen tres tipos de “habitáculos” más o menos estándar: Las habitaciones compartidas, donde los huéspedes comparten todos los espacios con el anfitrión o con otros compañeros y, por tanto, no tienen una habitación privada para ellos solos. Las habitaciones privadas, en las que los huéspedes compartirán algunas zonas comunes con el anfitrión (como la cocina, el salón o el baño), pero tendrán un lugar privado donde dormir. Y por último las Casas (o apartamentos) completas, donde los huéspedes pueden alquilar toda la propiedad y no tendrán que compartir el espacio ni con el anfitrión ni con ninguna otra persona.

Por lo que toca al lugar, el espacio ofrecido puede encontrarse en casi cualquier lugar del mundo. La idea de Airbnb es que la plataforma esté abierta al mundo entero, pero afirman estar sujetos a los reglamentos federales de EEUU que restringen el uso de la página a los residentes de ciertos países.

Cómo mejorar tus reservas en Airbnb

Con todos los datos del estudio del que os hemos hablado al comienzo, los autores elaboraron algunas recomendaciones para que los anfitriones de AirBnb logren mejorar el número de reservas conseguidas en su alojamiento:

  1. Lograr muchas reviews, cuantas más mejor
    Aquí parece que se cumpliría lo de “que hablen de ti, aunque sea mal” porque AirBnb reconoce que cualquier review de tu sitio aumentará la probabilidad de obtener nuevas reservas, incluso aunque las opiniones no sean buenas. Según el informe, incluso lugares que han sido calificados con de una a tres estrellas obtuvieron mejores resultados que aquellos que no tenían calificaciones. Por lo tanto, el estudio encuentra que “el número de comentarios que tenga un perfil suele ser un indicador significativo de la tasa de ocupación“.
  2. La privacidad es vital
    De todos los alojamientos enumerados, el 97% eran para una casa completa o una habitación privada, y sólo el 3% se decantaban por las habitaciones compartidas. La conclusión del informe es que, aunque los clientes eviten los hoteles con el fin de ahorrar dinero, no están dispuestos a renunciar a su espacio personal.
  3. Bienvenidas las estancias cortas
    Según AirBnb, el huésped más habitual se aloja una media de cuatro noches en un lugar, y casi todos, hasta un 99%, nunca permanece más de un mes. Sabiendo esto, como anfitriones no debemos desanimarnos si reservan nuestro alojamiento para estancias de sólo noche o dos. La alta rotación en las estancias probablemente es útil para el negocio.
  4. Concretar el precio
    Cuando configuras la oferta de tu alojamiento, con seguridad el anfitrión querrá asegurarse de que su tasa es similar o mejor que la de la competencia. Para ello, es útil saber que el precio medio de una habitación privada es de unos 58 euros netos por noche y que una casa entera puede costar alrededor de 125 euros de media. Por su parte, las habitaciones compartidas tienen un precio promedio de 40 euros la noche.

Los ferrocarriles franceses cancelan un acuerdo con AirBnb ante la presión hotelera

Vía | Entrepeuner

Sobre el autor de este artículo

Óscar Condés

Periodista todoterreno especializado en tecnología y con una amplia experiencia en medios de comunicación. Fotógrafo, realizador, bloguero, viajero y apasionado por la tecnología desde la era analógica. Asistiendo en primera línea de trinchera a los cambios de la revolución digital.