TICbeat LAB

Qué son los índices bursátiles y para qué sirven

Fitbit debuta con éxito en Bolsa

¿Sabías que el primer índice bursátil se remonta a finales del siglo XIX? ¿O cómo se escogen las empresas que forman parte de ellos?

Términos como IBEX 35, Nasdaq o Dow Jones son muy habituales en nuestro día a día. Su evolución, ascendente o descendente, marca la situación de la economía y el tejido empresarial de un país o un sector industrial concreto. Se trata de los índices bursátiles, una forma de agrupar las acciones de distintas compañías en un único valor global.

Pero, ¿realmente sabemos cómo funciona un índice bursátil, cuál es su origen o para qué sirve? La definición oficial es que cada uno de estos índices funciona a modo de ponderación matemática de distintos valores bursátiles que permite medir su fuerza conjunta en comparación con los títulos agrupados en otros índices similares.

A la hora de escoger cada valor lo que suele tenerse en cuenta es la capitalización bursátil, aunque a veces se añaden también otros criterios como los dividendos que cada organización ofrece. En función de este baremo principal se van seleccionando las empresas que forman parte del índice, una lista que no es cerrada ya que se van añadiendo y eliminado organizaciones según varía su rendimiento económico.

Asimismo, las compañías que forman parte de cada índice deben cumplir con determinados requisitos de solvencia, transparencia financiera y políticas de buen gobierno.

Por tanto, la principal función de los índices bursátiles es la de servir de referencia para los distintos actores del mercado, quienes pueden conocer el estado real de una economía, industria o sector de negocio de forma global, sin tener que analizar todas y cada una de las empresas que operan en estos segmentos. Algo así como un termómetro de las finanzas de estos sectores o países. Asimismo, sobre estos índices se han ido creando productos derivados de inversión que ayudan a diversificar la cartera de acciones sin complejidad.

El primer índice bursátil de la historia

Hemos de remontarnos a finales del siglo XIX para encontrar el primer índice bursátil de la historia: el Dow Jones Industrial Average. Creado por el magnate Charles Henry Dow y el periódico económico Wall Street Journal, este índice nació con apenas 12 compañías registradas, entre ellas las principales empresas norteamericanas de la época, como General Electric o la American Tobacco Company.

Hoy en día este índice sigue siendo el baremo de referencia con el que se mide la salud financiera y económica de Estados Unidos, aunque en la actualidad ya son más de treinta los valores que se miden dentro de este índice.

Tipos de índice bursátil

Como decíamos, los índices bursátiles nos dan una imagen fiel de un grupo de empresas. La norma que se siga a la hora de determinar qué compañías pueden incluirse y cuáles no en la suma es la que determinará el tipo de índice del que hablamos.

Así pues, existen índices generales, que representan una media de la variación de todos los títulos que cotizan en un mercado de valores determinado (por ejemplo, el IBEX 35 es una agrupación de las principales acciones en España), e índices sectoriales, que están limitados a un solo segmento de negocio, como la industria, la tecnología o las compañías “verdes”.

Cómo se mide un índice bursátil

Aunque los índices bursátiles se basan en el valor de las acciones de las compañías que los conforman, su estado no se muestra en euros como cabría pensar sino en puntos. Así pues, en función de la fluctuación de los valores en cada momento, aumentan o disminuyen los puntos, siguiendo reglas matemáticas que difieren entre cada índice pero que tienden a la ponderación y el promedio del rendimiento de todos los títulos afectados.

Cabe considerar que, al igual que las acciones de una compañía llegan al mercado bursátil con un precio de salida (establecido en la OPV correspondiente), en el caso de los índices también cuentan con una base inicial sobre la que se van anotando estos incrementos o descensos. Por ende, que un índice “valga” 15.000 puntos no implica que su rendimiento sea mejor que otro que presente un balance de 5.000 puntos, sino que hay que analizar cuál ha sido la evolución que cada uno de ellos ha sufrido desde su nacimiento.

Los principales índices bursátiles del mundo

Más allá del ya mencionado Dow Jones, en Estados Unidos existe otro gran índice bursátil conocido como Nasdaq 100, el cual engloba únicamente a grandes compañías de base tecnológica, como Microsoft o Google. El auge de la industria TIC en las últimas décadas ha convertido al Nasdaq en uno de los espejos de referencia a escala mundial de mayor crecimiento.

De vuelta en el Viejo Continente, los principales índices bursátiles no son temáticos sino segmentados por geografía, más en concreto, por cada uno de los países. Así, encontramos el DAX 30 alemán (con compañías como BMW o Siemens), el FTSE 100 británico (con un gran peso de la banca de esa nación), el CAC40 francés o el IBEX 35 español, que ofrece un promedio de la cotización de las 35 principales compañías de nuestro país, con una base inicial de 6.000 puntos (en la actualidad oscila en el entorno de los 9.000 puntos).

En el resto del mundo destacan por encima de los demás el Nikkei 225, gestionado por la Bolsa japonesa, además del Merval argentino o el Bovespa brasileño.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.