Empresa TICbeat LAB

Los cinco factores para que una startup tenga éxito

Los cinco factores para que una startup tenga éxito

Aunque es imposible garantizar el éxito de una startup, sí que existen algunos factores que nos permitirán saber si ésta va por el buen camino.

El ecosistema emprendedor está en plena ebullición y, cada día, nacen nuevas startups relacionadas con la tecnología y el mundo digital. Sin embargo, el camino de este tipo de compañías hasta que se convierten en una empresa rentable y sólida no es nada sencillo y muchas de ellas se quedan por el camino, lastradas por las barreras administrativas, la falta de oportunidad o errores de planteamiento y de ejecución de su propia startup.

Por ello, resulta esencial analizar y valorar todos los aspectos que pueden influir en el éxito o el fracaso de la recién creada empresa. Y es que, aunque nadie nos puede garantizar que la startup llegue a florecer, sí que podemos prever posibles fallos en su desarrollo y tomar las medidas adecuadas para corregir la marcha de la compañía.

Una buena forma de conocer estos parámetros clave es escuchar a personas como Bill Gross, fundador de decenas de startups. Este hombre analizó en una conferencia de TED (vista ya por más de 2,3 millones de personas) unos 200 proyectos emprendedores y determinó algunos factores que son los que pueden propiciar el éxito o el fracaso de una startup.

El primero de los factores para que una startup tenga éxito es el ‘timing’, esto es, acertar con el momento en que lanzamos nuestra startup al mercado. En ese sentido, cualquier emprendedor ha de tener en cuenta todos aquellos condicionantes del contexto económico que puedan afectar a la viabilidad de su nueva empresa, tanto positiva como negativamente.

Hablamos desde una incipiente recesión del país hasta un posible corte de las vías de financiación a escala general, pasando por las ventanas de oportunidad que vean en sus respectivos nichos de negocio. En el vídeo, Gross explica por ejemplo que empresas como Uber nunca habrían conseguido su actual éxito de no ser porque surgieron en un momento de crisis en el que los usuarios demandaban ahorrar dinero en sus desplazamientos.

El segundo elemento a tener en cuenta para saber si nuestra startup tendrá éxito o no es el equipo que la conforma. En ese sentido, no se trata únicamente de tener a los mejores profesionales disponibles en la industria sino de que se combinen de forma adecuada y muestren una actitud igual de flexible y adaptativa que lo que se le exige a la propia startup.

Por supuesto, la idea en sí misma es un aspecto esencial para el porvenir de la compañía. Un proyecto puede ser increíblemente innovador y revolucionario pero, si no cubre una necesidad real de los usuarios (o es capaz de crear dicha necesidad), nunca va a llegar a buen puerto. En ese sentido, lo más sensato es escuchar primero la demanda de los usuarios, conocer cuáles son los espacios en los que es necesario introducir una nueva idea e ir a por ella.

Cinco factores de éxito de una startup

Gross no olvida tampoco que la startup debe, antes o después, dar dinero. Y para ello, la idea debe ir acompañada de un modelo de negocio que sea viable y garantice una forma de obtener ingresos. En muchos casos, especialmente cuando los fondos de capital riesgo “riegan” a las startups con un sinfín de dinero, este punto queda relegado a un futuro, primando la captación de usuarios o la imagen de marca.

Aunque es obvio que en un inicio la empresa no va a ser rentable, sí es que esencial que el modelo de negocio esté claro desde los comienzos, ya que de otra forma corremos el riesgo de perder el foco sobre los ingresos y condenar, pese al éxito en otros campos, a nuestra startup al fracaso por su incapacidad de ganar dinero.

Y, por último pero no menos importante para que una startup tenga éxito, la financiación. Es esencial disponer el capital necesario no sólo para poner en marcha la startup sino también para garantizar su viabilidad durante los primeros años. En ese sentido, cabe suponer que los comienzos sean difíciles y no se logren clientes o usuarios durante algunos meses, así como los posibles retrasos que puedan surgir en el lanzamiento de nuestro producto o servicio. Por ello, disponer de reservas de dinero suficientes es vital para que la empresa no se vea lastrada desde su nacimiento.

Sobre el autor de este artículo

Alberto Iglesias Fraga

Periodista especializado en tecnología e innovación que ha dejado su impronta en medios como TICbeat, El Mundo, ComputerWorld, CIO España, Kelisto, Todrone, Movilonia, iPhonizate o el blog Think Big de Telefónica, entre otros. También ha sido consultor de comunicación en Indie PR. Ganador del XVI Premio Accenture de Periodismo y Finalista en los European Digital Mindset Awards 2016.

  • Hola Alberto,

    Muy interesante tu artículo, no conocía a Bill Gross.

    Lo que dice del Timing es cierto, hay startups que han fracasado porque no era el momento adecuado, digamos que se pasaron de innovación.

    Por eso, realmente el Timing no lo veo como un elemento que debiera estar en la lista porque se pueda contar de forma cuantitativa para el factor éxito, sino como algo más bien que podría descartar o aceptar el éxito, es decir o está dentro del rango que puede tener éxito o estás fuera.

    Sin duda, la más importante es la ejecución y claro aquí entra el equipo.

    Pondría muy por delante el modelo de negocio frente a la idea que sería mucho más baja y la prueba la tienes continuamente en la calle, en cualquier negocio.

    Uno puede abrir una heladería y estar vacía, otro abre una heladería en el mismo timming o momentum y crea llaollao y lo tiene petado hasta en invierno. Es la misma idea (vender helados), pero dos ejecuciones muy diferentes y con un modelo de negocio diferente.

    Saludos.