TICbeat LAB

Elige el SAI más adecuado para tu empresa

SAI (Sistema de alimentacion ininterrumpida)
Escrito por Redacción TICbeat

¿Sabes qué es un SAI? Se trata de un elemento que protege tu ordenador o tus dispositivos electrónicos frente a caídas o fluctuaciones de la tensión eléctrica.

¿Sabes qué es un SAI? Se trata de un elemento que protege tu ordenador o tus dispositivos electrónicos frente a caídas o fluctuaciones de la tensión eléctrica.

Los equipos informáticos no son baratos. Y que por culpa de una instalación eléctrica puedas ya no sólo perder información, sino perder la propia máquina es algo a tener en cuenta. Hoy en día dependemos en gran parte de la información almacenada en nuestros ordenadores, por lo que poner medidas de seguridad en forma de SAI es una elección acertada. Pero, ¿qué es y para qué sirve un SAI?

En sus orígenes este tipo de equipos se dirigió a soluciones empresariales, como protección para servidores, centros de cálculo (también conocidos como CPD, centros de procesamiento de datos), o grandes empresas. Años más tarde se incorpora en el mundo del consumo, y en estos momentos tenemos unos precios que son accesibles para todos.

¿Qué es un SAI?

SAI es un acrónimo de Sistema de Alimentación Ininterrumpida (en inglés UPS, uninterruptible power supply), y lo que se consigue con ello es asegurar el funcionamiento de un equipo aun cuando deja de haber suministro eléctrico.

Esto se consigue gracias al empleo de una batería que se activa en el momento que se detecta la caída de tensión, asegurando que no tendremos pérdida de datos y teniendo el tiempo necesario para asegurar nuestros archivos mientras se soluciona el problema.

Protección SAI frente a problemas eléctricos

Un problema que puede tener diversas patologías, como son:

  • Corte de suministro: es algo que suele ser común por obras en los alrededores o en el propio edificio, aunque lo normal es que sea comunicada con previo aviso, salvo fallo total de la red.
  • Subidas o bajadas de tensión: subida o bajada sostenida por encima del 110% u 85% respectivamente.
  • Picos de tensión o bajadas momentáneas: subidas o bajadas puntuales pero de mayor amplitud por irregularidades en el voltaje.
  • Ruido eléctrico: Variación en el voltaje de poca amplitud que puede afectar al hardware del ordenador.

¿Qué clases de SAI existen?

Lo normal es que cualquiera de estos problemas pueda hacer saltar el diferencial de nuestra vivienda u oficina, pero si no lo hace, o lo hace tarde, tu ordenador puede sufrir daños irreversibles. Pero no todos los Sistema de Alimentación Ininterrumpida son capaces de responder ante estos problemas de la misma manera. Encontramos 3 tipos de SAI principales:

  • SAI offline: Es el modelo más sencillo que se puede adquirir, ya que no posee ningún tipo de protección frente a variaciones de tensión, por lo que solo protege ante los cortes de suministro eléctrico. Es un modelo que cada vez se utiliza menos, y que no recomendamos.
SAI off-line
  • SAI interactivo: Es el modelo más común en estos momentos, y el más recomendable. Además de ofrecer el backup de la batería cuando no tengamos corriente, el dispositivo inline incorpora un filtro para reducir en gran parte los problemas con origen en subidas o bajadas, así como ruido, de manera que gran parte de los problemas que puedan surgir están cubiertos.
SAI in-line
  • SAI online: Este es el más completo de todos, ya que convierte la energía entrante en energía completamente limpia a través de un proceso de transformación donde la energía entrante alterna es transformada en continua, para luego volver a ser ya alterna, pero totalmente filtrada. Es un modelo pensado para servidores que estén funcionando 24/7, que necesitan la máxima estabilidad y seguridad posible, y cuentan con un precio claramente superior.
SAI on-line

¿Qué características de un SAI te interesan?

La primera característica que llama la atención es el tamaño, y es un factor importante, ya que ocupa un volumen similar al de un ordenador pequeño, y cuenta con un peso superior a este. Necesitamos tener esto presente para poder ubicarlo, ya que es un volumen con el que normalmente no se cuenta.

A nivel de conectividad nos encontramos con que muchos modelos utilizan entradas de alimentación IEC, que son las conexiones que están en la salida de las fuentes de alimentación, y serán necesarios unos cables diferentes a los SCHUCKO que nos encontramos normalmente en nuestras tomas de corriente que tenemos en casa. Para uso doméstico, lo más recomentable es utilizar SAIs con este último tipo de conexión.

La conectividad también se ha extendido a los puertos de red, donde lo más usual es tener unpuerto RJ-11 de entrada y otro de salida. También es normal encontrar una conexión USB para que mediante una aplicación del fabricante podamos monitorizar el estado del SAI y del equipo.

La autonomía del Sistema de Alimentación Ininterrumpida en términos generales es la suficiente para poder guardar los progresos realizados y apagar el equipo o mantenerlo encendido si se puede recuperar pronto la conexión eléctrica. Lo normal es que oscile entre los 3 o 4 minutos en el caso de máximo aprovechamiento de la potencia que ofrece hasta los 30 o 40 minutos con una carga baja.

¿Qué potencia necesitas?

Este es el aspecto que más confusión genera a la hora de elegir un SAI. ¿Cuánto consume mi PC? ¿Y mis periféricos? ¿Qué son los VA? Estas son las preguntas que muchos usuarios se plantean.

La capacidad se define su capacidad en base a los VA, o Voltioamperio, una unidad de potencia atípica a la que no estamos acostumbrados, por lo que necesitaremos conocer el factor de potencia, o mejor aún el dato del fabricante de los Watios reales que admite.

Potencia del SAI

Una vez conocida la potencia que ofrece, debemos dar un margen de tolerancia con respecto al consumo de nuestros equipos de en torno a un 15-20%, de manera que si nuestro consumo es de 300 Watios, debemos escoger un modelo de al menos 350 Watios de capacidad.

Pero el mayor problema a la hora de elegir el SAI más adecuado para tus necesidades viene al intentar estimar el consumo de los equipos que vamos a conectar al SAI. Para que os sirva de referencia, os diremos que un equipo de alta gama o  gaming  junto con su monitor y periféricos necesitaría de un modelo de unos 1400 o 1500 VA. No obstante hay que tender a sobredimensionar ya que hay factores, como por ejemplo el overclocking, que incrementan el consumo de manera significativa. La eficiencia de la fuente de alimentación del ordenador también es muy importante, ya que puede haber una diferencia de más de un 20% de consumo del equipo.

Afortunadamente para nosotros, si no queremos complicarnos mucho con este cálculo, las propias páginas web de los fabricantes, como SALICRU o APC, ofrecen sus propios configuradores donde nosotros diremos qué es lo que queremos conectar al Sistema de Alimentación Ininterrumpida, y el programa nos dirá el más adecuado para nuestro uso.

Si tenéis un equipo con componentes de alta gama que no queréis arriesgar a perder por culpa de un fallo en la corriente eléctrica, o tu equipo es fundamental para tu trabajo, un SAI es una garantía fundamental para no correr ningún riesgo en la salud de nuestro equipo y en la nuestra propia. Ahora que ya sabes qué es un SAI y para qué sirve ¿piensas hacerte con uno?

Artículo original | Computerhoy.com

Sobre el autor de este artículo

Redacción TICbeat

Actualidad y análisis en tecnología, tendencias, aplicaciones web, seguridad, educación, social media y las TIC en la empresa.

  • Estoy de acuerdo en que el SAI es un “salvavidas” para un ordenador, pero los precios son algo caros y además, por lo visto he leído que “caducan” debido a su batería. Si no me lo he comprado aún ha sido por esto último precisamente y no sé si para un equipo doméstico merece realmente la pena la inversión. Creo que para un equipo doméstico es preferible una regleta antipicos, porque por otro lado, la línea eléctrica es mucho más estable que hace años (que recuerdo que nos quedabamos sin luz como una vez al año o así).
    Corrígeme si me equivoco con lo de la caducidad de la batería. Gracias.