TICbeat LAB

Cómo evitar rebotes, listas negras y spam-traps en el email marketing

Cómo evitar rebotes, listas negras y spam-traps en el email marketing

Los rebotes, las listas negras y los spam-traps son algunos de los principales peligros que pueden lastrar tu estrategia de email marketing. Desde CSA revelan cómo podemos hacer frente a este problema.

Un email marketing exitoso requiere seguir a rajatabla un amplio conjunto de buenas prácticas y sobre todo, evitar el peor de los problemas: el de aquellos correos y boletines que jamás llegan al destinatario. Las tasas de entrega y apertura elevadas son fundamentales para prosperar, siendo fundamental detectar las razones por las que un destinatario rechaza tu contenido o te relega a la carpeta de spam.

7 trucos para incrementar los clics en las campañas de email marketing

Los expertos de CSA recuerdan que los rebotes son correos que no llegan al destinatario por varias razones. Por ejemplo, los rebotes suaves son errores temporales, como una bandeja de entrada llena, o un servidor sobrecargado, mientras que los duros, de carácter mucho más grave, constituyen errores permanentes, como direcciones de correo inexistentes que debes analizar y reparar.

Para saber identificar el tipo de rebote debes fijarte en el Código de Estado (Status Code) que el servidor de correo del destinatario envía al remitente. Si empieza con un 4, se trata de un rebote suave, mientras que si comienza con 5, es un rebote duro y permanente. Cuando es debido a un problema técnico, lo más probable es que la solución llegue pronto.

Cómo evitar los rebotes duros en tu email marketing

  • Limpia las listas de correo limpias y sobre todo, elimina las direcciones que produzcan rebotes duros inmediatamente, a ser posible automatizando esta opción. Al tercer rebote duro, la dirección de correo debe desaparecer de tu lista para siempre.
  • Elimina aquellas direcciones de las que no estés seguro de si generan rebotes suaves o duros. En general, la tasa de rebote duro nunca debe superar el 1%.
  • Emplea el procedimiento double opt-in para añadir nuevos destinatarios a tu lista
  • Evita las spam-traps: Estas son direcciones de correo utilizadas por, entre otros casos, los ISP y los operadores de listas negras para identificar posibles spammers. Existen dos tipos de spam-traps, las recicladas y prístinas. Las primeras pertenecieron en algún momento a personas reales y las cerraron, siendo reactivadas entre 6 y 12 meses después de su desactivación. Las segundas son direcciones de correo que se cuelgan en la web de forma oculta para que un usuario real no las vea, pero sí son recolectadas por programas de extracción de emails que escanean la web para recopilar direcciones de emails. Suelen ser vendidas para campañas de emailing, pero tienen una alta tasa de rebotes y spam-traps. Los siguientes consejos del listado están encaminados a evitar este problema.
  • Nunca compres ni alquiles direcciones de correo electrónico: Desde el pasado mes de mayo, con la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos, se trata de una práctica ilegal. Te arriesgarás de ser incluido en listas negras y sacrificarás tu entregabilidad.
  • Nunca contactes de nuevo a direcciones de correo con rebotes duros: Como decimos, lo mejor es deshacerte de ellas cuanto antes. Recuerda que podrán activarse de nuevo como spam-traps y propiciar tu aparición en una lista negra. Por otra parte, una tasa de rebote demasiado alta te hará parecer un spammer, y los ISP podrían decidir rechazar tus emails.
  • Cuidado con los emails sin respuesta: Extrema la precaución sobre las direcciones de correo que no te han contestado durante mucho tiempo puesto que en el peor de los casos el verdadero receptor no existe, sino spam-traps. También puede haber contactos que borran tus correos sin leer o que hayan optado por moverlos a la carpeta de correo no deseado, dañando tu reputación.
  • La comunicación debe ser regular: Si no escribes a una dirección durante más de 6 meses, es posible que esta se haya convertido en una spam-trap sin que te enteres, al no haber detectado ningún rebote duro.

Sobre el autor de este artículo

Andrea Núñez-Torrón Stock

Licenciada en Periodismo y creadora de la revista Literaturbia. Entusiasta del cine, la tecnología, el arte y la literatura.